Agenda del FMI: aumento de la expectativa de vida.

Age Is No Barrier

El coste de atender a la generación del “baby boom” está empezando a pasar factura en los presupuestos estatales, especialmente en economías avanzadas, donde las previsiones para 2050 sitúan a la población mayor en un número casi igual al de los trabajadores. El estudio del Fondo Monetario Internacional (FMI) muestra que el problema es global y que la longevidad es un problema mayor del esperado.
“Si todo el mundo en 2050 viviera apenas tres años más de lo previsto ahora, la sociedad necesitaría recursos extra entre 1 y 2% del PBI por año“, indicó el organismo en un estudio que publicará la semana próxima en su Perspectiva Económica Mundial.
Teniendo en cuenta sólo los planes de pensiones privados en los Estados Unidos, otros tres años de vida sumarían un 9,0% de carga, señaló el FMI, que instó a los gobiernos y el sector privado a prepararse ahora ante la esperanza de vida más larga.
Demógrafos asumieron durante muchos años que la extensión de la vida se desaceleraría en los países desarrollados. Pero con avances continuos en tecnología médica, eso no ocurrió de forma tan marcada como se esperaba. En las economías emergentes, la mejora del nivel de vida y la expansión de los servicios médicos también están alargando los años de vida.
Para dar una idea de lo costoso que podría resultar esto, el FMI estima que si las economías avanzadas abordaran de inmediato el déficit en ahorros de pensiones para tres años más, tendrían que apartar el equivalente al 50% de su PBI de 2010, y las economías emergentes necesitarían el 25%. Estos costos extra se suman a unos gastos totales que los países podrían ver duplicarse de aquí al 2050 debido a una población envejecida.
Cuanto más rápido afronten el problema los estados, más fácil será gestionar el hecho de que la gente viva más, señaló el FMI. Estas estimaciones tienen en cuenta sólo las pensiones y no los costos de salud, que también crecen conforme envejece la población.
En un estudio de diciembre de 2009, la Red MacArthur de Investigación sobre Envejecimiento estimó que los estadounidenses están viviendo entre tres y ocho años más de lo que se esperaba en general, añadiendo 3,2 billones de dólares a los gastos de Médicos y de Seguridad Social, los planes estatales de pensiones y salud para la tercera edad.
Al mismo tiempo, se espera que la dependencia de la tercera edad, o la proporción de población mayor de 65 años frente a los que tienen edad de trabajar, entre los 15 y los 65, crezca del 24 al 48% de la población total en las economías avanzadas para 2050, o en otras palabras, casi un trabajador por cada jubilado.
La Europa emergente vio crecer más despacio su esperanza de vida, 1,1 años en los 40 años hasta 2010, pero puede esperar que la longevidad crezca de forma brusca en 6,8 años en las próximas cuatro décadas, destaca el FMI.
Para las economías emergentes se espera un aumento de tasas de dependencia de tercera edad del 13% actual al 33% en 2050. Para gestionar el riesgo de que la gente viva más, los estados pueden elevar la edad de la jubilación, subir los impuestos para financiar planes de pensiones públicas y reducir beneficios, todos estos pasos ya se están considerando en la mayoría de las economías avanzadas.
También podrían ayudar al sector privado educando mejor a los ciudadanos sobre cómo prepararse mejor para su jubilación, y fomentando productos financieros que protejan a la gente del riesgo de vivir más que sus ahorros.
Fuente: Reuters
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*