Identificación de usuariosCiencia y Cultura


LOS PROFESORES EXCEPCIONALES

 

Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Bain, Ken.  Publicaciones de la Universidad de Valencia. 2005. 229 páginas.


Las bases de la excepcionalidad


 
 

Este libro trata de una investigación realizada durante más de quince años en varias universidades norteamericanas y dirigida por Ken Bain, director del Center for Teaching Excellence de la Universidad de Nueva York. Consiste en observar las prácticas docentes y el pensamiento de un conjunto de sesenta y tres profesores universitarios considerados como extraordinarios, los mejores, en universidades de los Estados Unidos. Se trata de profesores que han logrado gran éxito a la hora de ayudar a sus estudiantes a aprender, influyendo positivamente en sus formas de pensar, actuar y sentir. Y este fue el motivo principal de su elección: haber conseguido resultados educativos muy buenos, hasta el punto que, como reconocen muchos estudiantes, hoy profesionales, estos profesores llegaron a cambiar sus vidas.

Los profesores excepcionales asientan sus prácticas docentes en postulados, tales como: el conocimiento se construye, no se transmite y recibe; el aprendizaje humano es un proceso complejo, en el que valoran no sólo su materia o asignatura, sino también el pensamiento crítico, la resolución de problemas, la creatividad, el compromiso ético, las distintas metodologías, etc.; la gente aprende de manera natural mientras intenta resolver problemas que le preocupan, lo que significa que se aprende haciendo, incluso fallando, y que la enseñanza sólo tiene lugar cuando hay aprendizaje, en un equilibrio entre lo sistemático y lo desordenado; los modelos mentales de los estudiantes cambian lentamente; las preguntas desempeñan un papel esencial en el proceso de aprendizaje y en la modificación de los modelos mentales; estimulan la imaginación y el pensamiento divergente; constante autoevaluación, reflexión y buena disposición a cambiar; conciben la educación como una comunidad de aprendizaje, desde cuya perspectiva se ha de orientar el aprendizaje.

El perfil humano y profesional de estos profesores universitarios extraordinarios obedece a las siguientes características: (i) conocen su materia extremadamente bien, lo que implica un sentido agudo de la historia y de los problemas que se ha planteado y se plantea su disciplina; (ii) son eruditos y pensadores, que se centran en el aprendizaje, tanto en el suyo como en el de sus estudiantes, lo que supone que esperan siempre "más" de los estudiantes; (iii) favorecen la forma de razonar y actuar que se espera en la vida diaria, lo que lleva consigo enfrentar a los alumnos con problemas importantes, con tareas auténticas que les plantean desafíos, a sabiendas de que van a contar con la ayuda necesaria; (iv) animan permanentemente a la cooperación, a la colaboración, al diálogo, al intercambio y al compromiso con la clase y con el aprendizaje; (v) diseñan tareas y objetivos de aprendizaje para promover la confianza en los estudiantes e infundirles ánimo, proporcionándoles desafíos, lo que representa una gran confianza en los estudiantes; (vi) se refieren permanentemente al valor de una educación integral en comparación con otra fragmentada en asignaturas sueltas; (vii) hablan de enseñar a comprender, aplicar, analizar, sintetizar y evaluar evidencias y conclusiones; (viii) tienen un fuerte sentido de compromiso con la comunidad universitaria; (ix) consideran la docencia como un trabajo intelectual creativo, serio e importante, como un empeño que se beneficia de la observación cuidadosa y el análisis minucioso, de la revisión y el reajuste, y de diálogos con colegas y críticas de iguales.

De todo ello se desprende que, para los mejores profesores universitarios, enseñar es atraer a los estudiantes, diseñando cuidadosamente un entorno en el que ellos aprendan, lo que supone concebir la enseñanza como un trabajo intelectual serio, una especie de actividad erudita, una creación; y, en tal sentido, estos profesores postulan que las buenas prácticas docentes se aprenden.

Cabe destacar la oportunidad de este libro en el momento presente por la coincidencia de planteamiento con los postulados de la convergencia europea en el marco del Espacio Europeo de la Educación Superior, en cuanto que se pone el énfasis en el aprendizaje y en el compromiso del estudiante respecto de su formación académica y profesional.

Teodoro Álvarez Angulo
Universidad Complutense de Madrid

 

 
  


 




sonda1@madrimasd.org sonda2@madrimasd.org