BioForEver, nuevo proyecto de demostración para la obtención de bioproductos a partir de biomasa lignocelulósica

BioForEver, acrónimo del proyecto BIO-based Products from FORestry via Economically Viable European Routes, es uno de los últimos en contar con el respaldo económico del consorcio Bio Based Industries Joint Undertaking (BBI JU), creado a partir del programa Horizonte 2020 de impulso a la investigación y la innovación de la Unión Europea. Quince empresas buscan desarrollar un modelo de biorrefinería a partir de biomasa leñosa para la posterior fabricación de, entre otros, butanol, etanol y plásticos.

[Autor: Jose Miguel Oliva -Unidad de Biocarburantes- Dpto. de Energía- CIEMAT]

El consorcio está liderado por DSM, multinacional holandesa de base científica que participa junto con Poet en una de las primeras plantas comerciales de etanol lignocelulósico.

En un comunicado conjunto de las quince empresas que forman el consorcio se expone el principal objetivo de BioForEver: “demostrar la viabilidad de varias cadenas nuevas de valor para transformar materias primas lignocelulósicas en productos químicos a escala industrial, como butanol, etanol y ácido 2-5-furandicarboxilico (FDCA)”. Este último compuesto serviría para fabricar plásticos equivalentes a los actuales PET (polietileno tereftalato). Sus promotores advierten que este proyecto de demostración tendrá muy en cuenta la viabilidad comercial del uso final de estos productos.

Según se afirma en el comunicado “Una de las características que diferencia este proyecto de biorrefinería de otros es que analiza el proceso de transformación desde el comienzo hasta el final de diferentes cadenas de valor, de manera integral”. Igualmente se afirma que “Las biorrefinerías deben ser un componente, entre otros, de la bioeconomía, no un elemento aislado en el que no se sabe de partida dónde van a acabar los productos elaborados”.

El consorcio muestra su optimismo sobre la posibilidad de alcanzar nuevos procesos químicos que sean plenamente competitivos frente a otros derivados del petróleo (energía) y los azúcares (alimentación).

BioForEver acaba de dar sus primeros pasos y tendrá una duración de tres años. El presupuesto total es de 16,2 millones de euros, de los cuales el consorcio europeo público/privado BBI creado dentro del programa Horizonte 2020 contribuye con diez millones. La intención es que este tipo de biorrefinerías se asienten en importantes centros logísticos europeos como el puerto de Rótterdam.

El proyecto está abierto no solo a biomasa leñosa, sino a otras derivadas de residuos agrícolas y cultivos energéticos. Es el caso del bagazo procedente de la variedad de caña de azúcar (EUnergyCane) con la que trabaja Alkol Biotech.

Fuentes: http://www.energias-renovables.com. http://www.dsm.com

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*