Planetas “flotando” en el espacio interestelar

Leo con sorpresa una nota de prensa de NASA, la agencia espacial americana, en la que anuncia el descubrimiento de diez objetos de masa planetaria, pero que no orbitan alrededor de ninguna estrella. El titula, como casi siempre, bastante llamativo: “los planetas flotantes pueden ser más comunes que las estrellas”. Me gustaría hacer varias puntualizaciones para intentar explicar qué significa este descubrimiento, tratar de ponerlo en contexto:

 

Sí, creo que es un resultado bastante interesante, sobre todo por la técnica utilizada, “microlensing”. Consiste en la observación continuada de un campo de estrellas. Si un objeto de muy baja luminosidad pasa por la línea visual de una de estas estrellas, puede provocar, dependiente de varios factores, un incremento del brillo de la estrella debido al efecto de la lente gravitacional (el campo gravitatorio del objeto “invisible” desvía la luz que proviene de la fuente, más lejana). No es la primera vez que se utiliza, y de hecho se han detectado objeto mucho menos masivos, aunque hasta ahora ligados a una estrella central.  El mismo equipo presentó uno de estos resultados hace un año.

El titulo puede llevar a la confusión: nada “flota” en el espacio. Digamos que es una licencia literaria que debe manejarse con cuidado. Aunque entono el mea culpa y confieso que utilizo expresiones análogas en numerosas ocasiones. Por otra parte, la determinación de la cantidad de objetos subestelares (enanas marrones y planetas aislados) pudiera ser importante para determinar la masa de toda la galaxia y para resolver un problema muy relevante, el de la materia oscura. Sin embargo, hace años ya se estableció que independientemente del número total, no juegan un papel significativo.

Se especula que se han posido crear por un mecanismo análogo al que dio lugar a la formación del Sistema Solar, a partir del material de un disco circunestelar que se originó durante los primeros años de la vida del Sol. Precisamente es eso, una especulación. Bien pudieran haberse formado por un método similar al de las estrellas, el colapso y fragmentación de nubes de material interestelar. De hecho, dependiendo de la masa, serían enanas marrones, si la masa estimada es la correcta, objetos aislados  de masa planetaria (que no llegan a tener ningún tipo de reacciones nucleares en su interior durante ningún momento de su cuasi-eterna vida).

Lo que más me sorprende es que este tipo de objetos se han detectado antes, por varios equipos (yo mismo he participado en un de ellos). La técnica es muy distinta: imagen directa en diferentes longitudes de onda (“colores” en el rango óptico o infrarrojo) y una confirmación posterior con espectroscopía, con objeto de estudiar sus propiedades. De hecho, los primeros descubrimientos se realizaron hace ya más de diez años.

Aunque reitero que es un descubirmiento fascinante, tengo la sensación que el anuncio tiene más que ver con un posible reinicio de las discusiones sobre el significado del termino “planeta” y cómo se define un “exoplaneta“, que con la verdadera ciencia que se puede extraer. Un debate muy interesante, tanto por sus implicaciones científicas y de prioridad en los descubrimientos, como políticas (en la arena de la ciencia, claro, por la necesidad de encontrar financiación).

Para aclarar alguna dudas, invito a los lectores a leer algunas de las entradas publicadas en esta bitácora.

Nuestros desconocidos vecinos, las enanas marrones ultrafrías

 

¿Qué es un planeta?…

 

Sobre la diversidad de los Sistema Planetarios

 

Los astrónomos buscan una nueva definición de planeta

 

Exoplanetas: definiendo el término planeta fuera del Sistema Solar

 

Exoplanetas: extraños mundos en entornos extremos

 

Tipos de planetas: zoología exoplanetaria (Astrobiología VI)

 

¿Formación planetaria en acción?

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] Sí, creo que es un resultado bastante interesante, sobre todo por la técnica utilizada, “microlensing”. Consiste en la observación continuada de un campo de estrellas. Si un objeto de muy baja luminosidad pasa por la línea visual de una de estas estrellas, puede provocar, dependiente de varios factores, un incremento del brillo de la estrella debido al efecto de la lente gravitacional (el campo gravitatorio del objeto “invisible” desvía la luz que proviene de la fuente, más lejana). No es la primera vez que … [Seguir leyendo...] Compromiso social por la ciencia Master Site Feed Posts [...]

(requerido)

(requerido)


*