Archivo de abril, 2016

¿Existe alguna correlación entre la jubilación y longevidad?

Pensioners at work - Playing ChessExiste una gran controversia sobre si conviene o no retrasar un poco la edad de jubilación. Hay muchos factores que intervienen a la hora de adoptar una postura en el debate. Al margen de ellos, está también la cuestión de si todas las personas que se jubilan mantienen un nivel de actividad física lo bastante alto como para evitar los efectos negativos de un estilo de vida sedentario. Además, en algunos, la jubilación provoca una cierta depresión que no ayuda nada a mantener un sano nivel de actividad. Por otra parte, el descenso de ingresos económicos que sufren bastantes personas al jubilarse puede reducir su acceso a servicios médicos. Una investigación ha profundizado en estas cuestiones.

Trabajar más allá de los 65 años podría llevar a una vida más larga, mientras que retirarse temprano podría ser un factor de riesgo que implicase morir antes, según indica este nuevo y controvertido estudio.

El equipo de Chenkai Wu, de la Universidad Estatal de Oregón en Corvallis, Estados Unidos, ha comprobado que los adultos sanos que se retiraron un año después de los 65 tuvieron un riesgo un 11% inferior de morir por cualquier causa, incluso teniendo en cuenta la demografía, el estilo de vida y los problemas de salud. Los adultos que se describieron como poco sanos también tenían una mayor probabilidad de vivir más tiempo si continuaban trabajando, según muestran los resultados del estudio, lo cual indica que otros factores aparte de la salud inicial podrían afectar a la tasa de mortalidad posterior a la jubilación.

Es evidente que esto no es aplicable a todos los casos, pero el equipo de Chenkai Wu piensa que el trabajo trae muchos beneficios sociales (y también económicos en naciones donde las pensiones de jubilación son demasiado bajas) a quienes se mantienen en activo profesionalmente, y tales beneficios pueden influir de manera significativa en su esperanza de vida.

La edad idónea de jubilación es un tema de debate en todo el mundo, incluyendo Estados Unidos. La mayor parte de las investigaciones en esta área se han centrado en el impacto económico de retrasar el retiro. El investigador señala que podría ser bueno examinar también el impacto en la salud.

La gente en los Estados Unidos tiene una mayor flexibilidad sobre cuándo jubilarse en comparación con lo que sucede en otros países, así que el equipo de Wu consideró razonable revisar los datos de este país.

Una salud pobre es una razón por la que las personas se jubilan antes y también puede llevar a una muerte temprana, así que los investigadores tuvieron en cuenta esto a la hora de hacer su análisis.

Durante el período de estudio, murieron alrededor del 12% de los jubilados sanos y el 25,6% de los que padecían mala salud. Los sanos que trabajaron un año más tuvieron un riesgo un 11% inferior de mortalidad, mientras que los de salud precaria que también trabajaron un año más tuvieron un riesgo de mortalidad un 9% menor. En resumen, trabajar un año adicional tuvo un impacto positivo en la tasa de mortalidad de los participantes del estudio, sin apenas importar su estado de salud.

Fuentehttp://noticiasdelaciencia.com

ReferenciasJ Epidemiol Community Health doi:10.1136/jech-2015-207097

Etiquetas:

¿Se puede medir nuestro nivel de envejecimiento?

Blood

Los metabolitos existentes en nuestro organismo creados a partir de los distintos procesos metabólicos, pueden proporcionar una gran cantidad de información acerca del estado general de nuestra salud o enfermedad, de nuestra dieta o del estilo de vida. Ahora también podrían proporcionarnos aún más información relacionada con el envejecimiento.

Un grupo de investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa y de la Universidad de Kyoto han detectado metabolitos que están relacionados directamente con el envejecimiento y que podrían arrojar luz sobre como el cuerpo humano envejece. Con el fin de encontrar y analizar estos metabolitos, el grupo de investigación obtuvo muestras de sangre, incluyendo los glóbulos rojos (*), de 30 individuos sanos: 15 adultos jóvenes (29 ± 4 años) y 15 adultos mayores (81 ± 7 años). A partir de estas muestras se identificaron los metabolitos a partir de técnicas avanzadas de detección (**) y se identificaron aquellos que habían aumentado o disminuido en los adultos mayores respecto a los jóvenes. De este análisis encontraron 14 compuestos relacionados con la edad, específicamente la mitad estaban relacionados con la disminución en antioxidantes y con la fuerza muscular y la otra mitad relacionados con la disminución de la función renal y hepática, por lo que el nivel de estos metabolitos podría acercarnos a conocer con más precisión nuestra edad biológica y nuestro estado de envejecimiento.

Ahora que estos metabolitos relacionados con la edad han sido identificados, la disminución de los antioxidantes y la fuerza muscular sugieren los investigadores que es importante el consumo de alimentos ricos en antioxidantes y acompañados con hábitos saludables como el ejercicio, especialmente después de los 65. Esto podría ayudar a aumentar los niveles de los metabolitos relacionados con la edad. Según los investigadores, existen todavía muchos componentes desconocidos que pueden determinar una mayor longevidad y más saludable, por eso el equipo de investigación continuará los estudios para intentar detectar todos estos metabolitos que aporten más información sobre el envejecimiento saludable.

(*) Anteriormente, los glóbulos rojos se han pasado por alto en este tipo de investigaciones, pero a medida que los glóbulos rojos representan aproximadamente la mitad del volumen de la sangre, los investigadores creyeron que valía la pena explorar.

(**) Se utilizaron técnicas de cromatografía de líquidos y espectrometría de masas (LC-MS), que son técnicas para separar los líquidos y detectar sustancias como los metabolitos en la sangre.

Referencia: Romanas Chaleckis, Itsuo Murakami, Junko Takada, Hiroshi Kondoh, Mitsuhiro Yanagida. Individual variability in human blood metabolites identifies age-related differencesProceedings of the National Academy of Sciences, 2016; 201603023 DOI: 10.1073/pnas.1603023113

Etiquetas:
Categorias: General

El ejercicio y la educación pueden ralentizar el envejecimiento del cerebro

En un estudio publicado recientemente en la revista Neurobiology of Aging, los investigadores dirigidos por Jason Steffener, un científico de la Universidad Concordia en Montreal (Canadá), han analizado una correlación entre mayor número de tramos de escaleras subidos y más años de educación en personas mayores, se observa un cerebro “más joven”.

Para el estudio, los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética (MRI) de manera no invasiva para examinar los cerebros de 331 muestras de población de adultos sanos con edades comprendidas entre 19 y 79 años. Se midieron el volumen de materia gris para comprobar la contracción de los nervios y pérdida neuronal, que es una parte muy visible del proceso de envejecimiento cronológico del cerebro. Tras la recopilación de estos datos se observa una correlación entre estos tres parámetros de tal forma que se muestra una disminución de la edad cerebral en 0,95 años por cada año de educación, y de 0,58 años por cada piso de escaleras subidas diariamente. Por tanto el grupo de investigación concluye que a más número de escaleras subidas y más años de estudios desarrollados, más se retarda el envejecimiento del cerebro.

En comparación con muchas otras formas de actividad física, subir escaleras es algo que la mayoría de adultos mayores pueden hacer en su habito diario y esa simple actividad tiene un gran potencial como herramienta de intervención para promover la salud del cerebro.

Referencia: Jason Steffener, Christian Habeck, Deirdre O’Shea, Qolamreza Razlighi, Louis Bherer, Yaakov Stern. Differences between chronological and brain age are related to education and self-reported physical activity.Neurobiology of Aging, 2016; 40: 138 DOI: 10.1016/j.neurobiolaging.2016.01.014

Etiquetas: