ENCUENTRO CON LOS OTROS: MANUEL DESCO y EL MUNDO REAL DE LAS PATENTES

En otra sesión de “El encuentro con los otros” que desde 2009 se viene celebrando en la OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas) y que permite que los examinadores de patentes conozcan la experiencia profesional en el mundo de las patentes pero desde el otro lado del mostrador, el pasado 28 de noviembre tuvimos la inmensa suerte de tener como invitado a Manuel Desco, Ingeniero de Telecomunicaciones, Doctor en Medicina, Jefe del Servicio de Medicina y Cirugía experimental del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, profesor en el Departamento de Bioingeniería de la Universidad Carlos III y coordinador de ITEMAS (Plataforma de Innovación en Tecnologías Médicas y Sanitarias).

En la primera parte de su presentación, Manuel Desco nos informó sobre ITEMAS, que en su núcleo está formado por las unidades de innovación de 29 grandes hospitales del Sistema Nacional de Salud, junto al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC). La constitución de esta plataforma estuvo motivada por lo que ha enseñado la experiencia: que en muchas ocasiones lo más complicado de la innovación es su gestión y que no hay que complicar la vida a quien tiene una idea, sino facilitarle la gestión de todo lo que se genera a partir de la misma.

ITEMAS está promovida y financiada por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII)  y posee actualmente más de 160 miembros. Posee grupos de trabajo de certificación, de marco legal, de emprendeduría, de compra pública innovadora, de estructura de las unidades de apoyo, etc. La plataforma tiene dos programas de trabajo, uno externo y otro interno.

El programa de trabajo interno está basado en las UAI (Unidades de Apoyo a la innovación), que pueden considerarse la versión 2.0 de las OTRIS, ya que las UAI tienen un papel muy importante de proselitismo, de detección de la innovación y también de acompañar al creador en todo el proceso. 

Además de ocuparse de lo que tradicionalmente se ha considerado innovación, se encargan también de la innovación de tipo organizativa y de mejoras en la gestión hospitalaria.

La red se creó en 2009 y la plataforma en 2014 y sus resultados han sido espectaculares:

Como se observa en el gráfico, ya hay 326 productos en el mercado. Con anterioridad a la creación de ITEMAS había “ideas” o “invenciones”, pero no se sacaban del cajón, normalmente por falta de impulso.

Por lo que se refiere al programa de trabajo externo, también se han obtenido grandes resultados, como las llamadas “guías ITEMAS” y otras  publicaciones, entre las que cabe destacar el “manual de gestión de la innovación” según la norma UNE 166002:2014, la firma de un convenio muy favorable con la empresa proveedora de bases de datos Globaldata para los 30 hospitales integrantes, la colaboración con “Fundanet Innova” (un software diseñado y construido para la gestión de la innovación), que les ha permitido incluso obtener ingresos en cuanto que colaboradores en su elaboración, la firma de un convenio con AENOR, también para el diseño de la norma UNE 166002:2014 orientada a la gestión de la I + D + i, aparte del convenio con la OEPM , fruto del cual ha sido el boletín de vigilancia tecnológica sobre dispositivos médicos.   

Tras esta labor de divulgación sobre ITEMAS, Manuel Desco, que aparece como inventor en 7 familias de patentes, nos ofreció su visión del mundo de la patente desde “el otro lado”.

En primer lugar y a partir de la definición de patente que ofrece la OEPM, nos planteó el primer inconveniente que apreciaba en relación con este título de propiedad. Fundamentalmente, se trata de que a diferencia de lo que ocurre con la propiedad inmobiliaria, por ejemplo, con una escritura de propiedad, con la patente siempre existe la posibilidad de que un tribunal o un juez pueda anularla en cualquier momento, lo cual a su parecer introduce una gran incertidumbre, desazón y mucha presión sobre el gestor.

Igual que no es suficiente con aprobar, con obtener la patente, también se habla de “distintos grados de fortaleza de la misma”, puede ser débil, fuerte o intermedia, lo que añade mayor confusión.

Otro aspecto problemático en relación con las Patentes es el factor tiempo. Mientras que el procedimiento de concesión de patentes es muy lento, es esencial acertar en el momento de presentación de la solicitud de patente, que no debe ser ni muy pronto ni muy tarde.

También resulta muy caro, en ocasiones prohibitivo ejercer el derecho de patente y aun así, el resultado puede ser incierto incluso teniendo la razón.

Entonces ¿por qué patentar?, se pregunta Manuel Desco. A pesar de los problemas que la patente plantea, en muchas ocasiones conviene patentar:

  • Para defender los derechos.
  • Para reafirmar la libertar de operación (FTO – Freedom To Operate). Estar razonablemente seguro de que no se nos va a demandar por explotar el objeto de la innovación.
  • La patente facilita la transferencia de tecnología, la transmisión.
  • Permite documentar la invención, mostrar el fruto de un proceso de investigación.
  • Por motivos puramente curriculares, aunque en este aspecto planteó hasta qué punto una patente que no ha generado ingresos sino únicamente costes, debería puntuar positivamente en la carrera investigadora o si no debería hacerlo negativamente.

Recalcó que es preciso comprender lo qué quiere el cliente, no siempre se desea una patente llamada “fuerte” pero que es más cara. A veces basta con una llamada “débil” o una intermedia, pero más barata.

Recurriendo a su experiencia en cuanto que titular e inventor en patentes, subrayó que no hay dos casos de patentes iguales, que cada uno tiene sus peculiaridades y que no hay que perder de vista que el objetivo no debe ser la obtención de la patente a toda costa sino la explotación del resultado de la innovación, es decir, generar valor.

A continuación señaló aquellos casos en los que suele haber “complicaciones” en relación con las patentes:

  • ¿Quién es en realidad el autor/titular de la patente?La Universidad, el Hospital, una compañía privada…… La experiencia muestra que los modelos teóricos no suelen funcionar.
  • ¿Patentar o divulgar? Si se pretende obtener la exclusividad se deberá patentar, pero ello a veces sólo está al alcance de las grandes compañías. En muchos casos se tratará sólo de obtener una patente defensiva para evitar la demanda y también se puede recurrir a la publicación defensiva para evitar que otros obtengan una patente sobre la invención.
  • La protección del software mediante patentees muy problemática, en ocasiones hay que buscar vías alternativas.
  • La multi-titularidad en las patentesgenera numerosos y variados problemas.
  • Aunque la teoría dice que una vez se publica la invención no se puede patentar, en la práctica se pueden patentar perfeccionamientos y soslayar el problema planteado por esa publicación temprana.
  • Obtener una única patente sobre un aparato o muchas…. Las empresas fuertes suelen obtener muchísimas patentes en relación a un aparato.
  • El reparto de royaltiesgenerado por la patente, sobre todo alrededor del concepto de “grupo de investigación”. ¿Qué pasa si se disuelve el grupo, si fallece algún integrante?
  • ¿Cuánto se debe invertir? Especialmente problemático, cuando la inversión la realiza la administración pública
  • ¿Patentar al principio o cuando hay certeza de que “funciona”?
  • ¿Cuándo abandonar?Y sobre todo cómo comunicárselo al creador.
  • La gestión del fracaso. En este mundo un fracaso del 95% es un gran éxito.

Cuando, a pesar de todas las dificultades, se logra un éxito, se consigue explotar una patente y obtener ingresos, se presentan otras dificultades, según la experiencia de Manuel Desco, que pueden transformar el éxito en fracaso:

  • La lucha por los ingresos.
  • La lucha por los posibles ingresos, aún no confirmados.
  • La lucha por el protagonismo, por el CV.
  • ¿Hasta qué punto es un éxito si se explota, pero los ingresos obtenidos son bajos?
  • ¿Qué se vende, la patente o el equipo de desarrollo? Normalmente, la empresa compradora está interesada en ambos.
  • Con frecuencia, los royalties obtenidos por la patente no son la principal fuente de ingreso, sino el poder convertirse en socio de la empresa interesada en la patente.

Antes de concluir, Manuel Desco nos brindó dos ejemplos prácticos:

El Radiance ® es un dispositivo que se utiliza en la aplicación de radiación intraoperatoria con el objetivo de conseguir una mayor precisión en la radiación de los tejidos con riesgo cancerígeno tras la extirpación del tumor. La invención se realizó en 1998, se comprobó que “funcionaba” y se publicó parcialmente, pero no se patentó y quedó en letargo. En 2006 se contactó con la empresa GMV especializada en aeronáutica y navegación satelital, que deseaba diversificarse y extenderse también al sector sanitario. El problema era que no había patente y la invención se había publicado ya parcialmente. Dado que el proyecto era muy amplio, se decidió patentar un aspecto que no se encontraba en el núcleo de la invención pero que tampoco se había divulgado previamente. Se presentó una solicitud internacional PCT (ES2008/000240), se obtuvo la patente española y la estadounidense. Para evitar problemas burocráticos, en la patente figuraba GMV como titular y no el Hospital Gregorio Marañón, pero se firmó un contrato que aseguraba que el Hospital recibiría parte de los ingresos que se generaran.

Figuras de la solicitud PCT WO2009127747

Otro ejemplo de proyecto de éxito es el de los sistemas de imagen molecular desarrollados por el Laboratorio de Imagen Médica (BiiG) y la Unidad de Medicina y Cirugía Experimental (UMCE) del Hospital General Universitario Gregorio Marañón en colaboración con la empresa española SEDECAL, con la que llevan cooperando 17 años y  que constituyen la principal fuente de ingresos del grupo de investigación.

Conclusión

Manuel Desco nos hizo ver que el mundo de las patentes es mucho más complicado de lo que un examinador que aplica el procedimiento de concesión puede vislumbrar. Su experiencia de tantos años en el mundillo de la innovación le ha permitido hacernos ver otras facetas del ámbito de la invención y la patente, ya que como afirmó al terminar su disertación “la experiencia es lo que se obtiene cuando no se ha podido obtener lo que querías”.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*