Poesías



Lamelibranquios

AUTOR  | Gabino-Alejandro Carriedo (Palencia, 1923 - San Sebastián de los Reyes, 1981)

Lateralmente asimétricas
las acéfalas conchas, valvas
abriéndose o cerrándose a medida
que el peligro decrece, el vicio incide.

Cuántas fuerzas para enterrarse en sí
perdiendo el todo contacto con el mundo.
Cuántos incluso con ese desparpajo
y ese aire indecible de voluntad.

Asifonados o sifonados sois
- según la fórmula de Claus -
de andares triangulares comprimidos,
quien lo pudiera sobre el campo azul.

Rocas, arena, maderámenes
guarden los sabrosísimos moluscos.
Y a los demás que nos cercene un rayo
si no hemos conocido a una mujer.

El algebrista

AUTOR  | Enzo R. Gentile (Buenos Aires - Argentina, 1921 - Id., 1991)

Con música del tango Mano a mano

Algebrista te volviste
refinado hasta la esencia
oligarca de la ciencia
matemático bacán.
Hoy mirás a los que sudan
en las otras disciplinas
como dama a pobres minas
que laburan por el pan.

¿Te acordás que en otros tiempos
sin mayores pretensiones
mendigabas soluciones
a una mísera ecuación?
Hoy la vas de riguroso
revisás los postulados
y junás por todos lados
la más vil definición.

Pero no engrupís a nadie
y es inútil que te embales
con anillos, con ideales
y con álgebras de Boole.
Todos saben que hace poco
resolviste hasta matrices
y rastreabas las raíces
con el método de Sturm.

Pero puede que algún día
con las vueltas de la vida
tanta cáscara aburrida
te llegue a cansar al fin.
Y añores tal vez el día
que sin álgebras abstractas
y con dos cifras exactas
te sentías tan feliz.

Alexander von Humboldt explora el Orinoco (1799)

AUTOR  | Miguel d'Ors (Santiago de Compostela, 1946)

                                             Fragmento en el epifonema o cierre del poema

¿Fueron acaso un sueño
Göttingen, Freiburg, Jena,
todos aquellos años
estudiosos, aquellos
parques de inexorable geometría,
aquellas bibliotecas con profundo
olor a cera y tiempo,
el polvo que exhalaban los catálogos,
los pacientes herbarios,
los mapas, las especies
y subespecies?, ¿todo
mi pasado fue un sueño?

Aquí, fresca y briosa, la Tierra me deslumbra:
la profusión de las germinaciones,
la realidad pujante, numerosa, insumisa,
ubérrima de aromas y plumajes
repentinos y asombros y ponzoñas y cantos,
las poderosas ramas que creciendo estrangulan
los caminos humanos, qué reino incalculable
de anónimas, bullentes espesuras.
De tantas maravillas
con los ojos serenos tomemos ejemplares.

Regresemos a Europa.
Observemos, nombremos, ordenemos.
Ni empobrecer el mundo ni quedar para siempre
en las tinieblas del deslumbramiento.


Haikus

AUTOR  | Andrés Neuman Galán (Buenos Aires - Argentina, 1977)

Entre la hierba
un transistor perdido
ronroneando.

De dos en dos
me rodean los faros.
Perplejidad.

Un móvil suena
y nadie en la avenida.
Un móvil suena.

Desolador:
un neumático rueda
por la avenida.

De omni re scibili

AUTOR  | Joaquín María Bartrina (Reus, 1850- Barcelona. 1880)

(Sobre todo lo cognoscible)


¡Todo lo sé! Del mundo los arcanos
ya no son para mí,
lo que llama misterios sobrehumanos
el vulgo baladí...

Sólo la ciencia a mi ansiedad responde, 
y por la ciencia sé
que no existe ese dios que siempre esconde 
el último por qué.

Sé que soy un mamífero bimano
(que no es poco saber)
y sé lo que es el átomo, ese arcano
del ser y del no ser.

Sé que el rubor que enciende las facciones
 es sangre arterial;
que las lágrimas son las secreciones
 del saco lacrimal;

que la virtud que al bien al hombre inclina
y el vicio, sólo son
partículas de albúmina y fibrina
en corta proporción;

que el genio no es de Dios sagrado emblema,
no, señores, no tal;
el genio es producto del sistema
nervioso cerebral,

y sus creaciones de sin par belleza
sólo están en razón
del fósforo que encierra la cabeza,
¡no de la inspiración!

Amor, misterio, bien definido,
sentimiento, placer…
¡palabrotas vacías de sentido
y sin razón de ser!...

Gozar es tener siempre electrizada
la médula espinal,
y en sí el placer es nada o casi nada,
un óxido, una sal.

¡Y aun dirán de la ciencia que es prosaica!
¿Hay nada, vive Dios
bello como la fórmula algebraica
C = πr²?

¡Todo lo sé! Del mundo los arcanos
ya no son para mí,
lo que llama misterios sobrehumanos
el vulgo baladí...

Mas ¡ay! que cuando exclamo, satisfecho:
¡Todo, todo lo sé!
Siento aquí, en mi interior, dentro mi pecho
un algo… un no sé qué...!

Benditos los ignotos

AUTOR  | Juan Antonio González Iglesias (Salamanca, 1964)

Benditos los ignotos,
los que no tienen página
en Internet, perfil
que los retrate en facebook,
ni artículo que hable
de ellos en wikipedia.

Los que no tienen blog.
Ni siquiera correo
electrónico, todo
les llega, si les llega,
con un ritmo más lento.

Tienen pocos amigos.
No exponen sus instantes.
No desgastan las cosas ni el lenguaje. Network
para ellos es malla
que detiene la plata de los peces.

Benditos los que viven
como cuando nacieron
y pasan la mañana oyendo el olmo
que creció junto al río
sin que nadie
lo plantara.

Benditos los ignotos,
los que tienen
todavía
intimidad.

Contribución a la estadística

AUTOR  | Wislawa Szymborska (Kórnik- Polonia, 1923 - Cracovia- Polonia, 2012)

De cada cien personas,
las que todo lo saben mejor:
cincuenta y dos,
las inseguras de cada paso:
casi todo el resto,
las prontas a ayudar,
siempre que no dure mucho:
hasta cuarenta y nueve,
las buenas siempre,
porque no pueden de otra forma:
cuatro, o quizá cinco,
las dispuestas a admirar sin envidia:
dieciocho,
las que viven continuamente angustiadas
por algo o por alguien:
setenta y siete,
las capaces de ser felices:
como mucho, veintitantas,
las inofensivas de una en una,
pero salvajes en grupo:
más de la mitad seguro,
las crueles
cuando las circunstancias obligan:
eso mejor no saberlo
ni siquiera aproximadamente,
las sabias a posteriori:
no muchas más
que las sabias a priori,
las que de la vida no quieren nada más que cosas:
cuarenta,
aunque quisiera equivocarme,
las encorvadas, doloridas
y sin linterna en lo oscuro:
ochenta y tres,
tarde o temprano,
las dignas de compasión:
noventa y nueve,
las mortales:
cien de cien.
Cifra que por ahora no sufre ningún cambio.


De su libro Instante. Traducción y epílogo de Gerardo Beltrán
y Abel A. Murcia Soriano.
Ediciones Igitur, 1ª ed. 2004.

Vive en esta vecindad

AUTOR  | Manuel Bretón de los Herreros (Quel, La Rioja, 1796 - Madrid, 1873)

Vive en esta vecindad
Cierto médico poeta
Que al fin de cada receta
Pone 'mata', y es verdad.




Nota. Poema, atribuido a Bretón de los Herreros,
dedicado al Dr. Mata Fontanet, que era su vecino,
el cual, al parecer, harto de que
preguntarán por Bretón a altas horas de la madrugada,
había colocado en su puerta el siguiente cartel:

No vive en esta mansión
ningún poeta bretón.

Vida póstuma

AUTOR  | Pere Mata i Fontanet (Reus, 1811 - Madrid, 1877)

Deshecho mi cadáver, sus vapores
que rueden por las zonas superiores
del anchuroso cielo,
en tanto que recoja el blanco suelo
de mis materias sólidas las sales,
y al plácido regar de aguas pluviales
se nutran cien semillas
y suban por sedientas raicillas
en sávia transformados mis despojos,
á coronar de malvas y de hinojos
de mi postrer morada las orillas.

Al círculo vital así devuelto,
me esparciré en mil seres diferentes,
y tornaré a pensar en vivas mentes,
y tornaré a sentir en el revuelto
mar pasional de ardientes corazones,
que latirán con la sustancia mía.


Incluido en Fotografías íntimas, colección de poesías (Madrid 1875).

Poema de amor de un telegrafista a una telegrafista

AUTOR  | James Clerk Maxwell (Edimburgo, Escocia 1831- Cambridge, Inglaterra 1879)

Las espiras de mi alma se entrelazan,
aunque estén distantes, con las tuyas,
y estas espiras tuyas cierran el circuito
alrededor de la aguja de mi corazón.

Constante como Daniel, fuerte como Grove,
bullendo en su fondo como Smee
mi corazón desborda la marea del amor
y todos sus circuitos se cierran en ti.

Cuando a lo largo de la línea
discurren los mensajes de mi corazón, dime,
¿qué corrientes se inducen en ti?
Un solo click tuyo acabará con mis penas.

Gracias a muchos voltios el weber fluye,
y teclea esta respuesta a mi;
soy tu faradio fiel y verdadero,
cargado a un voltio con amor por ti.

Páginas