Pilas de combustible para un “ecobarrio” en Madrid

[Loreto Pazos Bazán]

Muy pronto encontraremos en Madrid nuevos barrios mucho más respetuosos con el entorno. En el distrito Puente de Vallecas se construirán 2069 viviendas provistas de paneles solares, materiales de construcción reciclados y reciclables, calefacciones a partir de pilas de combustible y biogás, etc.

Madrid empezará a ser ecológica por dos colonias del distrito Puente de Vallecas, San Francisco Javier y Nuestra Señora de los Ángeles. El “ecobarrio” de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) es un área de propiedad municipal donde se van a levantar dos colonias con 2069 viviendas de protección oficial (VPO), tendrá un presupuesto de cuatro millones de euros y reemplazará a las construcciones de los años 50. El proyecto está en sus inicios, aún habrá que esperar cinco o seis años para ver la realidad del ”ecobarrio”.

En el diseño de urbanización de este “ecobarrio”, se tendrá en cuenta el potenciar un arbolado autóctono, la creación de microclimas, la orientación de los edificios de modo que reciban el sol en invierno y la sombra en verano, el aislamiento térmico y acústico, la limitación del uso del vehículo y la construcción de carriles bici.

La seña de identidad de esta nueva zona residencial será el District Heating o calefacción urbana, “una fuente de abastecimiento de energía convencional de alta eficiencia, basada en la tecnología de condensación y baja temperatura, energía solar térmica y pilas de combustible que transforman el gas en calor y electricidad”.

Bajo el suelo de la colonia de San Francisco Javier y Nuestra Señora de los Ángeles se extenderá toda una planta de producción termoeléctrica basada en una tecnología puntera que utilizará un sistema no contaminante, con una veintena de pilas de combustible y el biogás procedente de la planta biometanizadora del vertedero de Valdemingómez, con el valor añadido que presenta la valorización de los Residuos Urbanos de la Comunidad de Madrid. El biogás, una vez comprimido, desulfurado y humidificado se inyectará en los correspondientes procesadores de combustible; el hidrógeno resultante alimentará la sección anódica de las pilas de combustible, reaccionando con el aire comprimido del cátodo y produciendo así corriente continua. Toda la corriente continua producida será convertida en alterna en el inversor y exportada en su totalidad a la red eléctrica general de la compañía distribuidora. El importe de venta de esta electricidad generada permitirá amortizar la inversión en unos seis años si el mercado energético continúa al ritmo actual.

La temperatura de operación de las pilas de combustible se sitúa entre los 70 y 90ºC. El agua que se empleará para disipar el calor generado se transportará a la planta correspondiente, desde donde se distribuirá a las diferentes viviendas (District Heating).

Los edificios irán dotados de acometida de calor para usos de calefacción y ACS (Agua Caliente Sanitaria), como un servicio más de la actuación urbanística (agua, luz, teléfono, etc,). Una vez se vayan construyendo los bloques de viviendas, se irá dotando a cada uno de ellos de una subcentral de bombeo y acumulación de ACS, donde se repartirá la energía térmica aportada por la acometida en calefacción y ACS.

Esta pequeña central termoeléctrica producirá 6307 megavatios hora y permitirá un rendimiento estacional anual del 197 %, “un alto porcentaje si se tiene en cuenta que una caldera convencional sólo alcanza el 60%”. Además la contaminación ambiental del sistema de pilas de combustible será nulo y el grado de contaminación de la central térmica será tres veces menor que cualquier sistema convencional de calor a gas natural. Su coste de 12,6 millones de euros, supone un sobrecoste de 4,8 millones sobre una instalación normal.

En la cubierta de cada uno de los edificios, se instalarán también los preceptivos paneles solares térmicos, que cubrirán al menos el 75% de las necesidades del ACS de las viviendas. Estos paneles solares, apoyarán con energía excedente, una vez cubiertas las necesidades de ACS, al servicio de calefacción, ya que la instalación trabajará con baja temperatura. Asimismo, se alimentarán con el agua caliente producida por los paneles solares los lavaplatos y lavadoras.

Links: http://www.emvs.es/EMVS/ProyectosInnovacionResidencial/WEB/proyectolife/docplanificacion/ecobarrios_en_europa.pdf

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

hola

soy estudiante de Salto, Uruguay del instituto Politecnico Osimani y Llerena

Por este medio le queria preguntar para mi proyecto de este año cuanto costaria una pila y cuanto consumo de energia gastaria al utilizarse.

Desde ya gracias.

¿Seguro que no contamina? No termino de creer que quemar basura sea tan limpio como dicen. En medio del barrio un almacenamiento de basura bajo tierra puede ser una bomba. Creo yo que se deberían hacer fuera de las poblaciones. ¿Le gustaría al Sr. Gallardón vivir encima de ella?

¿Qué pasa? ¿Que monta un tinglado que suelta basura al aire y luego nos pone unos arbolitos encima? ¿Pero es que se esta burlando? Yo no quiero respirar ese aire con los desperdicios del gas quemado flotando. Que no. Si a esto le llama ecobarrio, que se tome la medicación, venga, que le está haciendo falta. Esto es abusar de nosotros, que somos los que estamos más que quemados de pagar y pagar sus caprichos de niño pijo seudoecologista. Que nos ponga la pila a nosotros y se ahorra la central. Fuera ya.

Esta gente no ha tenido en cuenta que hay más de 5 colegios en los alrededores? Esa “central termoeléctrica” aunque contamine menos, 2,3 veces menos según la página del ayuntamiento sobre el proyecto, sigue contaminando tanto a los vecinos como a los niños sin poder defenderse de ello. Parece que ha Gallardón tampoco le importe que este en las cercanías (unos 500m) la Asamblea de Madrid…será que los funcionarios trabajan poco y no se verán afectados por los malos humos.

(requerido)

(requerido)


*