Exoplanetas por doquier

David ByN

Hubo un tiempo que aceptar que Venus, Marte, Mercurio, Júpiter y Saturno eran objetos similares a la Tierra, y que todos orbitaban alrededor del Sol, fue una verdadera revolución intelectual. Ahora se descubren exoplanetas cada semana, y en ambientes verdaderamente exóticos.

Me encuentro en una conferencia científica sobre sistemas planetarios extremos. La variedad de ambientes es, verdaderamente extraordinaria. No sólo se encuentran planetas en torno a estrellas de diferentes masas y temperaturas, sino alrededor de objetos mucho más fascinantes. Las búsquedas se están realizando alrededor de estrellas con tipos espectrales desde los más tempranos y colores más azules, O y B, con temperaturas de 50,000 grados kelvin, hasta las más frías y rojas, de tipo M, con temperaturas de 3,000 grados. El Sol, con una clasificación de G2, tiene unos 5,200 grados de temperatura efectiva (básicamente, la temperatura superficial).

Pero también se encuentran planetas en sistemas planetarios dominados por enanas marrones, en sistemas múltiples que incluso incluyen enanas blancas, o alrededor de estrellas de neutrones. Por supuesto, también flotando en el espacio interestelar, sin ligadura gravitacional a ninguna estrella. Como me ha comentado mi colega y amigo Herve Bouy, algún día tal vez se encuentren orbitando alrededor de agujeros negros (auqnue nos preguntamos qué técnica se podrá utilizar).

Por supuesto, las propiedades de todos estos planetas son muy distintas de las condiciones fisico-químicas que se dan en la Tierra o en el resto de los planetas del Sistema Solar. Desde masas, composiciones y estructuras, pasando por temperaturas y presiones, existe una extraordinaria variedad. Espero poder desarrollar estas ideas algo más durante los próximos días.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Tus varios artículos sobre exoplanetas son una poética constatación de la intrepidez del espíritu humano. Sin embargo, no desvelan lo profundo de nuestra insensatez e incoherencia. Mientras nos afanamos por descubrir mundos y vida extrasolares, permanecemos impasibles e inactivos ante la destrucción de nuestro habitat.

A mi modo de ver, éste es el mayor de los sinsentidos de la especie humana, y me temo que tal comportamiento se asemeja más al de una plaga que al de una especie racional.

Un saludo,

el pobrecito hablador

Te doy parcialmente la razón.

Pero bien sabes, pobrecito hablador, que explorar, indagar, forma parte de la más íntima naturaleza humana (de hecho, de los primates superiores)…

Sí, nuestro comportamiento con el planeta, y con nosotros mismos, no tiene disculpa, es imposible de explicar (al menos yo no encuentro explicación).

Como el cáncer, que "explora, indaga y viaja" por un organismo hasta que ya no queda nada…

A pesar de los probles que nosotros mismos creamos, no hay que desesperar. No todo es negativo. Y siempre quedarán las obras de arte, la literatura, y los descubrimientos científicos.

No quiero ser negativo, y quiero creer que con las adecuadas políticas, seremos capaces de conservar el planeta y sus habitats, siempre que no esperemos.

Te recomiendo, pobrecito hablador, que leas los varios blogs de Madri+D que tratan sobre recursos naturales y energía, como Ciencia y Tecnología Nuclear, o el de Ciencias del Mar.

Por supuesto que no hay que tirar la toalla, pero cuanto antes asumamos nuestras limitaciones y nuestro egoismo de especie, antes podremos actuar de una forma racional y poner remedio a los grandes problemas a los que nos enfrentamos. Es necesario reencauzar el espíritu explorador del "homo confector" hacia cuestiones que aporten beneficio a la especie.

Un saludo,

el pobrecito hablador

PD Hay una errata en el título, falta la "p" de planetas…

http://laesquinadelpobrecitohablador.blogspot.com/

¿Propones, tal vez, abandonar toda la ciencia básica? ¿Toda investigación que no tenga una aplicación inmediata?

¿En cuál de mis comentarios has leído semejante dislate? Además, la ciencia básica aporta beneficios para la especie, así que no te lleves el debate a otro lugar, por favor.

De lo que hablo es de asumir nuestra dualidad, de moderar la exaltación que se hace del espíritu humano desde ciertos ámbitos y del reconocimiento de nuestras limitaciones animales. Si lo prefieres de otra manera, desmantelar el antropocentrismo exacerbado que defienden las religiones monoteistas.

De vez en cuando, conviene apuntar los telescopios a la casa del vecino, para mirar en que condiciones vive, reconocernos en él y contemplar las vigas y pajas en ojos varios.

Así, en vez de explorar la sierra de Cazorla con un todoterreno a todo trapo, los límites de una tarjeta de crédito en un centro comercial o el aguante de la biosfera antes de su desmoronamiento, convendría reencauzar nuestros instintos hacia cuestiones más útiles. Pero para ello, debemos ser conscientes primero de lo perjudicial de ciertas acciones.

Creo que no has seguido mi línea argumental. No pretendo criticar la búsqueda de exoplanetas, que es una tarea ciertamente fascinante. Al contrario, pretendo utilizar a tan lejanos focos de interés para recordar a tus lectores que vivimos en un objeto similar que requiere tanta o más atención: ¡un endoplaneta llamado tierra!

http://laesquinadelpobrecitohablador.blogspot.com/

Eran preguntas retorias. Bien sabí que no ibas por ahí. Pero quería evitar confusiones.

Pobrecito hablador tiene mucha razón aunque a lo mejor se pasa un poco (Por cierto, enhorabuena, te leo a diario en Barrapunto).

Yo también opino que hay que pensar antes en lo que tenemos a la vuelta de la esquina (que se nos puede echar encima por mala gestión) pero no por ello dejar de indagar e investigar.

¿Quién sabe? ¡Quizás un día encontremos en otro planeta la solución inmediata a nuestra autodestrucción!

creo que la investigacion del los exoplantetas, no dara un mejor entendimiento de nuestro origen y la forma en que podemos regular nuestra autodestruccion planetaria, ademas el hombre siempre se ha distinguido por el afan de ir "más alla" la eterna busqueda de nuestro origen, dejando atras todo dogma, asi es cmo evolucionamos, el conocimiento de nuestro universo nos dara las respuestas……….

Saludos.

tank you is post
Hubo un tiempo que aceptar que Venus, Marte, Mercurio, Júpiter y Saturno eran objetos similares a la Tierra, y que todos orbitaban alrededor del Sol, fue una verdadera revolución intelectual. Ahora se descubren exoplanetas cada semana, y en ambientes verdaderamente exóticos.

(requerido)

(requerido)


*