Especialmente desde el año 1999, está cobrando una importancia relevante todo lo relacionado con los incentivos fiscales y financieros como políticas activas para el desarrollo de las inversiones en tecnología e innovación, principalmente en el seno de las pymes.