¿Calentamiento global?, pero si está nevando

Durante los últimos temporales que hemos sufrido en nuestro país, con grandes nevadas incluidas, en seguida han aparecido diversos periodistas, tanto en prensa, como radio y televisión, ridiculizando o, en el mejor de los casos, poniendo en duda el proceso de calentamiento global que está padeciendo el planeta. En cualquier caso, son igual de oportunistas que aquéllos que atemorizan, cuando se producen temporadas de gran calor, con los padecimientos que sufriremos en el futuro por las altas temperaturas que vendrán. Entonces, ¿se está produciendo calentamiento global?

[Javier Dufour]

En mi opinión la respuesta es sí, hay pruebas de que la temperatura media de la Tierra tiene una tendencia de aumento. El debate se establece en si es por causas antropogénicas o por causas naturales. Como podrán encontrar en infinidad de sitios, incluidas películas cinematográficas y reportajes “científicos”, hay argumentos en los dos sentidos. Vamos a intentar abordar otro punto de vista.

 

El principio fundamental en la defensa del medio ambiente es que “el que contamina, paga”. Si atendemos a la definición de contaminar que aparece en el Diccionario de la Real Academia Española, es “alterar nocivamente la pureza o las condiciones normales de una cosa o un medio por agentes químicos o físicos”. Y, ¿qué hemos hecho los humanos desde hace más de 150 años, sino alterar la atmósfera, emitiendo grandes cantidades de CO2 y otros gases de efecto invernadero o que contribuyen a la destrucción de la capa de ozono? Hemos alterado el equilibrio natural, introduciendo incluso nuevos y complejos compuestos en las capas altas de la atmósfera.

 

Quizás alguien podría argüir la calificación de “nocivo”. En este sentido es muy común oír comentarios como “nocivo, pero si, por ejemplo, en Gran Bretaña se podrán cultivar vides y obtener buenos vinos, gracias a la mayor temperatura ambiental provocada por el cambio climático”. En este caso, no nos queda más que felicitar a los británicos por la buena suerte que tendrán en el futuro, pero también tenemos que acordarnos de la infinidad de especies animales y vegetales que están desapareciendo a un ritmo mucho más acelerado que el natural.

 

Parecen claros, al menos para mí, los efectos nocivos de las acciones antropogénicas y, por lo tanto, debemos pagar porque hemos contaminado. ¿Y cómo lo hacemos? Adoptando las medidas adecuadas para minimizar las emisiones, bien por captura o mejorando los procesos productivos.

 

En mi opinión, el principal problema del cambio climático es que se ha politizado. Los dos partidos mayoritarios de nuestro país han optado por posturas divergentes, siendo respaldados por los grupos de medios de comunicación según su perfil ideológico. Las personas que se preocupan por el medio ambiente y que creen en la realidad de un calentamiento global antropogénico no son unos “progres trasnochados” o unos “rojillos”, como apuntaba un relevante político de nuestro pasado más cercano, ni los que no lo hacen son unos “retrógrados”, como se dice desde el otro lado del hemiciclo. Debería adoptarse una postura más seria y dedicar los esfuerzos necesarios a solucionar el problema, porque… “el que contamina, paga”.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*