Archivo de marzo, 2016

El porcentaje de la población mayor sigue en crecimiento

La población con mayor edad en el mundo sigue creciendo a un ritmo sin precedentes. Hoy en día, el 8,5% de las personas (617 millones) tienen 65 años o más. Según el nuevo nuevo informe del NIA (“An Aging World: 2015”) se espera que este porcentaje aumente hasta casi el 17% de la población mundial en las prospectivas para el 2050 (1.600 millones).

El informe fue encargado por el Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA, por sus siglas en inglés), que forma parte de los Institutos Nacionales estadounidenses de la Salud, y elaborado por el Departamento del Censo de Estados Unidos. En el informe se examinan las tendencias demográficas, socioeconómicas y de salud que acompañan al crecimiento de la población mayor.

“Las personas mayores se están convirtiendo en una proporción de la población mundial que crece rápidamente”, señala el Dr. Richard J. Hodes, Director del NIA. “La gente vive más tiempo, pero eso no significa necesariamente que vivan de forma más sana. El aumento de nuestra población mayor presenta muchas oportunidades pero también varios retos de salud pública para los que necesitamos estar preparados. El NIA ha colaborado con el Censo para conseguir los mejores datos posibles, de manera que podamos conocer mejor el curso y las implicaciones del envejecimiento de la población”.

El informe contiene información detallada sobre la esperanza de vida, la proporción de sexos, la salud, la mortalidad, la discapacidad, los sistemas de atención médica, la participación en la población activa y la jubilación, las pensiones y la pobreza entre las personas mayores de todo el mundo.

“Estamos viendo un envejecimiento de la población generalizado en todos los países del mundo”, afirma John Haaga, director en funciones de la División de Investigaciones Sociales y del Comportamiento del NIA. “Muchas naciones en Europa y Asia están más avanzadas en el proceso de envejecimiento, o avanzan en él más rápidamente, que en los Estados Unidos. Dado que el envejecimiento de la población afecta a tantos aspectos de la vida pública (atención médica a corto y largo plazo; pensiones; trabajo y jubilación; transporte; vivienda) existe un amplio potencial de aprender de la experiencia de los demás”.

Aspectos destacados del informe incluyen

  • La población de más de 65 años en Estados Unidos se prevé que se duplique en las próximas tres décadas de 48 a 88 millones en 2050.
  • Para 2050, se prevé que la esperanza de vida mundial al nacer aumente en casi ocho años, pasando de 68,6 años en 2015 a 76,2 años en 2050.
  • La población mundial de los octogenarios se espera que se triplique entre 2015 y el 2050 y se multiplique por cuatro en algunos países de Asia y América Latina.
  • Entre la población mayor en todo el mundo, las enfermedades no transmisibles son la principal preocupación para la salud. La población mayor en los países más pobres será la más vulnerable.
Etiquetas:

¿Existe una correlación entre el sueño y la participación social para un envejecimiento saludable?

El sueño puede ser uno de los factores más importantes para el bienestar físico y mental pero aún lo es más si se trata de personas mayores. La falta de sueño puede favorecer posibles disminuciones de las capacidades cognitivas, sin embargo, según distintas encuestas, uno de cada tres personas mayores, no duerme suficientemente bien. Un equipo de investigadores de la Universidad de Missouri ha encontrado una correlación entre los adultos mayores que tienen problemas para dormir y su menor participación en actividades sociales.

La “conectividad social” es un componente clave para la salud y el bienestar de los adultos mayores, que proporciona un sentido de pertenencia a grupos y pueden ser esencial para conseguir un envejecimiento saludable. Este grupo de investigadores ha estudiado la correlación que existe entre el sueño y la participación social para los adultos mayores. Para ello analizaron dos oleadas de datos recogidos durante un período de cinco años a partir del proyecto NSHAP, en el cual analizaron tres aspectos de la participación social: voluntariado, asistencia a servicios religiosos y ser parte de las actividades de grupo organizadas. A continuación, compararon los datos con los resultados del sueño medidos por aparatos de monitorización del sueño en la muñeca. Los resultados mostraron que los adultos mayores con más niveles de participación social estaban teniendo una mejor calidad de su sueño.

Sin embargo, los investigadores destacan que a pesar de las fuertes asociaciones entre la participación social y el sueño, la participación social no se traduce necesariamente en un mejor sueño. Las fuertes correlaciones encontradas podría ser debido a que dormir bien puede hacerse sentir lo suficientemente bien como para ser más activos socialmente.

El sueño, al igual que la actividad física o la dieta, puede tener un impacto significativo en nuestra salud, y puede estar afectada en mayor o menor medida por nuestros hábitos de vida social.

Referencia: Jen-Hao Chen, Diane S. Lauderdale, Linda J. Waite. Social participation and older adults’ sleepSocial Science & Medicine, 2016; 149: 164 DOI:10.1016/j.socscimed.2015.11.045

Foto: CC0 Public Domain (https://pixabay.com/es/abuelo-antigua-a%C3%B1os-de-edad-dormir-14446/)

Etiquetas: