Archivo de noviembre 29th, 2013

Las nueces ¿Fruto seco que favorece la longevidad?

Nuts!Es la conclusión que resumen un estudio observacional de expertos de la Universidad norteamericana de Harvard publicado online en la revista The New England Journal of medicine que ha recopilado datos de una muestra de población de unas 120.000 personas durante un periodo de 30 años, concluyendo que en aquellos que consumían nueces y otros frutos secos se ha producido un 20% menos de mortalidad en comparación con la muestra de población que no lo consumían habitualmente.

El equipo de investigadores de Harvard también expone que aquellas personas que se alimentan frecuentemente de nueces tienden a llevar una vida más saludable de forma consciente, incluyendo hacer ejercicio, no fumar y comer más verduras, hortalizas y frutas.

Según el estudio, el consumo de nueces una vez por semana desarrolla un menor riesgo de mortalidad por alguna enfermedad crónica. Ya existían otros estudios observacionales que intentan demostrar los beneficios del consumo de frutos secos frente a enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2 (también se han desarrollado estudios sobre sus beneficios en la función renal, la función cognitiva, la aterosclerosis, el síndrome metabólico y los biomarcadores inflamatorios), pero no se tenía claro la asociación con la disminución de riesgo de mortalidad general. Según el estudio se estima que el riesgo de mortalidad por enfermedad cardíaca disminuyó 29% y por incidencia del cáncer bajó al 11%.

Las nueces, debido a su composición nutricional es saludable consumirlas con frecuencia. Un consumo de entre 30 a 50 gramos tres veces por semana es una cantidad adecuada. Las nueces contienen grasas no saturadas, proteínas de alta calidad, fibras, vitaminas, minerales y fitoquímicos que confieren propiedades cardio-protectoras, antinflamatorias y antioxidantes.

ReferenciaYing Bao, M.D., Sc.D., Jiali Han, Ph.D., Frank B. Hu, M.D., Ph.D., Edward L. Giovannucci, M.D., Sc.D., Meir J. Stampfer, M.D., Dr.P.H., Walter C. Willett, M.D., Dr.P.H., and Charles S. Fuchs, M.D., M.P.H.; The New England Journal of medicine 2013.

 

Etiquetas: