‘General’

La crisis de la Universidad

La universidad actual sufre una crisis de la que -aunque es grave- no hay que preocuparse demasiado: padece una enfermedad crónica causada por un parásito conocido, que surge de la pobredumbre social,  que la  debilita y desorganiza. Cuando la universidad entra en crisis todos los doctores piensan que todo es inútil, que no hay nada que hacer, pero -repito- no es tan grave.


El parásito en cuestión produce mediocridad, desorientación general y especialización; es decir, debilidad, miopía y -a veces- ceguera. Pero junto con la enfermedad aparecen mecanismos de defensa, que son los buenos doctores encargados de planear la universidad futura: la universidad presente, dicen – y con razón- está caduca, ya ha llegado a su fin, a un fin de ciclo, porque en sus cátedras se han colado técnicos utilitaristas que sólo buscan enseñar una profesión  a cambio de dinero. Estos técnicos se descubren por su amor a lo práctico, a la informática, a los idiomas, a los barnices de formación continua (CTV), etc. Y como no tienen más horizonte que lo inmediato, quieren que “ante todo” la universidad sea un negocio rentable. Un negocio que consiste en colocar a los niños en profesiones que les den mucho dinero; todo lo demás es adorno.


Quizá este episodio haya sido más grave que lo habitual, pero crisis como esta ha habido en cada siglo y en cada país, aunque estoy especialmente familiarizado las crisis españolas y con los libros que escribieron los doctores de la crisis universitaria del XIX y del XX. Cada uno a su modo coinciden en que es imposible pensar la universidad sin un compromiso ineludible con la verdad completa, sin ésta, la universidad, no sirve para ensanchar la mente y percibir mejor y de manera más amplia la realidad. 


En general los que quieren una universidad con salud tienen plantean recetas para curar en cuatro líneas: 

A. Defensa de las artes liberales, las humanidades de ahora y los saberes no inmediatamente prácticos; 

B. Autonomía e independencia de poderes políticos y religiosos; 

C. Respeto a los profesores y exigencia a los alumnos (y no al revés); 

D. Máximo trabajo por una investigación que sirva para algo.


A. La universidad en su estado normal, de salud, es un centro de humanidades en el que se enseña alguna cuestión técnica, pero con reservas y siempre para ilustrar la teoría


La enfermedad, muy extendida hoy por casi todo el cuerpo universitario, hemos dicho, produce miopía y en algunos casos ceguera, por lo que es normal que muchos se escandalicen al leer esto y digan muy serios: “yo no estoy de acuerdo, la universidad tiene que formar profesionales competentes, bla, bla, bla”


Pues no. la universidad debe formar personas dirigentes. Persona como saben es el sustantivo del adjetivo “profesional”. La persona puede ser profesional, es decir, puede ejercer una profesión, o puede no hacerlo. Y puede aprender una profesión por la práctica y observación, yendo a una academia, en la Formación Profesional estatal o por correspondencia. Quiero decir que en todo caso la misión fundamental de la Universidad no es formar profesionales, sino personas. 


Pero, se dirá, también la familia, o el colegio, o la sociedad en general forman personas, sí. De acuerdo, pero la universidad forma a las personas que serán las que dirijan la sociedad del futuro. Por ello la universidad no puede ser la masificada del XX, la estatal, sino que debe refundarse en una escuela de liderazgo real.

 

Si la universidad es un espacio donde se enseña a realizar un oficio, si la universidad está a las expensas del mercado profesional, generando títulos cada año más especializados, la universidad pierde su esencia y se desvirtúa, pierde su razón de ser y se convierte en una empresa que hace su dinero a costa de que unos clientes paguen unas cuotas determinadas a cambio de un título que les da un trabajo.


Sé que en la descripción anterior muchos no verán nada malo. No lo hay, a menos que se quiera forzar la realidad y convertir la universidad en eso: en una academia de oficios. La universidad es el lugar donde maestros y discípulos buscan la verdad en común. Se quiera o no se quiera, se logre o no se logre, sea posible o imposible. Es eso y nadie lo puede cambiar: ni el mercado, ni el estado; se puede mejorar o empeorar, de acuerdo a si uno se acerca o no al ideal por el que unos hombres deciden ser universidad (es algo así como el amor: donación plena, incondicional. Puede ser más o menos auténtico; pero lo que no podemos decir es que “ahora” el amor consiste en otra cosa).


Claro que puede uno engañarse y decir: “esto es la universidad del siglo XXI” (“esto es el amor del siglo XXI, ahí te quedas!”), pero se equivoca porque “esto”, la universidad no es un sitio donde se entretienen quince millones de personas actualmente. La universidad es una institución que deviene, es la misma desde el siglo XII.


Lo dijo hace dos años, durante la Jornada Mundial de la Juventud, Benedicto XVI: “La Universidad encarna, pues, un ideal que no debe desvirtuarse ni por ideologías cerradas al diálogo racional, ni por servilismos a una lógica utilitarista de simple mercado, que ve al hombre como mero consumidor”.


Así que si quieren detectar al intruso, al virus que causa el daño en la universidad, busquen quién ataca a las humanidades, quién habla a diario de nuevas técnicas y de mercado… 


B. Autonomía Universitaria



D. Investigación (próximamente)

Etiquetas:
Categorias: General

Universidad sin Profesores

Me dicen que quieres hacer una Universidad sin profesores, que con buenas estrategias de marketing y de recursos humanos lograrás hacer una Universidad más rentable y sólida. Hace años que empezaste: has ido quitando los espacios reservados para los profesores: los lavabos, los comedores, las salas de profesores. Has ido quitándole el tiempo con papeleos inútiles, acreditaciones, e investigaciones vacías, sin espíritu; le has llenado las horas de clases para hacerlo más rentable, y los grupos con cien alumnos, donde es casi imposible dar clase. Le has mermado poco a poco su autoridad, quitándole las tarimas, haciéndole pasar por el juicio inexperto del alumno, del bueno y del malo, y ligando su remuneración y promoción al veredicto de satisfacción éstos, has permitido que el comentario anónimo fuese determinante para tomar tus decisiones sobre el futuro laboral, le has hecho fichar a la entrada de las clases, dando a entender que es un vago y has ido quitándole hasta la libertad de cátedra dentro y fuera del aula. Has puesto en duda su palabra, su presunción de inocencia te la has saltado, su capacidad de juicio y en definitiva su dignidad.

 

Ha sido un éxito. El profesor universitario ya escasea tanto que se te ha ocurrido hacer una Universidad sin profesores, con técnicos, asalariados, magníficos ejecutores de programas prediseñados en los despachos, sin capacidad para cambiar una coma del temario, o de los criterios de evaluación, o de los trabajos de clase, o de la metodología que emplean. Profesores audiovisuales, perfectamente instruidos en el uso de las TIC y perfectamente desconocedores de todo lo que hay excepto de su materia. Profesores que no conocen al alumno más que a través del portal, correctores de trabajos plagiados, hechos y corregidos en serie. Investigadores que nunca han tenido una idea qy que su investigación consiste en un “collage” de ideas y conceptos. Profesores universitarios aburridos sudando en sus ratos libres en los gimnasios o en las discotecas. Olvidados de todo lo que sea estudio y trascendencia, enchufados a La Tele como vulgares trabajadores; eso sí, tuiteros y con blog, con un blog como este. 

 

Pero esto no es, de verdad, así no se puede. Es como intentar hacer un río sin agua, como mucho puedes lograr una zanja, una trinchera, pero no un río. Pues lo mismo, tendrás otra cosa, pero no una Universidad, quizá un negocio boyante durante un tiempo, pero no una Universidad. Para ganar tu dinero harás perder años de tradición. Y lo tendrás, el mercado universitario en España está perfectamente blindado con grandes barreras de entrada y un intervencionismo estatal que genera un modelo único de Universidad donde públicas y privadas compiten por lo mismo.

 

Pero hay una razón, te digo que no se puede y no se puede. La razón es simple: la Universidad se dedica principalmente a la transmisión del conocimiento; y profesores y alumnos están a uno y otro extremo de esta cadena. 

 

Una Universidad la forman profesores y alumnos que hacen dos cosas: traer la verdad a las nuevas generaciones; de ahí que la Universidad sea, sobre todo, tradición, puesto que la tradición, de tradere, traer, es el mecanismo por el que se traen las instalaciones del pasado al presente. Y, en segundo lugar, la Universidad sirve para hacer mejor la verdad, para convertirla en verdad vivida, experimentada y por lo tanto renovada y adaptada a los tiempos. 

 

La Universidad no inventa verdades ni ideas, ni crea realidades nuevas; es más, una de sus misiones históricas es precisamente echar abajo las realidades de ficción del pueblo y de sus manipuladoresLa Universidad recrea, rescata, retoma, remoza realidades del pasado y las ofrece a la generación presente. Y esta tarea de renovar la verdad es lo que se llama investigación. Investigar (del latínin + vestigo, que viene a ser in, dentro y vestigo, seguir una pista) significa seguir las huellas, meterse en el rastro de las ideas es encontrar esas cosas que aplicadas hoy clarifican y solucionan los problemas del mundo.

 

La Universidad tiene, entre otras, la función de iluminar el presente desde el pasado, es por lo tanto la tradición que pueden enseñar los profesores y la renovación que se da en comunicación con los alumnos. Pueden fallar los alumnos, como de verdad ocurre tras la revolución de 1968, el alumno universitario dejó de ser élite para ser masa mediocre, entendiendo el acceso a la Universidad como un derecho y una obligación de todo ser humano, con lo que, como es lógico, se generó una falta de interés por el conocimiento especulativo y un interés creciente por lo práctico, lo técnico y lo rentable. Digo que es lógico porque el ser humano en su mayoría está diseñado para lo práctico, para hacer y solo unos pocos (quizá defectuosos) nos dedicamos a lo especulativo, al pensamiento racional. Aún así, a pesar de la ocupación que ha sufrido la Universidad desde la segunda mitad del XX, en todas las universidades del mundo civilizado existen en las primeras filas de cada aula dos, tres, cinco, diez alumnos-élite, brillantes, aguantando pacientemente, esperando que entre tanta imposición exterior se encienda la luz del conocimiento.

 

También, como es lógico, en las macrouniversidades del mundo se genera un pseudoprofesor, que sin tener nada que enseñar se dedica a simular que investiga y a hacer que enseña a un alumno que ha aprendido a hacer exámenes y a simular el tedio. En realidad solo se cubre un expediente, en un acuerdo tácito que consiste en no ser demasiado duro para no generar demasiadas críticas y el otro no ser demasiado vago para no generar demasiados suspensos. Buenas encuestas, publicaciones de naderías y plagios (en sentido unamuniano, plagios de ideas) y una tendencia progresista a engordar un par de quilos por sexenio de investigación. 

 

Mientras queden esos profesores y esos alumnos habrá Universidad… pero si ahora quieres acabar con ellos…. ¡te quedarás sin Universidad!. Porque el río no es el cauce. El río lo hace el agua, el río es el agua. 

 

 

[Ya sé que piensas que la Universidad es otra cosa, pero no. Así como un río no es un surco, la Universidad es lo que es y no la caricatura que tenemos. Ya sé que piensas que la Universidad se enseña -sobre todo- una profesión; pero no, la Universidad no es ni una academia de piso ni una escuela de oficios o formación profesional, cuyo principal cometido es que los alumnos sepan hacer cosas y da títulos para compensar los pagos, si fuese esto estaría de acuerdo contigo en que es más importante la calidad (entendida como marketing, producto) que los profesores.] 

 

[Publicado el 15/10/2014 en el Blog de Javier Borrego]

Etiquetas:
Categorias: General

Platón: La república

Retomamos tras mucho tiempo este espacio para la divulgación de la ciencia con el curso de Historia de la filosofía que imparte el

profesor Javier Borrego en el marco del Programa Superior de Humanidades de Universidad 2015.

Actualmente se está trabajando a Platón a través de los textos principales, así como la semana pasada nos deteníamos en la muerte de Sócrates, con una clase con la apología y la actitud serena ante la muerte, esta vez nos dedicaremos a estudiar el complejo sistema metafísico que llevó a Platón a considerar que el ser real está más allá de los sentidos y de lo palpable.

El texto escogido es del libro VI de su diálogo más importante, o que más ha influenciado en Occidente: La República, o de lo justo, en el que utiliza por primera vez la analogía entre luz e inteligencia, para después hablarnos de toda una teoría del conocimiento partiendo del mito de la caverna. Por último entraremos en la analogía de la línea para explicar los límites del conocimiento.

En otra ocasión, quizá el martes siguiente, podremos comparar esta línea con la línea en la que Heidegger y Nietzsche dialogaban en Über die Linie.

 El texto puede leerse en el blog del profesor

Etiquetas:
Categorias: General

Murió un Astrónomo y divulgador

Por circunstancias me enteré tarde, pero el pasado 28 de junio murió, con los pies en Tierra Santa y la vista en el cielo, el eminente profesor de Astronomía y divulgador científico DON FERNADO MARTÍN ASÍN.

Les subo la entrevista que pude hacerle en el Programa “Diálogos con la Ciencia”, de Radio María el 15 de mauo de 2007, con Beatriz Martínez Falero de locutora y Cristina Bellido, Responsable entonces de la Productora de Radio Universidad CEU San Pablo y, eventualmente, al control de los aparatosn técnicos.

No dejen de visitar su web, es una de las mejores, más antiguas y didácticas webs de astronomía: Alucine

Una frase sacada de esta entrevista: “Yo siempre pienso que Dios me tendrá reservado un sitio para ver el final de la vida en la tierra”
DEP

Etiquetas: , ,
Categorias: General

Carta desde Bolonia para Universidad .es

Hay que distinguir lo que se ha llamado “El plan Bolonia”, Bolonia, para los amigos, y las estrategias de los Gobiernos y de las Universidades europeas para “modernizar” la Universidad. El plan Bolonia sólo venía a instaurar por un acuerdo lo que parece evidente: que en un mercado único con una política única los títulos deben ser reconocidos por todos y la movilidad de alumnos y profesores debe ser posible.
Para ello se acordó que lo que ya teníamos, (titulaciones superiores y de postgrado) se reconociesen entre todos mediante un sistema de créditos común a todos, como si a la hora de docencia o de trabajo de los alumnos se le asignase un valor único como el euro, de tal manera que pudiésemos intercambiarlos mejor. Nada más.
Pero con Bolonia vinieron otras muchas cosas que cambian profundamente la Universidad en su esencia, por eso digo que la Universidad nace en Bolonia en el 1088 y muere en Bolonia en 1999. Para ser estrictos no nace en Bolonia exactamente ni muere en Bolonia del todo, sino que en uno y otro caso se transforma algo que existía.
Antes del 1088 había ya escuelas con caracteres universitarios, pero no lo eran del todo, les faltaba algo: el paso de estudios meramente técnicos al desarrollo de estudios referentes a humanidades, la conservación del saber clásico, la visión del mundo de forma universal y total.
Esta visión universal surge de la búsqueda de la verdad, del encuentro experiencial con la verdad que es lo que hace la universidad auténtica y verdadera. Aunque esa verdad que se encuentre, se experimente y se deguste en común entre profesores y alumnos no sea precisamente la verdad más cómoda, la más actual, la más nueva. Aunque esa verdad no sea justamente la verdad que se puede convertir en I+D.
Lo que verdaderamente ocurre con Bolonia es que la Universidad se ve como una manera de fomentar la investigación para el desarrollo, y esto no es Universidad. El único desarrollo que debe fomentar la Universidad es el desarrollo de la verdad y el desarrollo humano de alumnos y profesores en esa búsqueda.
La Universidad no está diseñada para el desarrollo de la industria ni para el incremento del PIB, la Universidad conserva, ordena y degusta el conocimiento y a veces, sólo a veces, el conocimiento genera beneficios.
La Universidad tiene vida propia, pero no puede estar aislada y separada del mundo empresarial, lo que tiene que ocurrir es que el mundo empresarial debe impregnarse de espíritu universitario, para que cada empresa fomente la verdad y propicie el desarrollo humano.

Etiquetas: ,
Categorias: General

CEU Media: CAMPAÑA INFORMATIVA DE LA UE SOBRE BIODIVERSIDAD

Cargando…


17-05-2010
Como consecuencia de la desinformación generalizada de los ciudadanos europeos acerca de los temas relacionados con el medioambiente, las Instituciones Europeas han emprendido diferentes acciones para paliar este déficit. Por un lado, campañas informativas para concienciar a la población de la importancia de la biodiversidad y, por otro, el fomento de instrumentos financieros, como LIFE+, que se dedican a proteger el medio ambiente.

Etiquetas:
Categorias: General

Derechos y deberes del profesor

Estos son los derechos y deberes en Venezuela. Aquí son más sutiles y nos presentan los deberes como derechos

Artículo 6°: Son deberes del personal docente:
1. Observar una conducta ajustada a la ética profesional, a la moral, a las buenas costumbres y a los principios establecidos en la Constitución y leyes de la República.
2. Cumplir las actividades docentes conforme a los planes de estudios y desarrollar la totalidad de los objetivos, contenidos y actividades, establecidos en los programas oficiales, de acuerdo con las previsiones de las autoridades competentes, dentro del calendario escolar y de su horario de trabajo, conforme a las disposiciones legales vigentes.
3. Planificar el trabajo docente y rendir oportunamente la información que le sea requerida.
4. Cumplir con las disposiciones de carácter pedagógico, técnico, administrativo y jurídico que dicten las autoridades educativas.
5. Cumplir con las actividades de evaluación.
6. Cumplir con eficacia las exigencias técnicas relativas a los procesos de planeamiento, programación, dirección de las actividades de aprendizaje, evaluación y demás aspectos de la enseñanzaaprendizaje.
7. Asistir a todos los actos académicos y de trabajo en general para los cuales sea formalmente convocado dentro de su horario de trabajo.
8. Orientar y asesorar a la comunidad educativa en la cual ejerce sus actividades docentes.
9. Contribuir a la elevación del nivel ético, científico, humanístico, técnico y cultural de los miembros de la institución en la cual trabaja.
10. Integrar las juntas, comisiones o jurados de concursos, calificación de servicio de docentes y trabajos de ascenso, para los cuales fuera designado por las autoridades competentes.
11. Dispensar a los superiores jerárquicos, subordinados, alumnos, padres o representantes y demás miembros de la comunidad educativa, el respeto y trato afable, acordes con la investidura docente.
12. Velar por el buen uso y mantenimiento de los ambientes de trabajo y de materiales, y de los equipos utilizados en el cumplimiento de sus labores.
13. Coadyuvar eficazmente en el mantenimiento del orden institucional, la disciplina y el comportamiento de la comunidad educativa.
14. Promover todo tipo de acciones y campañas para la conservación de los recursos naturales y del ambiente.
15. Los demás que se establezcan en normas legales y reglamentarias.
Artículo 7°: Son derechos del personal docente:
1. Desempeñar funciones docentes con carácter de ordinario o interino.
2. Participar en los concursos de méritos para ingresar como docente ordinario.
3. Disfrutar de un ambiente de trabajo acorde con su función docente.
4. Estar informado acerca de todas las actividades educativas, científicas, sociales, culturales y deportivas, planificadas o en ejecución en el ámbito de su comunidad educativa.
5. Percibir puntualmente las remuneraciones correspondientes a los cargos que desempeñen, de acuerdo con el sistema de remuneración establecido.
6. Disfrutar de un sistema de previsión y asistencia social que garantice mejores condiciones de vida para él y sus familiares.
7. Participar efectivamente en la planificación, ejecución y evaluación de las actividades de la comunidad educativa.
8. Justificar las razones por las cuales no pudo asistir a sus labores. A tal efecto, si no pudiere solicitar el permiso respectivo con anticipación, deberá presentar el justificativo correspondiente dentro de los quince 15 días hábiles siguientes a la fecha de inasistencia.
9. Los demás que se establezcan en normas legales y reglamentarias.

Etiquetas:
Categorias: General

Universidad.es

Gestiona Radio: Universidad.es (22/05/2010)

Gestiona Radio tiene un programa interesantísimo sobre el mundo universitario. Los sábados a las 21:00, También tienen en Internet podcast.

Mayka Jiménez es la directora del programa y los hacen alumnos del Máster COPE de Radio

Tocan temas muy variados: los estudiantes universitarios, los profesores y el personal académico y administrativo, los investigadores, los bedeles, las secretarias de departamento y los estudiantes de último ciclo de bachillerato.

Actuaciones en directo, entrevistas-debate, cultura, ocio, deporte, y una radio a tu servicio, cada sábado.

Etiquetas:
Categorias: General

Deconstrucción de la enseñanza. Guía en 18 puntos

  1. La figura clave de la enseñanza es el profesor.
  2. Deconstruyendo al profesor se deconstruye la enseñanza.
  3. Se debe eliminar la carrera docente, buscando la igualdad entre los profesores (buenos y malos, recién llegados y experimentados, de los diferentes niveles educativos). Nadie debe ser más que nadie (cada uno menos que su compañero). Sin carrera docente el profesor vive en un presente continuo y rutinario, estado ideal de idiotas, infantes y brutos.
  4. Se debe eliminar la posibilidad de movimiento en el territorio nacional (para evitar que se junten los mejores en algún sitio: cfr. § 3, nadie es más que nadie), permitiendo en cambio la movilidad al extranjero (a modo de excursiones), siempre y cuando no superen los seis meses.
  5. Se debe eliminar, en todos los niveles, la presunción de competencia científica o técnica, reconociendo en todo caso que el profesor no sabe nada. El Estado o, en su caso, las comunidades, los órganos directivos, etc. deben darle al profesor todo masticadito, legible y bien estructurado para que no tenga que pensar en nada.
  6. El profesor no sabe ni tiene por qué saber pedagogía (ni cualquier otra cosa, Cfr. § 3). Las administraciones deben proveer al profesor de todo tipo de métodos didácticos con los que enseñar lo que quieran (§ 3).
  7. El centro de la enseñanza debe recaer en el alumno: él es el que decide qué, cómo y cuándo estudiar; en todo caso el que propone es la Administración educativa, el profesor es un mero agente observador del proceso enseñanza-aprendizaje.
  8. Se deben suprimir todos los signos externos o internos de autoridad y jerarquía en el aula: ni tarima, ni vestimenta, ni un trato especial al profesor. Deben ser abolidas prácticas obsoletas como el tratamiento de usted, el levantarse a su llegada o el modo en el que los alumnos permanecen en el aula. El profesor deberá hacer oídos sordos a insultos, palabras o gestos malsonantes, piercins, vestimentas, etc. (más…)
Etiquetas:
Categorias: General

Las coplas de Jorge Manrique. Un curso para aprender a leerlas

Las Coplas representan un perfeccionamiento de las tradiciones literarias anteriores. Jorge Manrique es una de las principales figuras de la literatura española, y las “Coplas”, una de las creaciones líricas más bellas de toda nuestra poesía.

Comienza por una reflexión sobre la fugacidad de la vida, en la que exhorta al hombre para que recuerde su condición mortal y su destino divino, e ilustra luego esta reflexión con ejemplos concretos y termina haciendo un elogio de don Rodrigo, sus virtudes y sus hechos.

Pocos poetas han influido tanto en la literatura posterior. Se puede considerar a Jorge Manrique como uno de los mayores autores de nuestra literatura por el modo de recoger la tradición anterior y crear -por otra parte- una construcción poética de inigualable originalidad.

Jorge Manrique recoge un tema constante en la literatura -la muerte, la fugacidad de la vida- pero expresa con fortuna sin par los grandes lugares de la literatura ascética y reflexión sobre la vida.

Este curso enseñará al alumno a comprender mejor esta gran obra de este gran autor.

 

http://www.universidad2015.es/cursos/3499.htm

Etiquetas:
Categorias: General