El nuevo telescopio HEXA: el futuro del cartografiado del universo

Durante los últimos tres días se ha celebrado en Granada, en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), el congreso “HEXA: un instrumento para el cartografiado espectroscópico”, en donde se ha presentado el proyecto HEXA a la comunidad astronómica, que consiste en un telescopio con un espejo primario de 6.5 metros y instrumentación especializada en la realización de grandes  mapeados espectroscópicos. El objetivo: solucionar problemas de Gran Ciencia.

HEXA, un telescopio de 6,5 metros que se ubicaría en el Observatorio de Calar Alto, surge de la necesidad de disponer de datos espectroscópicos de grandes áreas del cielo. El espectro de luz de un objeto celeste aporta información crucial sobre su composición, temperatura, densidad o velocidades y, a día de hoy, no existen instrumentos capaces de realizar cartografiados espectroscópicos masivos y de alta resolución.
Tras dos décadas de ambiciosos cartografiados fotométricos (o de imágenes), como SDSS, 2MASS o WISE, se ha hecho evidente la carencia de contrapartidas espectroscópicas de alta resolución que permitan resolver problemas clave relacionados con la evolución galáctica, la naturaleza de la energía oscura o la física estelar.
Así, los datos de HEXA constituirán el complemento idóneo de los datos fotométricos disponibles, y permitirán aprovechar al máximo el potencial de misiones como Gaia, un satélite de la Agencia Europea del Espacio (ESA) que permitirá elaborar el censo de estrellas más amplio de nuestra galaxia, así como descubrir cientos de miles de nuevos objetos cósmicos.

El telescopio HEXA, Calar Alto, Almería.

 

Tanto las características de HEXA como su modo de funcionamiento lo convierten en un instrumento pionero. Por una parte, es un `laboratorio´ científico diseñado para dar respuesta a problemas astrofísicos, pero que funcionará de manera diferente a otros telescopios, ya que obtendrá datos de manera secuencial, cartografiando todo el cielo visible desde Almería.

Además, el análisis de los datos que proporcione HEXA también precisará estrategias innovadoras. Será una tarea ingente, que requerirá organizar su explotación de manera análoga a experimentos como los del CERN, con un grupo muy numeroso de científicos que hagan uso de los mismos. Sin lugar a dudas, toda una oportunidad de desarrollo y mejora del tejido científico-tecnológico, liderado localmente y en el que los equipos españoles, y especialmente andaluces, jugarán un papel preponderante.

El edificio y el telescopio HEXA, en el observatorio de Calar Alto, Almería

 

 

En ocasiones me preguntan si éste es el momento más adecuado para plantearse este tipo de inversiones. Mi respuesta es firme: “fijense en la estrategia alemana: inversión masiva en ciencia (básica y aplicada) nada más empezar la crisis”.

La necesidad de este tipo de proyecto está clara para la comunidad científica. Su impacto tecnológico también. Ahora la pelota está en el campo de las agencias financiadoras.

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*