Jugando con la anisotropía magnética de los lantánidos en superficies

Autor: José Ignacio Martínez, Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid (ICMM-CSIC)

El camino hacia la reducción del tamaño de dispositivos electrónicos pasa por el uso de átomos como elementos de memoria. Para convertir un átomo en un bit de información es necesario manipular su estado magnético. Es por ello que los investigadores buscan átomos con un alto grado de anisotropía, y que puedan ser fácilmente manipulables. Los lantánidos (elementos 4f) poseen propiedades que los hacen altamente interesantes para estabilizar el magnetismo. El acoplamiento espín-órbita hace que puedan tener una anisotropía muy alta, y un estado magnético muy estable que podría ser protegido de desestabilizaciones del entorno. Estos elementos 4f tienen un momento magnético mayor que elementos usados habitualmente para aplicaciones magnéticas como son el hierro (Fe) o el cobalto (Co).

Recientemente se ha demostrado que átomos individuales de lantánidos pueden usarse para almacenar información como bits. Sin embargo, el principal problema con estos sistemas de átomos aislados es su alta difusión al depositarlos en superficies con el objetivo de construir dispositivos de memoria. Investigadores liderados por David Écija, del Instituto IMDEA Nanociencia (Madrid), han diseñado redes metal-orgánicas de disprosio en superficies, manifestando un fuerte aumento de la anisotropía magnética en comparación con átomos individuales. También se ha detectado un cambio en la dirección del eje de magnetización. En un átomo aislado de disprosio la orientación de la anisotropía es fuera del plano, mientras que en el átomo coordinado mediante enlaces moleculares la anisotropía presenta un ángulo oblicuo y es más fuerte. El resultado pone de manifiesto la complejidad del magnetismo en sistemas de lantánidos en superficies, que pueden ser alterados drásticamente mediante pequeños cambios estructurales.

El magnetismo del sistema se midió mediante la técnica de dicroísmo magnético por Sofia Parreiras (MSCA fellow en el IMDEA Nanociencia) en colaboración con los científicos de la línea BOREAS del Sincrotrón ALBA (Barcelona), dirigidos por Pierluigi Gargiani. En el próximo paso de esta investigación, esperan encontrar una anisotropía más fuerte usando otros elementos lantánidos, como el erbio, así como desacoplar el sistema usando otros sustratos diferentes. Este resultado científico, publicado con el título “Tuning the Magnetic Anisotropy of Lanthanides on a Metal Substrate by Metal–Organic Coordination” en la revista académica Small, ha sido portada principal del número 35 de esa revista. La investigación es una colaboración entre el IMDEA Nanociencia y el ICMM-CSIC en Madrid, el ICN2 y el Sincrotrón ALBA en Barcelona, y la Freie Universität de Berlín, esta última en Alemania, bajo la dirección de David Écija.

Los átomos de disprosio en redes metal-orgánicas bidimensionales sobre una superficie de cobre reorientan su eje fácil de imanación.

Contacto

José Ignacio Martínez, Investigador del grupo ESISNA del programa FotoArt-CM.

Coordina FotoArt-CM: Víctor A. de la Peña O´Shea, Instituto IMDEA Energía.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..