Nuestra huella ecológica o cuantos mundos hacen falta para soportar nuestro modo de vida insostenible

El Desarrollo sostenible, que según la cumbre de la tierra en 1992 quedó definido como “El que satisface las necesidades presentes sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades” se cuantifica mediante un parámetro denominado déficit ecológico. Así, los individuos, regiones o países cuyo déficit ecológico sea  negativo  estarán consumiendo más recursos de los que son capaces de producir y, por lo tanto, serán insostenibles.

 

El déficit ecológico es la diferencia entre  la huella ecológica o “superficie necesaria para producir los recursos consumidos y para asimilar los residuos generados por una población” y la capacidad de carga de esa misma población definida como la capacidad de producir esos mismos recursos por la superficie correspondiente a dicha población. Tanto la huella ecológica, como la capacidad de carga y el déficit ecológico se cuantifican en unidades de superficie (hectáreas) per cápita  (Ha/cap) de dicha población.

 

De manera global el déficit ecológico mundial es de -0.5 Ha/cap,  ascendiendo en los países desarrollados a -3.1 Ha/cap. En España  la capacidad de carga es de 2.4 Ha/cap y la huella ecológica de 6.4 Ha/cap. Por lo tanto, el déficit ecológico español es de 4 Ha/cap y el cociente entre estos dos parámetros es de 2.5, que es lo mismo que decir  que para que nuestro sistema de vida fuese sostenible nuestro país debería contar con cuatro veces más superficie de la que cuenta en realidad.

 

Por Comunidades Autónomas, las menos sostenibles (cociente entre la huella ecológica y capacidad de carga) son Madrid con un valor del 19.9, seguida por Canarias y la Comunidad Valenciana con un 10.4 y 7.8 respectivamente. Las únicas Comunidades Autónomas con una valor inferior a uno, y por lo tanto sostenibles,  son Castilla-León con un 0.7 y  Castilla la Mancha y Extremadura con un 0.8.

 

[Mª Jesús Marcos Crespo]

De un tiempo a esta parte la palabra “sostenibilidad” ha entrado a formar parte de nuestro vocabulario diario, aparece en la mayor parte de las noticias de esta weblog y en cualquier reportaje, artículo escrito o, incluso, anuncios publicitarios sobre economía, energía, medioambiente, etc. (vehículos sostenibles, transporte o arquitectura sostenibles, combustibles o hasta energía nuclear sostenible). Sin embargo, suele aparecer como adjetivo calificando al artículo en cuestión como muy o poco sostenible, rara vez se cuantifica el grado de sostenibilidad que vendrá dado por la relación entre los recursos consumidos por una comunidad  y los que esa comunidad es capaz de generar.

 

Mathis Wackernagel y William Rees de la Universidad de la Columbia Británica, en el año 1995, definieron la huella ecológica (footprint o ecological footprint) como el área de territorio ecológicamente productivo (cultivos, pastos, bosques o ecosistema acuático) necesaria para generar los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población definida con un nivel de vida específico indefinidamente, donde sea que se encuentre esta área.

 

La huella ecológica se expresa habitualmente en hectáreas. Su aplicación es posible a todos los niveles: país, región, ciudad, evento (congreso, convención…), vivienda, incluso a título individual.  Para calcularla se hace una estimación del consumo en kg/persona y año de:

 

  1. Cultivos para producir los vegetales que la población consume en su alimentación
  2. Pastos para el ganado necesario para producir la carne que la población consume
  3. Bosques para la producción de la madera y papel utilizados
  4. Mar productivo del marisco y el pescado
  5. Terreno construido para viviendas e infraestructuras
  6. Área de bosque necesaria para la absorción del CO2 emitido como consecuencia del consumo de combustibles fósiles y para la producción de energía.

 

Una vez estimado el consumo de los diferentes recursos, la huella ecológica de cada uno de ellos se calcula dividiendo estos valores por el rendimiento medio de la producción  en la región (kg/Ha). La huella ecológica total del individuo, país o región es la suma de las huellas por cada uno de los seis recursos antes descritos.

 

El otro factor a tener en cuenta es la capacidad de  producción de los recursos definida como su capacidad de carga definida a su vez como la superficie disponible en el ecosistema en cuestión para la producción de los diferentes recursos que la comunidad requiere y que se define como la superficie biológica productiva local menos un 12% que es la superficie que se considera necesaria para conservar la biodiversidad.

 

El déficit ecológico es la diferencia entre el área disponible (capacidad de carga) y el área consumida (huella ecológica) y pone de manifiesto la sobreexplotación del terreno y la incapacidad de regeneración.

 

El planeta Tierra cuenta con una capacidad de carga de 11400 millones de Hectáreas (cultivos+superficie marina productiva) y 6300 millones de personas por lo que, para que la Tierra sea sostenible, cada uno de nosotros deberíamos consumir no más de 0.25 Ha cultivo, 0.6 de pastos, 0.6 de bosques, 0.5 de superficie marina y 0.03 hectáreas construidas. En total, teniendo en cuenta el 12% de superficie reservada para el mantenimiento de la biodiversidad, la capacidad de carga mundial es de 1.7 Ha/cap. Por el contrario, la huella ecológica media en el mundo es de 2.2, ascendiendo a 9 en América del Norte, 4.8 en la Unión Europea (EU-25), 2.2 en América Central, 1.5 En Asía y 0.8 en África.

 

El déficit ecológico lógicamente no es uniforme en todos los países, estando directamente relacionado con el nivel de desarrollo (a mayor nivel mayor consumo) oscilando entre un – 3.1 en los países desarrollados y un 0.1 en los países en vías de desarrollo. La página Web de la Global footprint Network proporciona información muy completa y detallada sobre la huella y déficit ecológico por países, de ella hemos extraído el mapa que aparece a continuación y en el que se detalla por países cuales son ecológicamente deficientes o con superávit.

 

Con respecto a España la huella ecológica es de 6.40 Ha/cap mientras que la capacidad de carga es de 2.43 Ha/cap lo que supone un déficit ecológico de casi 4.0 Ha/cap, esto significa que para que España fuese ecológicamente sostenible necesitaría una superficie útil 4 veces superior a la que tiene. La tabla siguiente muestra por Comunidades Autónomas la Huella Ecológica, la Capacidad de Carga y la relación entre los dos parámetros (un valor inferior a 1 implica que produce más recursos de los que genera, inferior que es deficitaria), sólo tres Comunidades (Castilla-León, Castilla-La Mancha y Extremadura se podrían clasificar como ecológicamente sostenibles. Más información se puede encontrar en el informe “ANÁLISIS PRELIMINAR DE LA HUELLA ECOLÓGICA EN ESPAÑA” del Ministerio de Medioambiente.

Comunidad Autónoma

   Huella Ecológica

Capaci-dad de Carga

Relación Huella/

capacidad

carga

Comunidad Autónoma

   Huella Ecológica

Capaci-dad de Carga

Relación Huella/ capacidad carga

Andalucía

5.63

2.02

2.8

Extremadura

5.50

7.10

0.8

Aragón

7.25

3.60

1.1

Galicia

6.64

4.40

1.5

Asturias

6.74

2.93

2.3

Madrid

6.75

0.34

19.9

Baleares

5.91

1.04

5.7

Murcia

6.05

1.55

3.9

Canarias

5.11

0.49

10.4

Navarra

6.96

4.37

1.6

Cantabria

7.02

4.44

1.6

País Vasco

6.48

1.20

5.4

Castilla-León

5.75

7.87

0.7

La Rioja

6.54

4.00

1.6

Castilla-La Mancha

6.45

8.21

0.8

Ceuta

5.87

0.14

41.9

Cataluña

6.43

1.05

6.1

Melilla

5.80

0.15

38.7

Comunidad Valenciana

5.94

0.82

7.2

ESPAÑA

6.40

2.43

2.6

 Estando claro que es imposible aumentar la superficie de la Tierra para con ello incrementar nuestra capacidad de carga o nivel de producción de recursos la única forma de reducir el déficit ecológico es reducir nuestra huella ecológica  mediante la aplicación de políticas de ahorro energético y de buenas prácticas (utilización de energías renovables, reducción del consumo energético, reciclaje y reutilización, utilización de transporte público, etc.). Para ello es fundamental conocer cual es nuestra huella ecológica y como podemos reducirla, existen numerosas calculadoras de huella ecológica en la red, las cuales mediante una serie de preguntas estiman el valor de nuestra huella ecológica, probablemente la más completa sea  Ecological  footprint quiz en la que es posible calcular la huella ecológica de cada persona en función del país en el que vive. Es muy interesente realizar en primer lugar el test respondiendo tal como vivimos actualmente y posteriormente ir aplicando políticas de sostenibilidad y ver como se puede reducir nuestra huella ecológica.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola,

No tiene q ver directamente lo q voy a escribir con el articulo pero no sabia donde comentarlo, y aqui me ha parecido bien. :-)

Ni soy fisico, ni me dedico al tema de la energia solar. Mis conocimientos del area en cuestion son de andar por casa, sin embargo creo que las centrales solares termicas funcionan captando la luz solar y concentrandola en un punto por medio de espejos. Bien, pues se me acaba de pasar por la cabeza la siguiente idea, la cual es mas q posible q este o bien ya implementada o desechada por falta de utilidad.

La idea es la siguiente, y se basa en una simple pregunta.

utilizan dichas centrales el llamemosle efecto lupa?

Me refiero a que el calor q se produce si hacemos pasar la luz solar a traves de un cristal es mucho mayor. Esto es facilmente observable al ponerse detras de una ventana de doble acristalamiento o utilizando una lupa para concentrar la luz solar en un punto y quemar un papel, por ejemplo.

Es decir, dichas centrales hacen pasar el haz de luz concentrada de los espejos por varias capas de cristal o una "lupa gigante" antes de llegar al punto de concentracion?

Saludos.

Con respecto a lo de la lupa: una lupa actúa concentrando los rayos solares en un punto. Por éso el calor después de la lupa es mucho mayor. No es que amplíe la potencia de los rayos que pasan, simplemente concentra todos en un punto. Eso es precisamente lo que hacen los espejos en la central solar térmica, concentrar todos los rayos solares que les llegan en un solo punto.

Efectivamente la luz se puede concentrar bien por refracción (lupa), bien por reflexión (espejos), aunque se están investigando concentradores por refracción, que son los denominados concentradores por refracción tipo fresnel (esto es un conjunto de lupas con un foco común) que permiten obtener grandes concentraciones y con una gran calidad óptica tienen como inconveniente que las lentes por encima de un tamaño de unos pocos centímetros resultan extremadamente caras.

Por ello todas las tecnologías solares de concentración en el mercado (receptores cilindro parabólicos, torre y discos) se basan en la reflexión de los rayos solares en espejos de forma paraboloide que concentran la radiación es el colector o receptor. Un espejo resulta mucho más económico sobre todo en grandes dimensiones, las centrales solares de concentración se construyen para producir electricidad en el orden de decenas de MW.

A veces y cuando se quiere obtener grandes concentraciones se utilizán los dos mecanismos simultanémente (concentrador y reconcentrador), en fotovoltaica de concentración también se pueden utilizar.

Haremos una noticia sobre este tema

es una caca no encuentro por ningun lado mi huella ecologica

nesecito informacion

Esta muy claro que los recursos de el planeta son limitados y ademas muy mal repartidos y de eso se trata no hay de momento

nadie que plantee soluciones justas para todos los humanos en tener lo suficiente para vivir en este planeta con una cierta dignidad,tener acceso a la sanidad,educacion,alimentacion y justicia

real, solo se globaliza el negocio y asi nos va a la mayoria y desde luego hay que limitar la poblacion mundial y salir de este sistema que nos lleva al desastre con un crecimiento economico para unos pocos en detrimento de la mayoria.

Quisiera saber dos cosas
Como los hospitales en general las unidades de salud aportan con CO2 para la huella ecológica
Y cuales son los elementos o productos que aportan de estas instituciones para la contaminación

Quisiera saber dos cosas
Como aporta el sector salud o los hospitales para la huella ecológica
Y cuales son los productos, elementos u otros a tomar en cuenta en salud para la contaminación o producción de CO2
Gracias

[...] Os preguntaréis dónde quiero llegar. Es fácil, actualmente no hay recursos para mantener toda la población del ser humano… Bueno, quizá los hay, pero con la repartición equitativa que muestra el planeta (nótese la ironía), no los hay (lo que se llama déficit ecológico, es decir, cuánto tiempo se tarda en consumir los recursos anuales de toda la población mundial: cuanto antes sea, mayor será el déficit ecológico). De manera que cada vez está aumentando más la población, de manera exponencial, pero los recursos no aumentan del mismo modo. De hecho ni siquiera aumentan, sino que disminuyen. ¿Cuánto tiempo más puede aguantar el planeta este ritmo? ¿Qué pasará cuando se entre en déficit ecológico el 1 de enero? Comparación del consumo de recursos disponibles de cada país en un año. Fijaos como los países con mayor densidad tienen un déficit más alto (más rojo). Fuente: MadrI+D [...]

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..