Moratoria renovable en España

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha anunciado la aprobación, por parte del Gobierno, de un real decreto ley que recoge un parón temporal a la instalación de nueva potencia renovable con prima mediante la suspensión de los procedimientos de preasignación de retribución renovable, así como los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovable, residuos y cogeneración.

Autor: [Gabriel Morales, Universidad Rey Juan Carlos]

 La suspensión afectará a las tecnologías acogidas al régimen especial, esto es, eólica, solar fotovoltaica, termosolar, cogeneración, biomasa, biogás, minihidráulica y residuos, así como a las instalaciones de régimen ordinario de tecnologías asimilables a las incluidas en el régimen especial. La medida afectará a aquellas instalaciones que todavía no han sido inscritas en el registro de preasignación de régimen especial en la fecha de entrada en vigor del real decreto ley, así como para las instalaciones de régimen ordinario que a la fecha de entrada en vigor de la norma no tuvieran autorización administrativa otorgada por la Dirección General de Política Energética y Minas.

El ministro Soria aseguró que la medida pone un “freno temporal a un sistema de retribución que entraña unos costes demasiado elevados para el sistema eléctrico”. Del mismo modo, dijo que se aplicará con carácter “temporal” y justificó su aplicación en aspectos como los 7.220 millones de euros que, previsiblemente, se destinarán a las primas al régimen especial en 2012. El 71% de este importe corresponde a las renovables (el 27% a la eólica y el 44% a la solar) y el resto se destina a las fuentes de cogeneración y residuos. Pese a esta medida, la apuesta del Ejecutivo sigue siendo por un “mix equilibrado” y, por lo tanto, por una “apuesta firme por las renovables”. El gobierno indica que esta medida sobre las renovables es “solo un primer paso” en la reforma del sector energético y sostiene que no afectará al suministro, porque “la capacidad instalada es más del doble de la demanda punta (106.205 MW frente a 38.287 MW). No obstante, aseguró que por el momento el Gobierno no se planteó ninguna tasa a la nuclear o la hidroeléctrica, ni una quita del déficit de tarifa, al tiempo que apreció “aspectos mejorables” en el pool eléctrico, si bien no diseñó todavía una “solución definitiva” sobre este aspecto y no es descartable la citada tasa.

Sin embargo, como era de esperar, el anuncio de este nuevo real decreto ley ha puesto en jaque al sector de las renovables que han calificado el hecho de “nuevo agravio”, de “error histórico” fruto de la improvisación y que supondrá la destrucción de 10.000 empleos. Consideran que la medida fue “absolutamente impuesto por las grandes eléctricas” sin diálogo con el sector de las renovables. Esta decisión va a retrasar el desarrollo tecnológico e irá contra una industria nacional que ha sido líder.

El presidente de la Fundación Renovables advirtió de que el parón provocará pérdidas de empleo y recordó que el sector da trabajo a 180.000 personas, al tiempo que tiene previsto generar 300.000 puestos hasta 2020, según el Plan de Energías Renovables. “En un grave escenario de paro, se para un sector que crea empleo”, lamentó. “Si se pliega a los intereses de Unesa (Asociación Española de la Industria Eléctrica), España va camino de una crisis energética”, advirtió el presidente de la Fundación.

Por su parte, la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), que reúne a todas las asociaciones empresariales del sector, manifestó su sorpresa por la decisión del Gobierno. Considera que se trata de una “medida que agravará la situación del sector fotovoltaico español, seriamente afectado, sin que se hayan resuelto los graves problemas de retroactividad e inseguridad jurídica que afectan al mismo”. Por otro lado, la asociación empresarial de la industrial termosolar, Protermosolar, señala que se comete un error al considerar que la supresión temporal de primas a las renovables reduce el déficit público, ya que estos incentivos van a la tarifa eléctrica. “Las renovables no contribuyen al déficit público, sino al contrario. Crean empleo y contribuyen al PIB, en un momento en el que el país necesita generar actividad”, afirmó el secretario general de la asociación, Luis Crespo. En la actualidad, hay 1.200 MW termosolares conectados a la red, y Crespo espera que el sector pueda cerrar 2013 con el objetivo de 2.400 MW instalados, de modo que la medida no afectaría a los proyectos actuales.

Asimismo, la Asociación Empresarial Eólica (AEE) expresó su “preocupación” ante el anuncio “sorpresa” del Gobierno de suspender la instalación de nueva potencia renovable con primas, ya que la medida “pone en peligro su industria”. “Si se paraliza la eólica hoy, cuando apenas le quedan unos años para ser competitiva sin incentivos y ya ha alcanzado la madurez industrial, se pondría en riesgo un sector que es líder mundial, que exporta más de 2.400 millones de euros al año y es fundamental para la independencia energética de España”, afirmó la AEE.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

recoges bien la noticia y sus reacciones, pero, ¿podrías posicionarte y hacer tu propio análisis?

(requerido)

(requerido)


*