Entrevista a D. José Barea Tejeiro
   

José Barea Tejeiro, Ex-Jefe de la Oficina Presupuestaria de la Presidencia del Gobierno. Catedrático Emerito de Hacienda Pública de la Universidad Autónoma de Madrid y Presidente de la Asociación Española de Contabilidad y Admninistración de Empresas (AECA)


1.¿Qué importancia le concede usted al uso de nuevas tecnologías y a la generación de innovaciones para la mejora de la competitividad empresarial?

El uso de nuevas tecnologías y la generación de innovaciones es fundamental para aumentar la competitividad empresarial. La década de crecimiento fuerte y continuado de Estados Unidos se ha debido precisamente al uso de las nuevas tecnologías y de la innovación con gran diferencia sobre Europa. Se ha confundido nuevas tecnologías con nueva economía: la economía es la de siempre pero las nuevas tecnologías han permitido un fuerte incremento de la productividad.


2.Con respecto a un país como España, que podríamos definir de país "intermedio" en cuanto a su nivel de desarrollo, ¿piensa usted que los principales esfuerzos en I+D deberían orientarse hacia la inversión en tecnología propia o, más bien, hacia la inversión en tecnología ajena?

España es uno de los países que tiene uno de lo peores saldos en balanza comercial tecnológica, por tanto, aunque sólo fuera por su mejora, las empresas deberían orientar su actividad hacia la inversión en tecnología propia. También en el propio interés de la empresa es evidente que tal orientación es la más conveniente para la empresa, que le permitiría producir nuevos productos que le diferenciasen de sus competidores.


3.En su opinión, ¿Cuál debe ser el papel de las Administraciones Públicas españolas en el fomento de la innovación?

Así como la investigación básica, al tratarse de una actividad de "no mercado", debe ser financiada a través de los Presupuestos de los entes públicos, ya que sus resultados no son comercializables, la investigación aplicada y los trabajos de desarrollo tecnológico están dirigidos hacia un fin determinado, sus resultados pueden ser patentados, pero tienen un alto riesgo que el mercado no asegura, que da lugar a que se consideren en parte como bienes públicos y por tanto financiados conjuntamente por las empresas y el sector público.

En cambio, las actividades de innovación científica y tecnológica, siendo las empresas las beneficiarias de los resultados de las innovaciones, parece que en principio su financiación debería correr a cargo de las mismas. Sin embargo, la conexión estrecha existente entre investigación tecnológica, innovación y competitividad, puede dar lugar a supuestos que justifiquen el establecimiento de incentivos fiscales a favor de la innovación. En este sentido, España ha aprobado una Ley de Incentivos Fiscales a la innovación.


4.¿Qué clases de medidas públicas son las que habría que reforzar para apuntalar la capacidad tecnológica española?

Como ya he dicho, la inversión en innovación tecnológica debe ser preocupación fundamental de la empresa y su financiación correr a cargo de la misma pero dado las externalidades positivas que producen las innovaciones tecnológicas eso justifica que a través de incentivos fiscales se promueva tal actividad por parte de las empresas.


 

 

Volver arriba