La Iniciativa Industrial Europea en Bioenergía (EIBI, European Industry Bioenergy Initiative) tiene la intención de acelerar el desarrollo comercial de tecnologías avanzadas para aumentar la contribución de la bioenergía al desarrollo sostenible en la UE para 2020

El pasado mes de junio, dentro de la Conferencia Set-Plan 2010 celebrada en Madrid, la Comisión Europea, la Presidencia de la Unión Europea, los Copresidentes y miembros del Grupo Supervisor (“Steering Group”) del SET-Plan y representantes de alto nivel de la industria, discutieron la importancia  de las iniciativas industriales del Plan Estratégico Europeo de Tecnología Energética (SET-Plan). Entre estas iniciativas se encuentra la Iniciativa Industrial Europea en Bioenergía (EIBI).

 Autores: [Ignacio Ballesteros y Paloma Manzanares. Unidad de Biocarburantes. Ciemat]

 En Noviembre de 2007, la Comisión Europea propuso un plan para acelerar las tecnologías energéticas con el fin de llegar a un futuro “bajo en carbono”, el denominado SET Plan. Para desarrollarlo, se propusieron varias Iniciativas Industriales Europeas en varias tecnologías energéticas, incluyendo la bioenergía, con el objetivo de fortalecer la innovación e investigación en este campo, poniendo juntos a los recursos y actores adecuados en un sector industrial concreto. Estas iniciativas se deben enfocar en tecnologías para las cuales las barreras, la escala de inversión y el riesgo se pueden  enfrentar mejor de forma colectiva por la UE, los Estados miembros y la industria. Las iniciativas también deben demostrar objetivos medibles en términos de reducción de costes o mejoras de funcionamiento.

 La bioenergía ya está contribuyendo en una proporción muy significativa al conjunto de las renovables en la UE. Alcanzar los objetivos previstos para 2020 (20% de las necesidades energéticas a partir de renovables, incluyendo biomasa, eólica y solar), requerirá triplicar el nivel actual de contribución y multiplicar por diez la tasa actual de biocombustibles. Los desafíos para los Estados miembros en la consecución de estos objetivos bajo las condiciones actuales de mercado y de regulación medioambiental son considerables debido a la magnitud de la tasa de crecimiento y a la inversión necesaria, en un contexto de incertidumbre sobre el marco económico y político, así como sobre la disponibilidad sostenible de materias primas.

 El propósito de la EIBI es potenciar la contribución de una bioenergía sostenible a los objetivos energéticos y de lucha contra el cambio climático de la UE, con un enfoque centrado en aprovechar la colaboración público-privada para gestionar los riesgos y compartir la financiación. Esto implica una aceleración de los esfuerzos actuales en  investigación, desarrollo y demostración, con el fin de implementar tecnologías eficientes en el mercado de la UE para el año 2020, así como un marco regulatorio fiable y armonizado entre todos los Estados Miembros para asegurar un suministro competitivo y sostenible de materias primas y para identificar a los mercados finales que son políticamente relevantes y económicamente atractivos.

 Los objetivos concretos de la EIBI son:

  • Posibilitar la disponibilidad comercial de la bioenergía avanzada a gran escala para el 2020, con el objetivo se conseguir unos costes de producción que permitan la competitividad con los combustibles fósiles, y que los biocombustibles cubran el 4% de las necesidades energéticas de la UE para 2020.
  • Fortalecer a nivel mundial el liderazgo tecnológico de la UE en combustibles renovables para el transporte.
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Felicito a Ignacio Ballesteros y Paloma Manzanares por esta entrada.

No tengo claro que Europa sea lider en combustibles renovables pues cuando fui a Estados Unidos, hace ya 20 años, y sobre todo más ahora allí el uso del bioetanol estaba y está muy desarrollado.

El mercado norteamericano de biocombustibles líquidos es muy distinto del europeo, más basado en el mal llamado “biodiesel” que pueden ser muchos compuestos.

Hago una pregunta a Ignacio y Paloma. ¿Desde el punto de vista científico, no comercial, cómo llamaríais vosotros al “biodiésel”? Yo no sé cómo hacerlo ,”biodiésel” no me gusta pues tampoco me gusta la palabra diésel para el gasoil. Desde el punto de vista termodinámico Diésel con mayúsculas es el nombre de un gran inventor y de un ciclo que lleva ese nombre, no el del combustible utilizado en un motor que realiza ese ciclo. En España tenemos la palabra “gasoil” que me parece más correcta.

Enhorabuena y un cordial saludo

Francisco Marcos

(requerido)

(requerido)


*