Posts etiquetados con ‘cibermedios’

Como generar ingresos y rentabilidad económica en la universidad pública….en Estados Unidos. El modelo IRP de UC Berkeley (2)

El IRP (Investigative Reporting Productions / Producciones de Reportajes de Investigación) es una creación de Lowell Bergman , un veterano periodista investigador cuyo trabajo con ABC News, 60 Minutos, The New York Times y Frontline le ha valido un Pulitzer, varios Emmys y muchos otros premios (destaca su investigación de la industria tabacalera que también inspiró la película de 1999, The Insider, protagonizada por Al Pacino y Russell Crowe). En la UC Berkeley (donde también es Catedrático distinguido Reva y David Logan en Reportajes de Investigación), Bergman lleva muchos años recorridos: más allá de la enseñanza sobre reportajes de investigación, también ayuda con la recaudación de fondos y la conexión de los proyectos de los estudiantes con programas de televisión que buscan difundirlos en esa universidad.

Según el artículo de Ricardo Bilton (@rbilton) titulado “With a big Amazon streaming deal, Berkeley’s journalism program is building a new revenue streamy  publicado en la web de la Nieman Foundation de la Universidad de Harvard, Bergman, que tiene 71 años y dirige, desde 2006, Investigative Reporting Program  en la UC Berkeley, sostiene que el IRP (Investigative Reporting Productions) se formó para institucionalizar el proceso de producción y desarrollar un modelo más sostenible para la producción periodística mediante, en parte, la diversificación de los flujos de ingresos (hasta ahora, la financiación del programa de periodismo proviene de donaciones)

Estos son tiempos muy tumultuosos para el periodismo. La administración actual ha estado hablando de eliminar la financiación de la Corporación de Radiodifusión Pública, que es un importante ente financiador para el tipo de trabajo que hacemos. Cualquier forma en que podamos construir un flujo de ingresos más diverso sólo puede hacernos más sanos y editorialmente más independientes.

Por tanto, el interés de Amazon es comprensible, dado lo agresivamente que ésta y otras compañías de servicios de streaming, han logrado producir y distribuir en los últimos años (Amazon Studios fue uno de los principales compradores en Sundance este año). Sin embargo,  el interés de Amazon no se limita al video. Las ideas de proyectos de IRP también podrían convertirse en series de podcast en Audible, la plataforma de audio de Amazon, que ha estado construyendo un contenido original estable. Con el acuerdo de Amazon también viene la promesa de la distribución más allá del mercado de los EE.UU. El acuerdo también posibilita al IRP para trabajar con grupos externos que buscan convertir ideas de reportajes en producción documental.

En este sentido, el IRP ya ha comenzado a presentar ideas de proyectos a Amazon. Bergman no ha entrado en detalles sobre el tipo de trabajo en marcha, pero afirma, según recoge Binton en su artículo, que, en términos generales, la compañía se enfoca en temas relacionados con la justicia juvenil, el cambio climático y la política. Los proyectos de Bergman, como los documentales de primera línea “Violación en los campos” y “Violación en el turno de noche”, que investigan el tráfico laboral y el abuso sexual de los trabajadores migrantes, también ofrecen indicios de la dirección que podría seguir la empresa. “Amazon está interesado en casi todo”, dijo Bergman, quien agregó que el IRP es capaz de lanzar en cualquier otro lugar los proyectos que Amazon no cree que sería un buen producto para su servicio. En este nuevo mundo de la producción y distribución de videos “hay todo tipo de lugares donde podemos ir”, ha dicho Jhon Temple, Redactor jefe del Investigative Reporting Program en UC Berkeley.

La Escuela de Posgrado en Periodismo de la Universidad de California Berkeley es una de las más prestigiosas del mundo. Y con esta iniciativa marca las pautas de cómo la universidad pública se adapta a los tiempos modernos. Obviamente, es también una cuestión de mentalidad y deseos de hacer cosas que rompan los moldes a los que hemos estado –y estamos- acostumbrados. Es la mentalidad del Win To Win (Ganar, Ganar) sin que esto menoscabe el principio de la universidad sobre el adoctrinamiento de la ciencia.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Como generar ingresos y rentabilidad económica en la universidad pública….en Estados Unidos. El modelo IRP de UC Berkeley (1)

With a big Amazon streaming deal, Berkeley’s journalism program is building a new revenue stream (Con un gran acuerdo sobre streaming de Amazon, el Programa de Periodismo de Berkeley está construyendo una nueva fuente de ingresos) es el título del artículo de Ricardo Bilton (@rbilton) publicado en el sitio de la Nieman Foundation de la Universidad de Harvard.

Servicios de streaming como Amazon Prime Video y Netflix están desesperados por disponer de más contenido y están dispuestos a pagar por ello. Una nueva rama del programa de periodismo de investigación de Berkeley está tratando de aprovechar esa situación.

Cuando se trata de vídeo, es un vendedor del mercado para los creadores de contenido. Los servicios de streaming como Netflix, Amazon Video y Hulu están inmersos en una carrera por el contenido, abriendo nuevas oportunidades de ingresos y canales de distribución no sólo para grandes compañías, sino, también, para equipos de producción más pequeños.

Esta es una oportunidad que la Universidad de California, Berkeley, espera aprovechar. En 2015, el Programa de Reportajes de Investigación de la Escuela de Posgrado Periodismo de la Universidad formó la empresa Producciones de Reportajes de Investigación (IRP por sus siglas en ingles de Investigative Reporting Productions), una compañía sin fines de lucro de producción de documentales y docu-series originales. Dentro de sus últimas estrategias, la organización, que fue formalmente reconocida por la universidad en mayo de 2017, firmó su primer gran acuerdo de distribución con Amazon, la cual buscar tener los derechos de ser la “primera en ver” (lo que significa que visualiza nuevas ideas antes que cualquier otra empresa) los proyectos que salen de la organización IRP. Ha sido una de las primeras grandes acciones de Amazon, que anteriormente no se había asociado con una organización de noticias de tal capacidad, promovida y fomentada desde la universidad.

El acuerdo es significativo, tanto para la universidad como para su escuela de periodismo, porque cambiará de manera significativa cómo el programa (IRP) produce, financia y distribuye sus proyectos, explicó John Temple, director del Programa de Reportajes de Investigación.

Por primera vez desde la grave caída del modelo económico del periodismo, existe un mercado comercial fiable para la producción de contenidos de no ficción. Esto es el resultado de Internet y el videostreaming y estas empresas están pagando bien y están interesados en la alta calidad. ¿Por qué no aprovecharse de eso?

Mientras que las universidades públicas son un buen lugar para aprender como producir documentales, el “lento batir” de sus burocracias, a menudo, las hace inadecuadas para cumplir con los requisitos típicos de la producción de video, que exige velocidad y flexibilidad. Esto es cierto, en particular, con la dotación de personal. A menos que el programa tenga un flujo constante de nuevos proyectos, las restricciones monetarias significan que los programas de periodismo no pueden contratar a operadores de cámara y editores a tiempo completos.

Estas limitaciones son la razón por la cual, históricamente, estos tipos de proyectos de video de larga duración fueron subcontratados a empresas privadas, que entregaron la mayor parte de la producción. Sin embargo, esa solución creó su propio problema, ya que las universidades no pudieron conservar los derechos sobre el material producido por terceros y, por lo tanto, no recibieron los potenciales ingresos. Ahora, el IRP y el acuerdo de Amazon ayudan a resolver ambos desafíos, permitiendo que el programa de periodismo produzca más fácilmente un puesto nuevo de trabajo al mismo tiempo que la universidad conserva los derechos de propiedad intelectual.

En España, este es un modelo que la universidad española puede y debe desarrollar. Existen los instrumentos legales como el conocido Artículo 83-LOU de universidades y la posibilidad de crear Spin-Off (o EBT / Empresa de Base Tecnológica),  incluso, Startups (Empresas emergentes). El reto por innovar en esta línea es el siguiente paso.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Cómo crear (de nuevo) los contenidos formativos de las escuelas de periodismo

El nuevo enfoque de Amy Webb para la currícula y la educación en el aula.

Desde hace años, existe un clamor sobre la reestructuración de los planes de estudios de periodismo en las escuelas y facultades en donde se imparte esta disciplina. Este clamor no sólo afecta a la formación en las universidades de España o de otros países de la UE o de Iberoamerica, sino, que su demanda es una cuestión necesaria a escala global. Incluso, en las escuelas de periodismo de los Estados Unidos (algo que ya percibiera en 2014 en la UC Davis). Y esta demanda se deja entrever a través de estudios, informes, artículos, libros, etc., que ponen de manifiesto la urgente necesidad de promover grandes cambios en la currícula formativa de los estudios de periodismo.

Por ejemplo, un libro electrónico (ebook) titulado How To Make J-school Matter (Again). A blueprint for the future of journalism education de Amy Webb (“Como crear las materias de la escuelas de Periodismo. Un modelo para el futuro de la educación del periodismo”) publicado en 2015 y que puede descargarse del sitio web de la Nieman Foundation de la Universidad de Harvard, dan fe de los desafíos que se deben abordar con el objetivo de dar solución a la formación universitaria para la industria de las noticias.

Amy Webb identifica seis retos ocultos a los que se enfrentan los educadores de periodismo hoy en día y ofrece un nuevo enfoque para la currícula y la educación en el aula. Webb, fundadora de la empresa de estrategia digital Webbmedia Group, realizó un proyecto de investigación como Knight Visiting Nieman Fellow en la Universidad de Harvard.

Seis retos (ocultos) en la educación del periodismo

  • Hay tensiones de largo alcance y tiempo entre las universidades y sus departamentos o escuelas de periodismo.
  • No existe una cultura de liderazgo académico dentro de los departamentos y escuelas de periodismo.
  • El sistema actual evita que el desarrollo curricular siga el ritmo de las realidades cambiantes de las redacciones modernas de los medios.
  • La acreditación en el periodismo es una paradoja, simultáneamente, se hacen cosas mejores y peores.
  • Los departamentos de periodismo no recaudan fondos a la par que sus pares dentro de la universidad.
  • Las escuelas de periodismo no han cultivado una relación simbiótica con la industria de los medios.

Para ello, Webb propone tres enfoques que incluye 1) la creación de un excepcional curso de artes liberales; 2) una encuesta holística sobre el periodismo moderno y las salas de redacción con inmersiones profundas dentro de concentraciones especializadas; y 3) un componente de aprendizaje empírico obligatorio que pueda reflejar mejor los antecedentes educativos y las expectativas de los jóvenes milenials.

ESTUDIO COMPLETO

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Tendencias de perfiles profesionales en la industria de los nuevos medios

Las tecnologías emergentes fagocita un nuevo escenario al que se ha enfrentar el periodista de nuevo perfil profesional. Asistimos a un panorama donde la convergencia ha dado lugar a una participación activa del lector, quien interactúa con el medio a través de los comentarios de las noticias. Los accesos a los contenidos del medio se producen por la “puerta trasera” o “lateral” de la noticia y no por el titular del artículo y menos por la portada del medio, hechos que obligan a estudiar y diseñar nuevas estrategias para llegar a los usuarios. Este modo que tienen los usuarios de acceder a la informacion puede dar lugar a la creación de un nuevo entorno laboral y/o profesional conocido como “responsable de monitorización de acceso a la noticia”.

Pero esto sólo es el inicio que habrá que definir con detenimiento. De momento, la tendencia es la generación de perfiles, cuya formación viene imbricada por otras disciplinas del conocimiento. Estos perfiles son:

Periodista programador

Es un perfil cuya formación se viene dando en escuelas de periodismo americanas y está íntimamente relacionado con el periodismo de datos. Según Flores (2011c), las tecnologías digitales, con Internet a la cabeza, están cambiando la forma en que narramos las historias periodísticas. Por ello, periodistas, programadores, responsables de medios, estudiantes, docentes e investigadores deben trabajar para lograr una verdadera convergencia, no sólo tecnológica, sino también cultural. La formación de equipos de trabajo ya no sólo es de redactores más fotógrafos (fotoperiodistas) sino de redactores más programadores. Juntos pueden construir el nuevo periodismo (ibídem, 2013). Los expertos en nuevos perfiles coinciden que la colaboración es un aspecto fundamental en la buena relación entre el periodista y el programador para realizar tareas conjuntas, por lo que los programadores pueden tener un sentido periodístico e interpretativo gracias al periodismo de datos.

Aron Pilhofer, director del departamento de Interactive News Technologies del The New York Times, manifiesta que “el mayor desafío del periodista programador es que sus datos cuenten la verdad” (ápud Cairo, 2011). Continúa mencionando la existencia de “una tribu de periodistas que ha permanecido en la vanguardia de la innovación en la última década”.

Según Geoff McGhee, de la Universidad de Stanford: “Algunas redacciones se reorganizan ya para un futuro en que los datos se transformarán en un medio y en que las técnicas narrativas tradicionales se fundirán con presentaciones interactivas complejas” (ibídem). La demostración de que esto es posible viene refrendada por el conocimiento y uso cada vez más frecuente del lenguaje HTML. En sus inicios, este era un lenguaje profano para los no técnicos. En la actualidad, un periodista que se precie de ser “digital” debe tener conocimientos de este lenguaje como un recurso más en el cuadro de conocimientos de los ciberperiodistas.

Diseñador web

Este perfil tiene por función diseñar páginas web en diversos formatos, con sus componentes de textos, imágenes, gráficos, animaciones, vídeo e hipervínculos, utilizando programas de diseño y específicos, disponiendo la información de una forma atractiva, útil, actualizada y organizada para los usuarios.

Según la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía (2012), el diseñador de páginas web se sitúa en el área de servicios para empresas a través de Internet, ayudándoles a establecer una estrategia de comunicación empresarial en la red: “Contar con una plataforma web es un activo de vital importancia para cualquier empresa porque a través de ella podrán dar a conocer sus productos o servicios, difundir su imagen corporativa, la filosofía de la compañía y aportar información sobre los proyectos que han realizado, los retos y objetivos de la compañía, etc., facilitando así el conocimiento mutuo entre los posibles usuarios”.

Este profesional está especializado en la creación de páginas web para empresas y particulares: “Debe tener claro los objetivos que la empresa desea cubrir, tanto a nivel de funcionalidades, de comunicación como estratégicos y diseñar una herramienta funcional que ayude a la compañía a cumplir los objetivos que tiene fijados. El objetivo del diseñador de web debe ser poner en valor la imagen de la compañía u organización mediante el uso de elementos gráficos y textuales que refuercen la identidad visual de la compañía y que ofrezcan una sensación de confianza al usuario. También debe trabajar directamente con el equipo de publicación y gestión de contenidos para poder diseñar una herramienta que satisfaga las expectativas de los usuarios y permitirles encontrar fácilmente cualquier información que estén buscando” (ibídem).

Analista web

De acuerdo con Marketing Directo (2013), este perfil se configura como uno de los empleos más solicitados: “Conocer cuál es el perfil de los usuarios que visitan la página web de una empresa o las características de los lectores de un blog se torna cada vez más indispensable para las empresas.

La necesidad de poder interpretar la ingente cantidad de datos o ‘Big Data’ que genera la web resulta vital para poder mejorar los productos y servicios de las empresas”.
Para Gulberti (2012), el analista web (o Web Analyst) de una empresa es quien se encarga “de analizar los efectos del marketing por Internet. Entre sus funciones está controlar tanto cuantitativa como cualitativamente las visitas a un sitio web. Él o ella es quien debe informar a la empresa de quién entra en su página en términos de localización, canal por el que entra, duración dentro de la página, número de páginas visitadas”.

Las características de este perfil se resumen así:
• “Debe ser capaz, valga la redundancia, de analizar una gran cantidad de datos. Pero también debe ser capaz de interpretarlos, establecer relaciones, etc.
• Debe tratarse de una persona lógica, con capacidad de síntesis y orientado al logro de objetivos.
• Como la mayor parte de nuevas profesiones que están surgiendo en torno al marketing online (Community Manager, Social Media Strategist, SEO) se trata de una posición interdisciplinar. No es un programador, ni un economista. Es un profesional que conoce de SEO, Google Analytics, marketing, redes sociales, ofimática” (ibídem).

Experto en usabilidad

Es uno de los nuevos perfiles laborales más demandados por las pymes tradiciones (Fundación Caja Madrid, 2013). Este tiene por misión “garantizar que todo el mundo, incluidos los discapacitados y las personas con poco conocimiento informático, puedan utilizar fácilmente sistemas de información, de acuerdo con la idea original del creador. Desarrollan ideas para mejorar sistemas de información a fin de maximizar su impacto empresarial y así mejorar la competitividad de la empresa”.

Asimismo, estos expertos se aseguran “de que los productos/servicios sean fáciles de usar para los clientes de forma intuitiva. En el campo de Internet, estos expertos ayudan a garantizar que los sitios web, aplicaciones web, aplicaciones para teléfonos inteligentes y aplicaciones para tabletas sean fáciles y cómodos de usar” (ibídem). El reto está ahora en formar este tipo de perfil en las universidades. Algunas ya vienen implantando cursos, seminarios o asignaturas que profundizan su uso y aplicabilidad en los medios de comunicación, aunque aún queda mucho por hacer.

Gestor de negocios de medios digitales

Desde hace algún tiempo (desde diferentes organismos e instituciones) se viene hablando y debatiendo sobre el fenómeno de emprendimiento. En las universidades también se viene trabajando como línea de investigación. Uno de los últimos eventos de este entorno se dio en el VIII Encuentro de Gestores de Negocios Digitales, organizado por Networkingactivo.com20 En ese sentido, Aldo van Weezel, consultor del International Institute for Media Development, explica que “los medios requieren con urgencia cambiar modelos de negocios, cambiar la cultura organizacional”. Además, asegura que los medios escritos “no van a morir, aunque sí van a cambiar, esto no es vaticinio, es una realidad. Creemos que serán más segmentados, más especializados, de nichos” (ápud Mujica, 2013).

 

Este artículo es un extracto de la obra “Los Elementos del Ciberperiodismo” que se publicará en la editorial Síntesis en 2016  y son parte de las conclusiones  de la investigación“Innovaciones. Metodologías para la Implantación del Observatorio Ciberperiodístico y Medialabs para la Investigación y Formación de Perfiles Netcom” desarrollado durante la estancia de investigación en la Faculdade Arquitetura, Artes y Comunicaçao de la Universidad Estadual Paulista (Sao Paulo, Brasil)  © Jesús Miguel Flores Vivar. Investigador visitante (Fapesp).

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Estudio sobre usos y prácticas de las redes sociales en el periodismo de internet

Las redes sociales en Internet se han consolidado en los medios de comunicación online y en una forma de realizar periodismo que ha tomado fuerza en el segundo lustro de la década pasada.

Investigaciones sobre los diferentes medios sociales que se han dado a conocer a través de libros y artículos dan fe de la consolidación de estos recursos en la vida de las personas, de las instituciones, empresas y con más fuerza, en los medios de comunicación. El periodismo no ha sido ajeno a la influencia de las redes sociales. De hecho, se ha visto fagocitado tanto así, que su uso marca un antes y un después en la profesión periodística.

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

¿Qué tiene que ver el periodismo con Drones, Algoritmos, Glass-News, Big data, Bots, Apps cartográficas, movilidad-ubicuidad y otros? (Parte 1)

En 2009, con la efervescencia de las tecnologías digitales, hacía referencia a la obsolescencia del conocimiento tecnológico en un post titulado La convergencia está en la mente de las personas, en donde afirmaba que los profesionales de la información deberían estar constantemente actualizando sus conocimientos para no expandir o ser parte de la brecha digital.

En este sentido, respecto a los profesionales de la información que prestan servicios en una organización de noticias, una de las iniciativas que debía  -debe- poner el medio es una formación constante de su personal como consecuencia de la evolución de las tecnologías de la información. Pero, si no fuese una iniciativa del periódico o medio, entonces debe ser el propio profesional quien debe asumir la responsabilidad de su formación. Es verdad que las empresas de medios periodísticos han sido –son- los más castigados por los efectos de la crisis económicas, pero eso no puede convertirse en óbice para no incidir en la formación. Porque ya no se trata de salvar sólo al medio o, al profesional, sino,  y más importante se trata de salvar al periodismo, un modelo de información que el público, la sociedad siempre va a necesitar. Máxime si ese modelo ha sido garante de las democracias actuales.

Puesto el foco en el objetivo, entonces queda por desarrollar estrategias de cómo hacer todo esto. Para empezar, la tarea no es difícil, sino, simplemente ganas de querer hacerlo. Muchos de los que conocemos en el mundo de las tecnologías digitales, que trabajan en el mundo del periodismo o comunicación y que se han formado en el campo de las letras, ciencias sociales, o humanidades, son hoy grandes conocedores de los entornos digitales, tanto  así, que adquieren el cliché de expertos. Pero ¿donde han adquirido ese conocimiento para ostentar tal rango? La respuesta es simple: se han formado didácticamente, de forma autónoma, asistiendo a cursos (muchos gratuitos) o simplemente, estudiando tutoriales sobre determinadas aplicaciones que ha interesado  conocer a cada uno/a.

Ahora bien, de cara a las facultades de comunicación y su rol en la formación de los futuros periodistas o comunicadores ¿cabría decirles que su formación práctica sobre determinadas tecnologías deben adquirirlos de forma autodidactica? Obviamente, No. Por lo que son las universidades las que han de asumir el protagonismo asignado en el nuevo ecosistema de la información.

Es verdad que la esencia de la formación en una universidad se basa en la Ciencia, en la doctrina del conocimiento. De hecho, para quienes han lo olvidado, este es el punto de partida y el matiz significativo entre los que asisten a formarse a las aulas universitarias y los que no. La función de la universidad por cumplir este rol es universal.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que otro de los roles asignados a la universidad es la formación de profesionales altamente cualificados para el desempeño de una función al servicio de la sociedad.  Y aquí es donde la universidad tiene que ejercer ese rol asignado de tal manera que su valoración positiva por la sociedad sea una constante.  ¿Qué hacer para lograr esto? La respuesta viene por la propuesta de una transformación del proceso de formación de determinadas disciplinas del conocimiento. Y una de estas corresponde al Periodismo y, más ampliamente, a la Comunicación…..

Este artículo forma parte de la investigación “Estudio y experimentación de nuevos medios para la consolidación del periodismo en línea”, que se lleva a cabo en el Center for Sciencie and Innovation Studies de la University of California Davis  © Jesús Miguel Flores Vivar.  

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

En la pervivencia del periodismo, la clave está en el algoritmo

Kevin Kelly (2012)[1], investigador y experto en tecnologías, dice que las tecnologías buscan para nosotros, pero ¿Qué buscan?. De esta afirmación nos valemos para indicar que el uso de aplicaciones por parte de los usuarios no viene dado per se para el periodismo o comunicación, sino que corresponde adaptar, desarrollar y diseñar un entorno más, específico para el funcionamiento de tal o cual tecnología. Un desarrollo que se basa en que un todo funcione según los flujos de trabajo o parámetros que tenga trazados. Es decir, un flujograma generado por un algoritmo.

Antes de dar la definición acerca del algoritmo y su relación con el periodismo y, concretamente con el periodismo de datos, vamos a situarnos en los antecedentes del periodismo de investigación a través de fuentes y datos.

Desde los revolucionarios años 1960, la situación del periodismo de investigación ha cambiado mucho, sobre todo, porque se ha abierto una variante que además de utilizar los datos y las fuentes, suma la utilización de diferentes aplicaciones tecnológicas para su desarrollo. Tras el escándalo del Caso Watergate, recogido por Carl Bernstein y Bob Woodward, en el Washington Post –por el que recibieron el premio Pulitzer en 1973– provocando la dimisión de Richard Nixon en 1974, se han sucedido muchos trabajos de investigación basándose en la recuperación y análisis de datos e información pública como la  que hicieron los citados periodistas del Post en los archivos de la Biblioteca del Congreso estadounidense.

Hoy, la técnica de los algoritmos juega un papel fundamental en la construcción de la nueva información. Solo necesitamos saber un poco de lógica binaria y de ingeniería inversa para crear nuestro propio algoritmo que puede servir para procesar la información. Por ejemplo, la mayoría de agregadores de noticias están hechas por algoritmos que permiten seleccionar y encontrar información según el interés de cada usuario. Google es por excelencia, el rey de los algoritmos.

Pero ¿Qué es un algoritmo? ¿Qué conocimientos son necesarios para crearlos? ¿Por qué se han convertido en una especie de piedra filosofal en la construcción de la información? ¿Qué relación guarda con el periodismo de datos? Para empezar, un algoritmo es el proceso de una acción. Un proceso o flujo de trabajo que está supeditado a ordenes (parametrizadas) que el creador del algoritmo ha configurado.  Según recoge la Wikipedia, un algoritmo es

un conjunto prescrito de instrucciones o reglas bien definidas, ordenadas y finitas que permite realizar una actividad mediante pasos sucesivos que no generen dudas a quien deba realizar dicha actividad. Dados un estado inicial y una entrada, siguiendo los pasos sucesivos se llega a un estado final y se obtiene una solución. Su empleo es en matemáticas, lógica, ciencias de la computación y disciplinas relacionadas.

Los algoritmos pueden ser expresados de muchas maneras, incluyendo al lenguaje natural, pseudocódigo, diagramas de flujo y lenguajes de programación entre otros. Muchos algoritmos son ideados para implementarse en un programa utilizando el pseudocódigo que es una descripción de alto nivel de un algoritmo que emplea una mezcla de lenguaje natural con algunas convenciones sintácticas propias de lenguajes de programación, como asignaciones, ciclos y condicionales, aunque no está regido por ningún estándar.

La relación existente entre un algoritmo y el periodismo de datos es cada vez más pertinente. El hecho más reciente se desprende de una nota del Knight Center Periodismo para las Américas[2] que da cuenta en un post acerca de un terremoto de magnitud 4.4 que despertó a California el lunes 17 de marzo de 2014. El primer reportero en cubrir la noticia fue un algoritmo llamado Quakebot, recopilador de datos diseñado por el periodista y programador Ken Schwencke de Los Ángeles Times, según referencia la revista digital Slate.

Quakebot fue diseñado por Schwencke hace más de dos años para recopilar datos de interés periodístico de alertas publicadas por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS,siglas en inglés), introduciéndolos a una plantilla noticiera escrita con anterioridad. La nota preliminar se guarda en el sistema de manejo de contenido del periódico mientras que se manda una alerta por correo a un editor humano, quien revisará la nota y decidirá si publicarla en línea. Cuando Quakebot recibió una alerta del USGS señalando un terremoto de magnitud 3.0 o mayor (algo menor no causaría mucho impacto) a las 6:25 a.m., hora del Pacífico, mandó un correo a Schwencke quien publicó la nota pocos minutos después, asegurando que su periodico, Los Angeles Times, fuera el primer medio en reportar la noticia. Y es sólo el principio….



[1][1] Kevin Kelly fue editor ejecutivo de la revista Wired durante siete años. Ha escrito para The New York Times, The Wall Street Journal y the Economist. Previamente ha Publicado el libro Fuera de Control y el bestseller New Rules for a New Economy.

Etiquetas: , , , , , , ,

Business model: El cliente es el negocio

Aron Pilhofer, periodista responsable del área de Periodismo de Datos del periódico The New York Times, en una entrevista a realizada en diciembre pasado, en Madrid, por la periodista brasileña Rachel Costa, considera que el periodismo tiene futuro y que queda mucho por hacer. Afirma que para rentabilizar un medio: “Es importante comprender primero cómo se comporta esa audiencia del periodismo. En otras áreas, como en la publicidad, ya hay metodologías para eso. En las redacciones, todavía no. Y, en mi opinión, no hay actualmente pregunta más importante a ser contestada que esa. Estamos todo el tiempo hablando de nuevos modelos de negocios para los media, pero nos olvidamos que la condición fundamental para un modelo de negocio de éxito es conocer su cliente. ¡Tenemos que saber quién es nuestra audiencia!”

Más información sobre la entrevista en Internet Media Lab 

Etiquetas: , , , , ,

Evolución de la transformación: Medios y profesionales deben adaptarse para sobrevivir al cambio

Casimiro García Abadillo, columnista del periódico EL MUNDO, escribe en este diario (07/10/2013) un artículo titulado “¿El fin del cuarto poder?” (el cual transcribo más abajo), en donde destaco (en negrita) algunos aspectos que trata en su artículo y que invitan a la reflexión, ya que se derivan de análisis e informes acerca del sombrío panorama que se cierne sobre el espacio mediático. Sin embargo, en otro contexto, cabe indicar las oportunidades de éxito que pueden surgir al alimón de dicha situación mediática, siempre y cuando, profesionales y medios, sepan adoptar la teoría darwiniana en sus entornos: no sobrevive las especie más fuerte, ni la más inteligente, sino sobrevive la especie que mejor se adapte al cambio. Adaptarse al cambio es el camino a seguir para la pervivencia del periodismo y los medios.

El artículo, al que me suscribo en gran parte de su contenido, es un contundente análisis sobre el estado de los periódicos que se produce a nivel global.

“Richard Brooks (Filadelfia, 1912-California, 1992) había sido periodista radiofónico antes de hacer cine. Sólo hizo una película, como guionista y director, enteramente dedicada al mundo del periodismo: El cuarto poder (Deadline USA, era su título original), que protagonizó Humphrey Bogart. Si alguna vez me dedicara a impartir clases de periodismo (cosa que no descarto, dado como está nuestro negocio), obligaría, sí, obligaría, a mis alumnos a ver dos películas: El cuarto poder y Primera Plana (magnífica comedia dirigida por Billy Wilder en 1974). A medida que pasa el tiempo aprecio más el valor de estas dos obras maestras del cine.

Pero, dejemos las peripecias del Chicago Examiner para otro día y vayamos por un momento al Nueva York de la década de los 50, cuando se editaba The Day, el periódico dirigido por Ed Hutcheson (Humprhey Bogart). Los propietarios del rotativo, herederos de su creador, deciden venderlo a la competencia (el Standard). Sus 500 empleados se enteran de ello por un teletipo y saben que quedarán en paro en unos días (¿les suena esto de algo?).

Hutcheson no se da por vencido y decide ejercer hasta el último minuto, sacando a la luz el escándalo de un capo mafioso –Rienzi–que trata de amedrentarle recurriendo a todos los medios para evitar la publicación de artículos que denuncian sus crímenes; entre ellos, el asesinato de una joven. Al final, no sabemos si The Day llega a cerrarse o se salva, pero la última toma de la película nos muestra al capo Rienzi despotricando contra Hutcheson al teléfono y a éste situando el auricular sobre la rotativa: nada podrá callar a la prensa libre.

Todos los valores del periodismo están recogidos en apenas hora y media de trepidante acción. El título en español me parece incluso mejor que el original: El cuarto poder. Esta expresión para referirse a la prensa se le atribuye al político liberal conservador británico Edmund Burke (1729-1797), un acérrimo enemigo de la Revolución Francesa.

La prensa ha sido muy poderosa durante siglos, no por la fortaleza financiera de sus magnates, sino por su capacidad para generar opinión, por haberse constituido en uno de los pilares del sistema democrático.
Sin embargo, ahora estamos en un momento crítico. La mayoría de los grupos de prensa atraviesan por una situación casi insostenible: han caído la difusión y la publicidad y todo el mundo da por hecho que el papel ha pasado a la historia (aunque seguirá existiendo todavía mucho tiempo y tal vez su reconversión dé lugar a un producto nuevo, de circulación más restringida, pero igualmente influyente).

Cuando uno ve salir, como ha ocurrido en las últimas semanas en EL MUNDO, a buenos, expertos y bien formados periodistas, con los que se han compartido más de 20 años de duro trabajo, te planteas: ¿lo estamos haciendo bien?

Sin duda, vamos a otro modelo de negocio. Internet ha supuesto una revolución tan grande o incluso mayor que la propia imprenta. Cada vez la gente utiliza más las websites como medio de información. Entre otras cosas, porque es fácil de acceder a ellas y, además, es gratis.

Lo que ha ocurrido en los últimos 10 años es que los medios se han multiplicado y las audiencias se han diseminado. Además, se ha generado un efecto de exceso de información, que hace que los lectores crean estar informados por el simple hecho de haber leído un titular o haber escuchado una noticia en la radio o en la televisión durante 30 segundos.

Desde Unidad Editorial (empresa editora de EL MUNDO, Expansión, Marca, Telva, etcétera) vamos a hacer una apuesta arriesgada que tal vez sea la única salida para el mantenimiento y desarrollo de un grupo que ha defendido y practicado durante su azarosa historia los principios esenciales del buen periodismo: informar con rigor y con independencia.

Hemos hecho todo lo que se podía hacer por el lado de los costes (no se puede prescindir de más periodistas, a no ser que queramos degradar los medios hasta el punto de que no merezca la pena que nadie pague por leernos) y vamos a intentar generar nuevos ingresos, centrando nuestros esfuerzos en la red. La experiencia de Orbyt ha demostrado que hay un público, todavía minoritario, que está dispuesto a pagar un precio razonable por informarse.

La nueva forma de comunicarnos con el público va a requerir un cambio radical en nuestro modo de trabajar. Seguiremos dando exclusivas (la noticia, por definición, es lo nuevo), pero la diferencia cualitativa con otros medios (dado que nada impide, como se ha visto, que los scoop se copien de manera inmediata en otras webs) va a residir en la manera en la que demos la información.

Nadie puede copiar la calidad. Así que eso nos va a exigir dar mucho mejor que nadie noticias que tal vez todo el mundo tiene. Tendremos que hacer menos cosas, pero mejor.

Lo que parece claro es que el lector, el público, también es más selectivo y exigente y, por tanto, reclama especialización. Y, sobre todo, solvencia.

Las herramientas que nos ofrece la tecnología nos permiten ofrecer a los lectores gráficos, vídeos, todo tipo de apoyos y opiniones, sin límite.

La web ya no será el medio en el que me entero antes a través de un flash a modo de agencia. Sólo sobrevivirán los medios que apuesten por la calidad y la originalidad en la presentación de sus contenidos. Por supuesto, la opinión será la base sobre la que debe consolidarse un bloque de lectores que se identifique con nuestra visión del mundo.

Ése es ahora nuestro reto. No sólo sobrevivir, sino adaptarnos a los tiempos nuevos. Tiempos en los que tal vez ya no exista un cuarto poder como lo conocíamos. En los que tendremos que acostumbrarnos a ser más humildes y a poner a los ciudadanos en el centro de nuestras prioridades. No sabemos si The Day cerró, pero hizo lo correcto. Nosotros no tenemos otra opción”

Etiquetas: , , , , , , ,
Categorias: New Media

Como las marcas empiezan a construir las redacciones digitales, ¿Qué es lo que necesitan las salas de prensa para tener éxito?

Según publica Shane Snow (cofundadora de Contently) en el Poynter, gracias a las redes sociales, nos estamos acostumbrando a que las grandes empresas nos hablen directamente a nosotros, los usuarios, en vez de que lo haga la publicidad, que suele aparecer al lado del texto que estamos leyendo.

Actualmente, las herramientas como Twitter y WordPress han dado lugar a una explosión de las marcas de producción y difusión de contenidos que compiten con los medios tradicionales buscando la atención del público y, los periodistas que emplean estos medios, son narradores creativos.

Si, como indica Snow, todas las estadísticas de comercialización de contenido flotando alrededor de la web son de fiar, la marca editorial, potenciada por su calidad de la sala de redacción, se ha convertido en un elemento básico de la dieta de marketing moderno. Por ello, el término “marca de sala de prensa” ha estado fagocitándose alrededor de los círculos de publicidad en 2013. Las marcas de las salas de redacción han reconocido que en un mundo basado en lo social-media, la narración de historias reales es una de las mejores maneras de ganar los corazones y las mentes de los usuarios antes de interrumpirlos con anuncios.

Más información del artículo en el sitio web del Poynter.

Etiquetas: , , , , , , ,