La leche, beneficiosa para la salud cardiovascular

La leche, beneficiosa para la salud cardiovascular


La leche, beneficiosa para la salud cardiovascular

Un estudio realizado sobre más de 130.000 personas en 21 países, señala que los lácteos se asocian con tasas más bajas de enfermedad cardiovascular y mortalidad.

Beber leche, o consumir derivados lácteos, al menos tres porciones al día, puede ser beneficioso para la salud cardiovascular. Según un estudio realizado sobre más de 130.000 personas en 21 países, y publicado en The Lancet, los lácteos se asocian con tasas más bajas de enfermedad cardiovascular y mortalidad. Además, el informe ha visto que las personas que consumían tres porciones de lácteos al día tenían tasas más bajas de mortalidad y enfermedades cardiovasculares en comparación con aquellas que consumían menos de 0,5 porciones de lácteos al día. (Una porción estándar de lácteo era equivalente a un vaso de leche de 244 g, una taza de yogur a 244 g, una rebanada de queso a 15 g, o una cucharadita de mantequilla a 5 g).

Los hallazgos contrastan con las pautas dietéticas actuales que recomiendan consumir de 2 a 4 lácteos bajos en grasas (desnatados o semidesnatados) al día, en vez de leche entera, como en este estudio.

Considerando que la enfermedad cardiovascular es la causa principal de mortalidad en todo el mundo, los investigadores consideran que el consumo de productos lácteos no debería desalentarse sino que, incluso, debería fomentarse especialmente en los países de bajos y medianos ingresos, donde el consumo de productos lácteos es bajo.

"Nuestros datos respaldan la idea de que el consumo de productos lácteos podría ser beneficioso reducir para la mortalidad y las enfermedades cardiovasculares, especialmente en países de bajos y medianos ingresos donde el consumo de lácteos es mucho menor que en América del Norte o Europa", afirma el autor principal, Mahshid Dehghan, de la Universidad McMaster (Canadá).

Los resultados provienen del estudio prospectivo Urban Rural Epidemiological (PURE), que incluyó datos de 136.384 personas de 35-70 años en 21 países. Los participantes fueron seguidos durante un promedio de 9,1 años. Durante este tiempo, hubo 6.796 muertes y 5.855 eventos cardiovasculares graves.

Como se esperaba, el consumo de productos lácteos era más elavado en América del Norte y Europa y menos en Asia meridional, China, África y Asia sudoriental. Los participantes se agruparon en cuatro categorías: sin lácteos (28.674 personas), menos de 1 porción por día (55.651), 1-2 porciones por día (24.423) y más de 2 porciones por día (27.636).

Los resultados mostraron que aquellos que consumían más leche tenía tasas más bajas de mortalidad, total, no cardiovascular, enfermedad cardiovascular mayor e ictus que el resto de los grupos.

Los autores creen que es necesaria más investigación que muestre por qué los lácteos podrían estar asociados con niveles más bajos de enfermedades cardiovasculares y recuerdan que la recomendación de consumir lácteos bajos en grasa se basa en los supuestos daños de las grasas saturadas en un único marcador de riesgo cardiovascular (colesterol LDL).

CON PRECAUCIÓN

Sin embargo, la evidencia sugiere que algunas grasas saturadas pueden ser beneficiosas para la salud cardiovascular, y los productos lácteos también pueden contener otros compuestos potencialmente beneficiosos, incluidos aminoácidos específicos, grasas insaturadas, vitamina K1 y K2, calcio, magnesio, potasio y potencialmente probióticos. El efecto de los lácteos en la salud cardiovascular debería, por lo tanto, considerar el efecto neto sobre los resultados de salud de todos estos elementos.

No obstante, en un comentario, Jimmy Chun Yu Louie, de la Universidad de Hong Kong (China), y Anna M Rangan, de la Universidad de Sydney (Australia) concluyen que es pronto para cambiar las pautas dietéticas sobre el consumo de lácteos."Los resultados del estudio PURE parecen sugerir que la ingesta de lácteos, especialmente lácteos enteros, podría ser beneficiosa para prevenir muertes y enfermedades cardiovasculares importantes. Sin embargo, como los propios autores concluyeron, los resultados solo sugieren que el 'consumo de los productos lácteos no deben desalentarse y tal vez incluso ser alentado en países de bajos y medianos ingresos'".

En su opinión, estos resultados no son una "recomendación", sino solo otra pieza de la evidencia en la literatura científica.


Referencia bibliográfica:

Mahshid Dehghan et al., 2018. Association of dairy intake with cardiovascular disease and mortality in 21 countries from five continents (PURE): a prospective cohort study. The Lancet. DOI: 10.1016/S0140-6736(18)31812-9

Comentarios

Aunque no es mi especialidad, el tema me interesa mucho. No sé si en el estudio se menciona (en la reseña, no) que en una gran parte de los países la prevalencia genética de la intolerancia a la lactosa es mayoritaria. Aparentemente solo las poblaciones de origen europeo son mayoritariamente tolerantes, mientras que en las poblaciones de otros continentes (Asia, África, fundamentalmente) lo mayoritario es la intolerancia. Eso podría explicar el bajo consumo de lácteos (especialmente leche), además de las obvias condiciones socioeconómicas de esas poblaciones. Creo que es una variable importantísima y no sé si se ha tenido en cuenta.

Y que pasa con la caseína?. Saludos

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Los datos personales recogidos en este formulario serán tratados de conformidad con el nuevo Reglamento Europeo (UE) 2016/679 de Protección de Datos. La información relativa a los destinatarios de los datos, la finalidad y las medidas de seguridad, así como cualquier información adicional relativa a la protección de sus datos personales podrá consultarla en el siguientes enlace www.madrid.org/protecciondedatos. Ante el responsable del tratamiento podrá ejercer, entre otros, sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación de tratamiento.