Hacia una planificación energética acorde a la meta de sostenibilidad

[Autores: Diego Iribarren y Diego García-Instituto IMDEA Energía]

El sistema energético actual dista significativamente del objetivo global de sostenibilidad. Por ello, cada vez cobra más importancia la elaboración de políticas, hojas de ruta y planes energéticos que enderecen esta situación a las distintas escalas geográficas. Sin embargo, una de las pegas que a menudo acompaña a estos instrumentos es la carencia de una base científica robusta que cimente la toma de decisiones. En este sentido, las herramientas de planificación energética disponibles deben adaptarse a las necesidades marcadas por la meta de la sostenibilidad, lo que supone la consideración no solamente de aspectos tecnoeconómicos sino también de aspectos sociales y ambientales.

En este contexto, entre las líneas de investigación actuales en el campo del análisis de sistemas, destaca la integración metodológica de herramientas de gestión ambiental (en concreto, Análisis del Ciclo de Vida, ACV) y modelización energética (ESM por sus siglas en inglés, Energy Systems Modelling). La integración de indicadores de ciclo de vida en modelos energéticos constituye un importante paso adelante tanto para la comunidad de ACV, gracias a los avances asociados en materia de análisis prospectivo, como para los modelizadores energéticos, gracias a la posibilidad de sustituir las estrategias tecnoeconómicas convencionales por estrategias multicriterio orientadas hacia la sostenibilidad.

La figura incluida representa el proceso de integración endógena de indicadores de ciclo de vida en modelos energéticos. A nivel nacional, este proceso se ha aplicado ya al sector eléctrico, con énfasis en la producción de electricidad en España (García-Gusano et al., 2016).   Esto ha permitido, para el marco temporal 2010-2050, el análisis no solamente de la evolución del mix de producción de electricidad en España sino también de la evolución de indicadores de ciclo de vida tales como la salud humana, el cambio climático, recursos o la calidad del ecosistema. Actualmente, se pretende la aplicación de este enfoque metodológico al sector del transporte por carretera, con iniciativas a nivel tanto nacional (proyecto de investigación PICASO, ENE2015-74607-JIN AEI/FEDER/UE) como regional (programa de investigación ResToEne-2, S2013/MAE-2882) con el objetivo de planificar una implementación sensata de combustibles alternativos, y de las tecnologías asociadas, teniendo en cuenta aspectos multidimensionales.

Sin lugar a dudas, las estrategias combinadas de ACV y ESM contribuirán significativamente a allanar el camino hacia políticas y hojas de ruta energéticas realmente acordes a la meta de sostenibilidad.

 

Referencias

García-Gusano D, Martín-Gamboa M, Iribarren D, Dufour J. Prospective analysis of life-cycle indicators through endogenous integration into a national power generation model. Resources 2016, 5, 39. http://www.mdpi.com/2079-9276/5/4/39.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Sería muy interesante si se marcase una hoja de ruta respecto a los combustibles alternativos y las tecnologías asociadas a estos. Esto daría estabilidad y potenciaría las inversiones.

(requerido)

(requerido)


*