Los beneficios directos de la Astronomía: el telescopio de 30 m TMT como ejemplo

Después de largos meses de manifestaciones en Hawaii y una dura oposición por parte de la comunidad nativa, el consorcio responsable del proyecto de telescopio de 30 metros anunció que si finalmente no se puedo construir en Mauna Kea, uno de los dos grande volcanes que dominan la gran isla de Hawaii, el proyecto se trasladará a la Palma, en las Canarias. Pero, ¿realmente es necesario otro telescopio gigante? ¿Qué significa? ¿Implica algún beneficio directo? Y, en general, ¿para qué sirve la astronomía?

Así podría ser el TMT una vez finalice su construcción. Crédito TMT.

El “Thirty Meter Telescope” (TMT) es un gran proyecto científico liderado por varias instituciones americanas y al que también están asociados centros de Japón, China, India y Canadá, junto con la Gordon and Betty Foundation. Entre sus objetivos se encuentra el estudio de la formación de sistemas planetarios, la evolución de las galaxias y la estructura del Universo. Es uno de los tres observatorios de nueva generación que entrarán en funcionamiento la próxima década. Dos de ellos, el European Extemely large Telescope (E-ELT), perteneciente al Observatorio Austral Europeo (ESO) y el también americano Giant Magellan Telescope (GMT) se están construyendo en Chile, mientras que el TMT tenía como destino Hawaii. La tercera localización ideal para realizar astronomía óptica e infrarroja desde tierra, la isla de la Palma, había quedado fuera de esta carrera. O eso creíamos hasta ahora.

La oposición hawaiiana a los grandes telescopios

 En la gran isla de Hawaii, lejos de la isla de Oahu y su bulliciosa capital de Honolulu, se albergan una de las mayores concentraciones de telescopios de todo el mundo, entro los que se encuentran cuatro de clase 10 metros: los gemelos Keck I y II, Gemini-N y el japonés Subaru. El primer telescopio que se construyó en la cima de Mauna Kea, un  extinto volcán, empezó sus operaciones científicas en el año 1970. En la actualidad funcionan 13 instalaciones distintas, incluyendo radiotelescopios. Por otra parte, la carretera de acceso, abierta a todo el mundo, a permitido que  cada noche un gran número de turistas puedan disfrutar de la magnífica puesta de sol.

Sin embargo, desde hace unos años ha aparecido una resistencia a la presencia del observatorio, que se ha incrementado ante la perspectiva de la construcción del gigantesco TMT, que dejaría enanos incluso a los impresionantes Keck, Subaru y Gemini-N. Los nativos de origen hawaiiano argumentan que son sus tierras ancestrales y que el volcán Mauna Kea está directamente conectado con sus deidades tradicionales. A ello se unen consideraciones sobre la conservación ambiental.

 En total, se trata de un proyecto de 1400 millones de euros que además crea puesto de trabajo muy cualificados y que ahora está en suspenso. Además, tras la construcción, la explotación del telescopio durará al menos 65 años, que es el tiempo de vida útil de una instalación de estas características.

El caso ha llegado a los tribunales y antes la oposición firme de parte de la población, estimada en torno a un 25%, y debido a los retrasos que se van acumulando, el órgano que dirige las operaciones ha decidido buscar alternativas. Después de evaluar varias posibilidades, ha anunciado que, en caso de que finalmente no pueda ser construido en Hawaii., su destino será la isla de La Palma, en España.

En cualquier caso, ¿tiene sentido realizar inversiones de esta cuantía? ¿Es relevante saber, por ejemplo, que el Universo tiene 13.810 millones de años? En general,  ¿tiene el conocimiento puro un valor en sí mismo?

Los beneficios directos de la astronomía

La ciencia, especialmente desde la revolución científica que comenzó en el siglo XVIII, ha sido esencial para mejorar la calidad de vida de una persona común. Se puede decir que cualquier ciudadano de clase media vive mejor hoy en día que Carlos I, emperador de Sacro Imperio Romano Germánico y rey de España, por no hablar de cualquiera de sus súbditos. La astronomía ha tenido, nunca mejor dicho, un papel estelar en este desarrollo, en buena parte debido a su relevancia para la navegación y la cartografía. Pero sin mirar tan atrás, en las últimas décadas se han desarrollado numerosos productos directamente relacionados con las necesidades de la astronomía, la astronáutica y la exploración espacial que se utilizan de manera masiva. En medicina destacan el reciente uso de la óptico adaptativa para la diagnosis con microscopio, y escáneres y resonancias magnéticas, cuyas imágenes se generan por técnicas desarrolladas para sintetizar datos obtenidos con varios radiotelescopios. Los escáneres de los aeropuertos siguen principios similares. Las famosas películas Kodak aparecieron para poder tomar mejores fotografías del Sol, mientras que los detectores de los vídeos y de cámara fotográficas actuales primero fueron diseñados para usos astronómicos. Los GPS encuentran posiciones exactas porque tienen un sistema de referencia que en última instancia está fijado por galaxias y cuásares. La comunicación entre aparatos electrónicos por WIFI apareció también por la astronomía. Desde un punto de vista más amplio, los satélites de comunicaciones y de predicción meteorológica, o nuevos materiales de uso común o industrial son productos de la carrera espacial.

Así, según la empresa europea Airbus, por cada euro invertido en el sector se generan cuatro. El conocido divulgador americano Carl Sagan declaró ya hacer 35 años que el dinero dedicado por NASA a la exploración de otros planetas, según sugerían diversos estudios, estaría produciendo un retorno a la economía americana de siete veces su cantidad.

Mientras, en España, un país mediano caracterizado por la falta de tejido industrial competitivo, la inversión en ciencia y tecnología disminuyó en un 34% en el periodo 2009-2013, con el consiguiente impacto negativo en la capacidad para afrontar los desafíos futuros y la competencia internacional . Este año se ha producido un pequeño incremento pero, de seguir a este paso, se tardará décadas en ponernos al nivel de nuestros socios europeos y transatlánticos quienes, no lo olvidemos, también son nuestros competidos por las inversiones internacionales y por los mercados. En verdad la ciencia es bienestar y puestos de trabajo de calidad y el TMT representa ambos. Bienvenidos sea si, finalmente, viene a las Canarias.

 David Barrado
@David_Barrado

Vídeos y animaciones aquí.

Entradas de temática similar:

Los beneficios de la Astronomía

¿Para qué sirve la Astronomía? Usos en medicina

Capacidades de la industria española en relación con la astronomía

Rosetta, el éxito de la ciencia y la tecnología europea

¿Quién gana con la globalización? El precio de la falta de inversión en educación e I+D

Nueva gran instalación astrofísica en España

Realmente, ¿es necesaria la investigación?

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*