Ese punto azul claro…

Benjamín

Hace unos días asistí a una charla en mi lugar de trabajo acerca de los logros científicos de la misión planetaria Cassini-Huygens, de las agencias espaciales estadounidense y europea (NASA y ESA). Espectacular misión, desde la precisa dinámica de vuelo para llegar hasta Saturno después de un viaje de siete años, hasta los resultados sobre el planeta y sus satélites Titán y Encelado. Durante la charla, una imagen llamó poderosamente mi atención…

Aprovechando su paso por detrás de Saturno, y dejando al Sol detrás del planeta, Cassini obtuvo la maravillosa imagen que se muestra justo debajo de este párrafo. El pequeño punto blanco a la izquierda de Saturno es nuestra Tierra, ese ‘punto azul claro‘, nuestro precioso y -exclusivamente por responsabilidad de la especie humana- convulso planeta Tierra.

Imágenes panorámicas de Saturno y su sistema de anillos obtenida por la nave Cassini en 2006. A la izquierda del planeta y al lado de los anillos más brillantes se ve al fondo la Tierra. Podéis ver o copiar en los siguientes enlaces una versión de 800×395 píxeles, de 1200×592 píxeles o a su tamaño máximo de la imagen superior, donde se aprecia con toda claridad ‘nuestra casa’. (Cortesía NASA/JPL-Caltech).

No pude sino pensar en las palabras que escribió Carl Sagan cuando la sonda Voyager 1 tomó en 1994 una imagen similar de la Tierra, que se muestra intercalada en el texto (en este enlace está en un formato mayor), desde un punto aun más alejado del Sistema Solar, más allá de la órbita de Plutón:

“Mira de nuevo ese punto. Eso es ‘aquí’. Eso es casa. Eso es ‘nosotros’. Sobre él, todo aquel que amas, todo aquel que conoces, todo aquel del que has oído hablar, cada ser humano que ha existido, y que vivió su vida. La suma de nuestra alegría y sufrimiento, los miles de religiones, ideologías y doctrinas económicas seguras de sí mismo, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de la civilización, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada niño esperanzado, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, cada ‘superestrella’, cada ‘líder supremo’, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí, en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol.

La Tierra es un escenario muy pequeño en una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre derramada por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades infligidas por los habitantes de una esquina de ese pixel sobre los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina; lo frecuente de sus incomprensiones, lo ávidos de matarse unos a otros, lo ferviente de su odio.

Nuestras actitudes, nuestra imaginada arrogancia, la ilusión ficticia de que tenemos una posición privilegiada en el Universo, son desafiadas por este punto de luz pálida. Nuestro planeta es una mota solitaria de luz en la gran oscuridad cósmica que nos envuelve. En nuestra oscuridad, en toda esta inmensidad, no hay ni un indicio de que la ayuda llegará desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos.

La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, de momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos.

Se ha dicho que la Astronomía es una experiencia de humildad y construcción del carácter. Quizá no hay mejor demostración de la necedad de los prejuicios humanos que esta imagen distante de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros de una forma más bondadosa, y de preservar ese punto azul claro, el único hogar que jamás hemos conocido.”

Carl Sagan, “Pale Blue Dot”, 1994

Cualquier cosa que pueda añadir no hará sino enturbiar la magia y profundidad clarividente de estos párrafos.

Podéis encontrar aquí una inmensa galería de imágenes y vídeos de Saturno, sus anills y satélites obtenidos durante esta misión.

PS. A veces ‘pale blue dot’ se encuentra traducido como ‘pálido punto azul’ o ‘punto azul pálido’. He preferido usar  ‘punto azul claro’ en esta entrada como traducción más cercana a como hablamos en castellano… aunque ya se sabe que “traduttore, traditore” (“traductor, traidor”) como dicen los italianos, o como escribía Cervantes: “… y lo mesmo harán todos aquellos que los libros de verso quisieren volver en otra lengua: que, por mucho cuidado que pongan y habilidad que muestren, jamás llegarán al punto que ellos tienen en su primer nacimiento.“PS II:

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*