En el impulso de estas políticas el sector público juega un doble papel: por la vertiente del gasto público subvencionando proyectos y por la vertiente de los ingresos concediendo incentivos fiscales a las empresas
 
Se considera innovación tecnológica “la actividad cuyo resultado sea un avance tecnológico en la obtención de nuevos productos o procesos de producción o mejoras substanciales de los ya existentes"
 
La LIS realiza una enumeración positiva y negativa de las actividades consideradas como innovación tecnológica