La extravagancia lingüística de una ciudad española intriga a neurocientíficos

Un estudio sugiere que el cerebro humano puede desarrollar vías cerebrales específicas en función de las demandas lingüísticas que nos plantea la vida diaria

En la ciudad española de San Cristóbal de La Laguna, la segunda más poblada de Tenerife, Islas Canarias, algunos de sus habitantes tienen la particularidad de hablar al revés. Específicamente: invierten el orden de las sílabas de cada palabra. En vez de “buenas noches”, dicen “nasbue chesno” o “laho, ¿moco tases?” en lugar de “hola, ¿cómo estás?”.

Un grupo de ciudadanos de La Laguna exige que la UNESCO reconozca su extravagancia lingüística como “patrimonio cultural inmaterial”. La inversión de palabras también forma parte de otros dialectos sociales, como el lunfardo argentino, y algunos lingüistas no ven ningún mérito en esa habilidad.

Pero el neurolingüista argentino Adolfo García se opone a esa postura. “Los ‘habladores inversos’, es decir, esas personas que tienen una habilidad extraordinaria para revertir rápidamente palabras, oraciones y textos, reordenando los sonidos del habla, pero conservando su identidad, constituyen un modelo clave para estudiar un aspecto crucial del lenguaje humano: la secuenciación de fonemas”, señaló García, codirector del Centro de Neurociencias Cognitivas (CNC) de la Universidad de San Andrés e investigador del CONICET (Argentina).

Un fonema es una unidad abstracta que reúne una familia de sonidos posibles en una lengua. Las vocales, como /a/ y /o/, y las consonantes, como /g/ y /t/, son fonemas del español. Si bien los fonemas no poseen significado en sí mismos, tienen la capacidad de indicar distintos significados al combinarse en secuencias particulares, como /gato/ o /gota/. “La secuenciación de fonemas es vital para la comunicación cotidiana, dado que esta habilidad no sólo permite diferenciar palabras, sino que también multiplica las posibilidades comunicativas de una lengua al posibilitar numerosos ordenamientos de un mismo conjunto de elementos”, explicó García, quien también es Atlantic Fellow del Global Brain Health Institute (GBHI) de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), Estados Unidos.

Junto con varios colegas, incluida la psicobióloga María José Torres Prioris, primera autora del trabajo e investigadora de la Universidad de Málaga y del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA) de España, García se propuso explorar el cerebro de personas que tienen esta notable habilidad para hablar al revés.

Tal como revela el artículo publicado en “Scientific Reports”, los investigadores realizaron estudios con dos adultos argentinos dotados de gran habilidad para hablar al revés, al modo de los habitantes de La Laguna. Y los compararon con otras personas que carecen de esa aptitud.

Los habladores inversos estudiados, cuyas identidades se preservan en el artículo científico, son un ingeniero de sistemas de 43 años y un fotógrafo de 50, quienes desarrollaron esa capacidad sin esfuerzo hacia los 14 y 8 años, respectivamente. El primero puede revertir por completo el orden de los fonemas (“surivanoroc” en lugar de “coronavirus”, por ejemplo), y también puede cambiar el orden de las palabras de una oración, ya sea al derecho o al revés.

Los científicos diseñaron diversas tareas comportamentales para evaluar la capacidad de producir palabras al derecho y al revés. Midieron la precisión y la velocidad con que los habladores inversos y los participantes del grupo control se desempeñaban al reproducir o reordenar secuencias de fonemas. Luego, obtuvieron registros de resonancia magnética estructural y funcional para examinar si había aspectos del cerebro de los participantes que tuvieran particularidades relevantes.

El estudio arrojó que los habladores inversos tenían una capacidad superior a los sujetos control en las tareas que requerían volver a secuenciar fonemas, pero no en las que implicaban repetir fonemas en el mismo orden. “Además, demostramos que esas ventajas no se explicaban por mejores habilidades de memoria de trabajo, lo cual sugiere que se trataría de una capacidad específicamente lingüística”, remarcó García.

El trabajo también mostró que los habladores inversos presentaban mayor volumen y conectividad no solo en regiones clásicamente asociadas al procesamiento de fonemas (a lo largo de la llamada vía dorsal del hemisferio izquierdo), sino que también en otras regiones cerebrales que participan de procesos semánticos, asociativo-visuales y de control cognitivo.

“Esto sugiere que la capacidad de secuenciar fonemas, cuando se lleva a altos niveles, pone en juego diversos mecanismos cognitivos que exceden los circuitos clásicos del lenguaje”, puntualizó Agustín Ibáñez, coautor del trabajo, director del CNC de la Universidad de San Andrés, Senior Atlantic Fellow del GBHI e investigador del CONICET y de la Universidad Adolfo Ibáñez, en Santiago de Chile.

Otro hallazgo interesante, dijo la investigadora Torres Prioris, es que las regiones cerebrales que presentaron esas particularidades no eran exactamente iguales en ambos habladores inversos, “lo que indica que se pueden lograr niveles similares de desempeño con recursos neuronales bastante diferentes entre sujetos”.

Por último, el estudio sugiere que el cerebro humano puede desarrollar vías cerebrales específicas en función de las demandas lingüísticas que nos plantea la vida diaria. “Esto hablaría de la adaptabilidad y plasticidad del cerebro humano”, dijo García.

Los resultados del trabajo también podrían ser relevantes para comprender mejor ciertos trastornos neurológicos, como distintos tipos de afasia, caracterizados por errores en la secuenciación de fonemas. “En este sentido, la identificación de circuitos neuronales asociados a dicha habilidad podría arrojar focos estratégicos en tratamientos de estimulación cerebral no invasiva para los pacientes”, explicó García.

Del avance también participaron Sol Fittipaldi, de la Universidad de San Andrés y del CONICET; Lucas Sedeño, del CONICET; Estela Cámara, del Hospital de Llobregat, en Barcelona, España: y Diana López-Barroso y Marcelo Berthier, de la Universidad de Málaga, en España.

Comentarios

1) Esta capacidad tiene que ver con el grado de alfabetización del sujeto. No es puramente fonológica, sino grafo- fonológica. Por ello se activan áreas visuales en estos individuos. Habría que ver si los analfabetos de esa región tienen la misma capacidad, o si está relacionada con el nivel de alfabetización. 2) La semántica indudablemente interviene para la construcción y deconstrucción de palabras significativas pero alteradas en su estructura. 3) En la inversión de palabras en la oración, se demuestra que toda esta capacidad es sintáctica. La sintaxis y su comprensión, es una actividad transcortical. Por ello, se activan también zonas extrínsecas a las áreas del lenguaje. 4) Está capacidad tiene que ser variable según el lenguaje materno. Uno como el español es el que mejor se presta, por su transparencia fonológica. El inglés y el alemán, serían los que menos se prestan. El inglés, porque no es transparente y el alemán u otro idioma con gramática compleja, porque la construcción es más difícil de aprender, usar, y mucho más de invertir. Tomados en cuenta estos puntos, estimo que los resultados son previsibles. Un enorme abrazo a mis amigos del grupo de Málaga, María José y Marcelo.

Tacirupeca, tacirupeca. ¿Dedon vas jodi el bolo?, o sea Caperucita, Caperucita ¿Donde vas? Dijo el lobo. Yo, con varias otras personas, llegue a contar un gran trozo del cuento, por eso creo que no deba ser declarado patrimonio inmaterial por la UNESCO.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..