El futuro llama a la puerta: hacia la “colonización estelar”

Un grupo de destacados filántropos, científicos y tecnólogos han lanzado una iniciativa para “conquistar” las estrellas. Se trata de un cambio en la estrategia de exploración espacial: desde las mastodónticas naves espaciales de NASA a la microtecnología y la economía de escala.

Los multimillonarios Yuri Milner  (Digital Sky Technologies) y Mark Zuckerberg (Facebook), junto a investigadores de la talla de Stephen Hawking, a través de la Breakthrough Unitiatives, han puesto sobre la mesa 100 millones de dólares para desarrollar un pionero proyecto cuyo objetivo es enviar naves interestelares del tamaño de tarjetas de crédito. La iniciativa, denominada Starshot (disparo estelar en ingés), forma parte de un conjunto de planes destinados a responder a una de las preguntas esenciales: ¿estamos solos en el universo?  Starshot presenta numerosos desafíos, pero también abre una sinnúmero de oportunidades en campos muy diversos.

 

¿Qué significa?

Nuestro planeta y por tanto nuestra civilización están amenazados por nosotros mismos y por el ambiente hostil en el que nos movemos: meteoritos o supernovas podrían eliminarnos sin dejar huella. De hecho, diversos eventos astrofísicos han provocado extinciones masivas en el pasado, como fue el caso de la desaparición de los dinosaurios del Cretácico-Terciario hace 65 millones de años.  Siguiendo la estela del añorado divulgador Carl Sagan, Hawkins ha propuesto la búsqueda de nuevos hogares más allá del Sistema Solar.

Breakthrough ha lanzado un iniciativa para el desarrollo de tecnologías que permitirán el envío de micronaves de unos pocos gramos a las estrellas más cercanas, entre las que destaca Alfa Centauri, la más próxima similar a nuestro Sol. El objetivo inicial es verificar si existen allí planetas tipo Tierra; el final es la colonización. Disponen de 100 millones de dólares para acometer los primeros pasos. La factura global superaría ampliamente los 10,000 millones y requeriría la cooperación internacional. En el grupo impulsor, dirigido por el exdirector del Ames Research Center de NASA Pete Worden, incluye un elenco de figuras muy relevantes de la investigación y de la cultura.

El desarrollo del programa durará dos o tres décadas. El viaje será de unos 20 años, con las micronaves desplazándose al 20% de la velocidad de la luz. Se requerirá el desarrollo de numerosas tecnologías: propulsores de rayos láseres localizados en la Tierra con una potencia equivalente a 100 centrales nucleares, velas fotónicas en las naves, escudos contra los rayos cósmicos y las partículas de polvo interestelares, sistemas de navegación, microelectrónica y cámaras minúsculas, o sistemas de comunicación para devolver la información a la Tierra, entre otras.

 

¿Por qué es importante?

El proyecto Starshot  intenta responder a algunas de las preguntas más importantes que la humanidad siempre se ha formulado: ¿estamos solos en el cosmos? Además, intenta buscar nuevos hábitats para poder expandirnos, continuando la emigración que se inició hace decenas de miles de años desde la sabana africana. El destino, ahora, son las estrellas. El objetivo es asegurarnos nuestra supervivencia como especie.

 

¿Qué implicaciones tiene para nosotros?

Las numerosas nuevas tecnologías que son necesarias tendrán un efecto incalculable en la vida diaria, aun cuando el proyecto no se llegue a efectuar ningún lanzamiento. Desde producción y almacenamiento de energía, pasando por la miniaturización de la electrónica, hasta nuevos sistemas de comunicación.

El proyecto, además, pone de manifiesto varios hechos relevantes: la disposición de fundaciones y filántropos a aceptar retos que implican planificaciones a muy largo plazo y la existencia de visionarios que están dispuestos a financiarlos. Esto contrasta con la sociedad española, la falta de proyectos filantrópicos de sus millonarios y la actitud de los distintos gobiernos, incapaces de pensar a medio plazo y de proporcionar financiación a proyectos arriesgados.

Pero lo más importante probablemente sea la reflexión sobre la necesidad de pensar en el futuro y la supervivencia. Sin embargo, la propuesta de Stephen Hawking posiblemente no esté enfocada de la manera más adecuada. En efecto el universo es un ambiente poco amable, pero el principal peligro para la humanidad está en nosotros (“Homo homini lupus est”, “el hombre es el lobo del hombre”). La respuesta debe estar aquí y ahora, con una  mejor gestión de nuestros recursos.

Y no, no es ciencia-ficción: el futuro ya está aquí.

 

David Barrado Navascués

@David_Barrado

 

 

PD:

Breakthrough Initiatives

El Mundo, Teresa Guerrero, con entrevista. ‘Starshot’: el sueño interestelar de Hawking, un plan difícilmente viable
El Mundo, Rafael Bachiller. Proyecto ‘Starshot’ de Hawking: Por el sendero difícil hacia las estrellas

Artículo publicado en BEZ: Hawking se lanza a la conquista del espacio con micronaves

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Nice post it is. Many information is there with great accuracy. I would like to appreciate all your efforts. read more I hope this will be very helpful to the students of their educational works, and I expect people to like your article and give good feedback.

Many information is there with great accuracy.

Nice Sharing in this site. Let me put my link at this web too.

De igual manera, la Tierra tiene que ser protegida frente a la introducción de material biológico que pudiera encontrarse allende la Tierra. run 3

(requerido)

(requerido)


*