¿Cómo observar en un gran telescopio?

David Barrado y Navascués

En ocasiones,  nuestros amigos, nuestras familias nos preguntan cómo se consigue tiempo de observación en una gran instalación astronómica. La respuesta es sencilla: solicitándolo. Claro que no de cualquier modo.


Para mí, como investigador de cierta experiencia, con un gran número de campañas de observación a mis espaldas (¿no sería más apropiado decir “a mis ojos”?),  el sistema es relativamente sencillo. Cada observatorio astronómico  solicita propuestas de observación  una o dos veces al año a sus respectivas comunidades (generalmente nacionales o internacionales). Basta con tener una idea, querer resolver un problema  y pensar en un estrategia para hacerlo. Entonces se busca la  instrumentación adecuada 
y el telescopio   más idóneo. Si lo que quiere es verificar que una estrella es muy fría y pertenece a una asociación estelar, seleccionaré un telescopio de tamaño medio con un espectrógrafo de resolución baja o media  que funcione en el rango óptico. Si busco planetas alrededor de estrellas cercanas podré utilizar un telescopio incluso  de modesto tamañoo, pero de gran resolución espectral. Las imágenes más espectaculares suelen estar tomadas con telescopios que tengan cámaras de gran resolución espacial situadas en su foco primario.
Cada año escribo decenas de  propuestas. Algunas son aceptadas por los comités de selección de tiempo, formados por otros astrónomos que rotan en el puesto cada pocos años. Otras propuestas  son rechazadas por diferentes motivos. El tiempo disponible es  limitado y puede haber otras propuestas mejores, o hay problemas que están más de moda. O incluso puedo haberme equivocado al diseñar mi estrategia observacional  o al seleccionar la instrumentación, y este grupo de expertos generalmente proporciona indicaciones para que el astrónomo solicitante mejore su propuesta y la reenvíe  durante el  siguiente periodo.

Casi diría que escribir propuestas de observación se puede convertir en un arte: es oratoria por escrito. Intentas convencer a otros astrónomos que el problema  que te interesa es muy importante, y que las observaciones que solicitas son factibles y que realmente proporcionarán datos que, una vez analizados apropiadamente,  serán cruciales para resolver el problema. Y ello en muy pocas  docenas de líneas, compitiendo  contra cientos de propuestas de calidad similar.

Existe un poco de tensión durante este proceso. Siempre hay una fecha límite y se trabaja un poco bajo presión. Ahora mismo estoy escribiendo varias propuestas para el satélite Spitzer, un gran telescopio espacial de la NASA que trabaja en el infrarrojo. Dentro de un par de dias se  cumplirá el plazo y todavía queda mucho trabajo por hacer: conversaciones con otros especialistas, pulir el lenguaje (casi siempre se escribe en inglés), clarificar conceptos, crear graficas que ayuden a explicar el objetivo de  la propuesta. Finalmente se tiene que verificar que todo está correcto, que  no hay errores tipográficos, que no se ha borrado algo esencial en el último momento. ¡Qué sensación tan placentera cuando todo ha terminado, cuando recibimos la comunicación de que la propuesta ha sido recibida! Pero, ¡ay! El ciclo continua. Dentro de otros quince días tengo otro plazo, en este caso para el observatorio hispano-alemán de Calar Alto. Y a finales de marzo el del Roque de los Muchachos en La Palma. Un poco más tarde, los observatorios chilenos del Observatorio Austral Europeo, organización a la que España se ha adherido recientemente.

Realmente, es un proceso sin fin. Eso sí, merece la pena cuando  le comunican a uno que la propuesta ha sido aceptada. Y qué placer cuando por fin te encuentras en el observatorio, con un gran telescopio a tu disposición por unos pocos días. Sobre todo si el tiempo coopera y te permite tomar datos. Pero esa es otra historia…

Un arte, un juego, sí. Que permite que la Ciencia avance. Sencillo. Solo hay que tener una idea y  escribir una propuesta…

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

La divulgación de la Ciencia es primordial para amar la Ciencia, no se ama lo que no se conoce, y las explicaciones sencillas nos abren hermosos horizontes a los aficionados de infantería. Gracias

Gracias a vosotros por leernos y por dar vuestra opinión.

You made a number of fine points there. I did a search on the issue and found mainly people will agree with your blog.

Hello.This post was extremely fascinating, especially since I was investigating for thoughts on this matter last Monday.

As far as me being a member here, I wasn’t aware that I was a member for any days, actually. When the article was published I received a username and password, so that I could participate in Comments, so perhaps that is it. But we’re certainly all intellectuals.

You should consider starting an subscribers list. It would take your site to its potential.

(requerido)

(requerido)


*