Número 19, octubre - noviembre 2003
ESTRATEGIAS, CONOCIMIENTOS E INNOVACIÓN>> Quién es quién.
 
  Entrevista con      
Francisco Marín Pérez
Presidente de ELIOP

 

1. ¿Qué importancia tiene la innovación para ELIOP?.

En el caso de ELIOP, que se define como una empresa tecnológica, la Innovación es como el corazón y el cerebro de su razón de existir. Sólo desde la firme convicción de que para crecer y ampliar sus mercados se necesita de un esfuerzo permanente en I+D+i se puede comprender el papel central que estos temas juegan en nuestra organización.

2. ¿Qué efectos tiene la actividad de I+D de ELIOP sobre su expansión?

La competencia en el segmento donde ELIOP sitúa sus productos, los Sistemas de Control y Supervisión, se basa en dos parámetros esenciales: la calidad de los productos y la confianza en las empresas, ambos datos siempre bajo la batuta de los mejores precios. Para ELIOP que ha llegado más tarde que otras grandes organizaciones multinacionales a este mercado y por lo tanto se tiene que ganar la confianza, su principal vector de penetración reside en liderar los productos con prestaciones avanzadas y a precios altamente competitivos. Sólo una I+D+i fuertemente sintonizada con el mercado permite alcanzar estos retos y le puedo asegurar que no es simple evitar los despistes y la desorientación cuando uno está todo el tiempo apostando por innovar en prestaciones en segmentos tan exigentes.

3. ¿Cuál es su valoración de la situación actual del sistema regional de I+D?

Sinceramente no puedo contestar con mucha precisión a esta pregunta, pues seguro que por responsabilidad nuestra pero también por algún otro motivo, no estamos especialmente sintonizados en este aspecto. Creo que se intenta hacer bien las cosas pero la capacidad de difusión y sobre todo de compromiso con las empresas tecnológicas como ELIOP me parece que tiene mucho camino por recorrer.

4. ¿En que aspectos podría mejorarse el intercambio de conocimientos entre las Universidades y Organismos Públicos de investigación de Madrid y las empresas?.

En este aspecto está casi todo por hacer, pues nuestro principal problema como país es que ambos territorios, el empresarial y el académico viven bastante de espaldas. Los intentos de los distintos Planes, tanto nacionales como regionales, para acercar la industria y la universidad no han dado los resultados esperados y tan urgentemente requeridos. Si esto pasa habrá que buscar las explicaciones y, a modo de resumen, yo creo que los orígenes de esta separación radican en las siguientes causas:

  1. La muy diferente escala de promoción que existe entre las personas que dedican su esfuerzo profesional en la Academia y en la empresa. Habría que plasmar el escenario de coincidencia de ambas carreras profesionales, hoy por hoy corriendo por caminos divergentes.
  2. El distinto tiempo de los retos que se plantean en una industria forzada a una competición alocada, con una vida media de los productos muy corta, es impresionante que cuando las tecnologías de movilidad cercana no han llegado a arrancar se vean amenazadas por la aparición del WI-FI, y el esfuerzo universitario siempre más a medio y largo plazo.
  3. La falta de movilidad entre ambos mundos, basado posiblemente en las dos causas anteriores, hace que se pierda, por desconocimiento, gran parte del bagaje intelectual que ambas partes atesoran. Creo que se debiera forzar, con incentivos de todo tipo, el mestizaje entre la empresa y los OPIs para de esa forma cambiar el estado actual de ignorancia mutua.

5. ¿ Qué aspectos de la política científica y tecnológica tienen un impacto más relevantes sobre los resultados empresariales?

En primer lugar la identificación de la bondad de la ya conocida como “demanda temprana”. Que los organismos públicos o privados con concesiones de gestión de servicios públicos planifiquen sus necesidades y les permitan a las empresas conocer, con anticipación, cuales serán las demandas del medio plazo, posibilita que se preparen estrategias de producto/servicio que respondan, en el momento del concurso, con esperanzas de ganar, es decir de crecer. Por lo tanto la Compra Pública sigue jugando un papel relevante en la vida empresarial de cara a su cuenta de resultados.

Adicionalmente se deben cuidar las políticas de subvención/financiación de la I+D+i , las políticas fiscales y las políticas formativas que permitan disponer de los recursos financieros y humanos necesarios para competir en términos de superación de lo que otros países/regiones están llevando a cabo. Ignorar, desde posiciones ultraliberales, lo que se hacen en otros entornos donde se cuidan/miman las empresas con las que tenemos que competir, es simplemente una práctica del avestruz. Despojarnos de tan simplista razonamiento nos llevaría a sentar en la mesa a los agentes, escuchar sus necesidades y comprometer los recursos, siempre bajo la regla del juego limpio, para que se permitan los “invernaderos inteligentes” donde se cultivan las propuestas que luego han de competir en los mercados abiertos.

14 de Julio de 2003
Francisco Marín Pérez
Presidente