Ciclismo olímpico de Juan Antonio González Iglesias

En la poesía actual cabe perfectamente que el aliento clásico, el tono elegíaco y ritmos y formulas sintácticas tradicionales se proyecten en ámbitos de temas e imágenes plenamente modernas. Temas como el mundo del deporte o como el de la ciencia. O ambos a la vez. Como ocurre con el poema Ciclismo olímpico del poeta salmantino Juan Antonio González Iglesias, en que nos hallamos ante una poesía honda, clara y cincelada; una poesía nutrida de tradición y cultura.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

 

CICLISMO OLÍMPICO

para mi padre

por sus victorias en ciclismo

 

El ciclismo en pista sucede exactamente en un lugar del cosmos.

La larga ondulación de madera pulida

forma un hermoso anillo de Saturno

elástico hasta límites cercanos a la elipse.

Quiere ser una cinta de Moebius.

Nociones tan sublimes como el Dios medieval

que pasara su mano por esta superficie

modelando su cuenco, resultan anacrónicas.

Un programa informático ha engendrado estas curvas

y el hormigón armado es dúctil como arcilla.

Los corredores portan cascos hiperlineales

más que los de los nautas de los astros.

Convertirán su testa en una flecha.

El estatismo inicial los vuelve vulnerables.

Son animales frágiles a punto de extinguirse.

Necesitan la ayuda de biólogos

que primero los sujetan y luego los empujan

para que vuelvan a su elemento natural:

no la tierra ni el aire,

sino el quinto elemento, el que Aristóteles

denominaba éter.

Los trajes y las botas ya no son de este mundo.

Las bicicletas no son bicicletas.

Tiene la lentitud y la velocidad

de los seres celestes.

Todo es tan silencioso que el encuentro continuo

entre el parqué y las ruedas se produce

casi con la intimidad propia del erotismo.

El público está lleno de pequeños geómetras

que sin embargo rugen, saben que cualquier cosa

nos puede suceder cuando nos dividimos

hasta las diezmilésimas.

En estas condiciones cada pedalada

anticipa victoria. Muchos son los caminos

que conducen al éxtasis de los místicos laicos.

Bajo el óvalo cósmico giran vertiginosas

la palabra milésima, la palabra velódromo.

¿Cuánto tiempo podremos ser perpendiculares?

Alguien es responsable de todo este equilibrio

de que las delicadas bicicletas orbiten

como satélites de un elegante sistema.

¿Qué podremos decir de la fuerza centrífuga

si ya la conocemos por nuestros corazones?

No hay principio ni fin. Una campana suena.

Y éste es ya el momento

de celebrar únicamente

la atracción primordial entre las cosas,

lo mismo que si fuéramos

otra vez presocráticos

o al menos anteriores a Newton

para poder decir lo que Leonardo

da Vinci, que en el Códice

que se conserva en la Biblioteca

Nacional de Madrid

llama a la fuerza de la gravedad

ese inmenso deseo de volver.

(De Olímpicas. El Gaviero Ediciones. 2005)

 

Juan Antonio González Iglesias, (Salamanca, 1964)

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Los datos personales recogidos en este formulario serán tratados de conformidad con el nuevo Reglamento Europeo (UE) 2016/679 de Protección de Datos. La información relativa a los destinatarios de los datos, la finalidad y las medidas de seguridad, así como cualquier información adicional relativa a la protección de sus datos personales podrá consultarla en el siguientes enlace www.madrid.org/protecciondedatos. Ante el responsable del tratamiento podrá ejercer, entre otros, sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación de tratamiento.