Archivo de autor

Canción del aeroplano. José María Romero.

Enlace a Canción del aeroplano de José María Romero en poesía y ciencia

En los primeros años del siglo XX se produce un punto de inflexión en la opinión literaria que incide en la necesidad de repudiar, de una vez, la quejumbrosa y decadente literatura decimonónica mayoritaria, postulando una apertura a las nuevas realidades contemporáneas provocadas, cobre todo, por el avasallador proceso de industrialización.

Juan Cano Ballesta menciona en “Literatura y tecnología. Las letras españolas ante la revolución industrial”, (Nota 1), alguna de las voces que preconizaban, muy a principios del siglo XX, una literatura nueva. Así, por ejemplo, R. Sánchez Díaz en el artículo “Las industrias españolas”, de la revista Electra en 1901, hablaba de “la poesía nueva de las fábricas… Tenemos que hacer libros, dramas, discursos en los que aparezca a cada momento el resplandor magnífico de una boca de horno y vibre como himno resplandeciente el gran poema de las máquinas redentoras”. O Antonio Zozaya en su artículo “Lirismos”, (Alma española, 1904) en que propugna que la literatura debe consagrar sus cantos  a “la investigación racional y a la propagación de los ideales contemporáneos”, resaltando que ahora  “los héroes modernos  llaman Pasteur, Eiffel, Marconi y Cajal”, confesando de este modo,  la fascinación del hombre de principios de siglo por el progreso científico.

Incluso Unamuno en 1905 denuncia el excesivo culto a la forma de simbolistas y parnasianos…: “prefiero todo estampido bravío y fresco de la vida que nos pone al descubierto todas las entrañas”. Es destacable, también la figura del poeta mallorquín Gabriel Alomar, que  en 1904, cuatro años antes que Marinetti, usó el término “futurismo”, alentando al “homo tehcnologicus”cuya gran gesta épica ha sido y será dominar la naturaleza (Gabriel Alomar. Verba. Madrid, Biblioteca Nueva 1917).

Todas estas tendencias que estaban presentes en los diferentes países europeos, incluidas como hemos visto también en España, cristalizan en el futurismo alumbrado por Roberto Marinetti en 1909, que tuvo una difusión increíblemente rápida en Europa. El manifiesto futurista apareció el 5 de febrero de 1909 en el diario Gazzetta dell’Emilia; 15 días más tarde a parece en francés, el 20 de febrero, en el diario Le Figaro. En España se publica la versión en español, (en traducción de Ramón Gómez de la Serna ), en el número VI de la revista Prometeo en abril de 1909. Un prodigio de “marketing cultural” si se me permite la expresión. Fue, desde luego, una bomba de efectos retardados que contribuyó a dinamizar y a modificar el panorama literario y, también de las artes plásticas en toda Europa.

En el punto 11 (y final) del manifiesto futurista, (ver Nota 2), quedan mencionados las grandes innovaciones tecnológicas que deben ser objeto protagonista de la nueva literatura: fábricas, puentes, locomotoras, electricidad… y el aeroplano.Debido a la lentitud del proceso de industrialización en España, las ideas del movimiento futurista necesitaron cierto tiempo para aparecer y cuajar en la creación poética española y es al final de la segunda década del siglo XX cuando comienzan a aparecer poemas que incluyen los elementos centrales de la modernidad tecnológica propugnados por el movimiento futurista y las vanguardias sucesivas.

Aparecía nombrado en el manifiesto futurista, por primera vez, el aeroplano como uno de los inventos que debían cambiar el mundo poético y dar carpetazo al simbolismo y al modernismo.El aviador y el avión – al que entonces se llamaba aeroplano – reunen en sumo grado las características esenciales de este manifiesto futurista que alcanzará a todas las artes.

Debemos mencionar, en lo que se refiere a aeroplanos y a aviones en la poesía, el carácter pionero del breve poema “Al aeroplano” escrito por Miguel de Unamuno en 1915 (Ver Nota 3).

Volando cantan hélices de acero;
ya viene el tiempo de robusto encanto,
graznan los cisnes al morirse o callan,
se baña en nubes rígido aeroplano.

Canción del aeroplano

Con la anterior salvedad, será en 1919 cuando el poeta sevillano  José María Romero Martínez, desde la revista Grecia – la más antigua revista del ultraísmo – (Ver Nota 4), marca un hito en lo que se refiere a la aparición del aeroplano en la poesía, con la publicación de su Canción del aeroplano.

El aeroplano es, en el poema, águila blanca en ruta triunfal hacia la paz azul del infinito; se eleva entre los torbellinos del viento y opone al furor del huracán su corazón de mil caballos“.

El poema está compuesto por 6 estrofas con un total de 62 versos libres. Es uno de los primeros poemas del ultraísmo, movimiento en el que se mezclan las influencias del cubismo, del futurismo y del dadaísmo y abundan las imágenes y metáforas chocantes e ilógicas con alabanzas al adelanto técnico. La rima se elimina y en el léxico priman los neologismos, tecnicismos y las palabras esdrújulas.

Presenta el poema gran variedad de métricas, predominando heptasílabos, eneasílabos, endecasílabos y alejandrinos de 13 o 14 sílabas. Esta repleto de verbos y expresiones que resaltan la ascensión hacia los cielos del aeroplano: “elévate” (5 veces), “sube”, asciende”, “anbandona la tierra”, “dirígete al cielo”, “sigue tu ruta hacia el azul”, “deja la tierra” o “remonta tu vuelo más alto” son algunas de las que podemos encontrar.

Tras la estrofa inicial en que se insta al aeroplano – “águila blanca” – a abandonar la tierra y a dirigirse al cielo, en la segunda asistimos a una comparativa del aeroplano con otros de los nuevos medios de transporte del momento:

“Tú, que no tienes que seguir
un camino inmutable de carriles de hierro
ni una ruta trazada por corrientes marinas; tú, que no necesitas carreteras,
ni la energía dócil de los cables eléctricos
y tienes un motor por corazón,  
gasta el caudal de tu sangre inflamable…”

Tras el poderoso verso anterior que se nombra al combustible del avión “sangre inflamable”, exhorta al aeroplano a elevarse en el aire para trazar “rutas nunca surcadas” y descubrir “horizontes nunca vistos”.

En la siguiente estrofa el poeta se detiene en la variedad de paisajes que desde el aeroplano se podrán divisar “… los valles verdes / y las blancas montañas de la Tierra, / y la llanura azul del océano, / y la ciudad brumosa de enormes chimeneas, / donde tiembla el burgués y el bolchevista ruge…”. Curioso el neologismo “bolchevista” del verso, que aún el idioma no lo ha convertido en bolchevique.

En la penúltima estrecha vemos al aeroplano frente a truenos y huracanes; iniciándose con “Sube en la tempestad, nauta del Infinito;…”; y finalizando con ese lema-insignia del poema que es el “corazón de mil caballos”.

corta con tu timón
el vientre de las trombas
y opón al furor del huracán
tu corazón de mil caballos.

El poema finaliza con cuatro versos memorables en los que se reunen los términos “Muerte”, “Vida” e “Infinito”, asociados a la belleza utilitaria y moderna de los aeroplanos.

“Responde a la Muerte trazando en el aire
la curva sin fin de la Vida
y hacia la paz azul del Infinito
prosigue tu ruta triunfal.”

Magníficos versos que aún no son poesía del siglo XX, pero que ya sí tratan de las nuevas realidades tecnológicas del siglo XX.

 

José María Romero Martínez

Resulta muy complicado escribir acerca de José María Romero Martínez. Es el poeta un personaje – por mi desconocido hasta hace unas semanas y que he descubierto en esta ocupación para poesía y ciencia - que me asombra por la riqueza de su corta biografía y me entristece por su trágico final, cuando aún no había cumplido los 42 años, al comienzo de la guerra civil en Sevilla.

Y es que José María Romero fue una personalidad de extraordinaria relevancia en tres aspectos. (Ver Nota 5). En primer lugar, en su profesión médica. Licenciado en Medicina por la Universidad de Sevilla con premio extraordinario en 1917. Leo que, una vez terminada su carrera se instala como médico en la popular calle Pureza de Sevilla, dónde muchas veces no sólo no cobraba por sus consultas sino que pagaba de su bolsillo las medicinas a quién lo necesitaba. Siguiendo en esta faceta sanitaria, desde mediados de los años veinte, una vez concluido el doctorado desplegó una amplia y fecunda labor profesional como médico de la beneficiencia provincial, como subdirector del Manicomio y como profesor auxiliar de la Cátedra de Histología, además de ser pionero y miembro de la Comisión Científica de la Liga Española contra el Cáncer.

En segundo lugar está su actividad literaria y poética y, también, como animador cultural a través del Ateneo de Sevilla. Fue una de las principales figuras literarias sevillanas entre los jóvenes escritores de su época,  publicando numerosos artículos periodísticos y composiciones poéticas en el rotativo El Liberal y participando activamente en todos los movimientos estéticos que, alrededor de 1920, se desarrrollaban en  la capital andaluza. En este sentido, José María Romero fue uno de los integrantes del grupo Ultra, una especie de avanzadilla del ultraísmo en tierras hispanas, formado por jóvenes poetas andaluces congregados en torno a las revistas hispalenses Gran Guignol y Grecia. En esta última revista, dio a conocer algunos de sus mejores poemas, como los titulados “Carta a Rogelio Buendía”, “Sueños”, “Elegías”,  y “Canción del aeroplano”. Tanto por su forma como por su contenido, esta última composición constituye uno de los mejores paradigmas de la estética ultraísta aplicada a la poesía española de aquellos años.

En su faceta de animador cultural; como vocal de la sección de literatura del Ateneo, participó en la organización del encuentro de jóvenes poetas españoles que reivindican a Góngora en el tercer centenario de su muerte, que se celebró el 16 de diciembre de 1927. Acto en el que participaron los principales poetas de la generación del 27. Aparece en la mítica foto – es el quinto por la izquierda – que inmortalizó dicho acto y que se incluye a continuación.

Homenaje del Ateneo de Sevilla a Góngora. 16 de diciembre de 1927

De izquierda a derecha: Alberti, García Lorca, Chavás, Bacarisse, José María Romero Martínez,

Manuel Blasco Garzón, Jorge Guillén, Bergamín, Dámaso Alonso y Gerardo Diego.

Finalmente, como personaje público – tal y como se refiere en la página web www.poetasandaluces.com – (sic) “sus inquietudes políticas, por convencimiento y amistad, se iban acercando a las tesis del cambio político que habría de verificarse en 1931, siendo elegido en 1936 secretario provincial de Unión Republicana, el partido de Martínez Barrio, y ocupando, sólo unos días, durante el Frente Popular, el cargo de gobernador civil de Sevilla.con el advenimiento de la República.” 

Y en un absurdo y trágico final, recién iniciada la guerra incivil, José María Romero fue fusilado el 19 de septiembre de 1936.

Notas y enlaces

1 Cano Ballesta, Juan“Literatura y tecnología. Las letras españolas ante la revolución industrial”, Valencia: Editorial Pre-Textos, 1999.

2 El punto 11 del manifiesto futurista reza como sigue: “11 Cantaremos a las grandes muchedumbres agitadas por el trabajo, el placer o la rebeldía, las resacas multicolores y polífonas de las revoluciones en las capitales modernas: la vibración nocturna de los arsenales y de los almacenes bajo sus violentas lunas eléctricas, las estaciones ahítas, pobladas de serpientes atezadas y humosas, las fábricas suspendidas de las nubes por el bramante de sus chimeneas; los puentes parecidos al salto de un gigante sobre la cuchillería diabólica y mortal de los ríos, los barcos aventureros olfateando siempre el horizonte, las locomotoras en su gran chiquero, que piafan sobre los raíles, bridadas por largos tubos fatalizados, y el vuelo alto de los aeroplanos, en los que la hélice tiene chasquidos de banderolas y de salvas de aplausos, salvas calurosas de cien muchedumbres.”

3 Miguel de Unamuno: (1915) “Al aeroplano”, en Obras completas, XV., Madrid: Aguilar, pág. 382.

4 José María Romero: “Canción del aeroplano”, en Grecia número 14. Sevilla: 1919, págs. 10-11.

5 Datos biográficos sobre José María Romero Martínezestán disponibles en las páginas web: 
https://www.poetasandaluces.com/profile/318/
http://mcnbiografias.es/app-bio/do/show?key=romero-martinez-jose-maria
https://www.diariodesevilla.es/sevilla/saga-Romero-ateneistas_0_237876920.html
http://radiaciontransparente.blogspot.com/2012/08/cancion-del-aeroplano-por-jose-maria.html

 

 

Etiquetas:
Categorias: General

Descartes. Alfonso Brezmes.

Enlace a Descartes de Alfonso Brezmes en poesía y ciencia

Descartes

Los caminos por los que se eligen los poemas de poesía y ciencia son muy variados, aunque podrían resumirse en tres: los buscas, los encuentras o alguien te lo pone en bandeja. Este último es el caso del poema Descartes de Alfonso Brezmes, (Madrid, 1966), que nos llegó, a principios de julio, a través del aviso de un buen amigo que lo descubrió.

Después se trata de acercarse al poema con cuidado y tratar de entenderlo. Debo decir que tal como me llegó el título del poema Descartes – con mayúsculas – me fui de forma automática a la figura del gran filósofo francés del siglo XVII. Pero no era  eso. El poema lleva por título Descartes  porque, en su mayor parte, identifica y menciona un proceso de descartes; esto es, temas que se apartan, evitan o excluyen. El poema va desgranando descartes de cuestiones importantes en la comprensión científica del funcionamiento del mundo que nos rodea y en la comprensión de otras cuestiones existenciales.

 


 

Con el no por delante, (descartando), el poeta menciona con valor y admiración diferentes logros indudables de la ciencia; “… el álgebra exacta/ y su árbol de verdad irrefutable”; “….el cosmos infinito/ y su secreta arquitectura” o “…las leyes de los cuerpos /que gobiernan su atracción y su repulsa”…

El poeta continúa descartando otras importantes cuestiones ya no propiamente científicas, sino, más bien existenciales, o del terreno del alma, como como el silencio, la música, el amor – con el memorable verso: “…no el amor, ese desorden necesario;” - , y por último, nada menos, que la razón de la existencia.

Después de la enumeración cadenciosa que suponen los 10 versos iniciales, el poema finaliza con un quiebro final de 2 versos dodecasílabos, en que el poeta, quizá deslumbrado o abrumado por la complejidad o inaprensibilidad del mundo, aspira solamente a comprender su lugar o su papel en la maravilla que es el mundo.

“Si al menos lo supiera antes de morirme:
qué pinto yo aquí, en esta maravilla.

Descartes está incluido en “Sed” - último libro publicado por Alfonso Brezmes - y, tomando nota de una conjetura que se me sugiere, bien pudiera considerarse el titulo del poema como un juego de palabras con el nombre del filósofo francés; ya que las referencias científicas lo son a la física y a las matemáticas que rigen el orden del cosmos; orden que tan caro le era a Descartes: filósofo y científico.

El poema, que resulta moderno y bastante elegante, tiene esa redondez de ciertos poemas en los que se siente que están todas las palabras necesarias; ni una más ni una menos y en su orden, no en otro. Nos trae un aliento de lo mejor de la denominada en nuestro país en los últimos años como “poesía de la experiencia”; muy en la línea de la editorial Renacimiento en la que Alfredo Brezmes ha publicado toda su obra poética: “La noche tatuada” (2013), “Don de lenguas” (2015),  “Ultramor” (2017) y “Sed” (2020).

 

Alfonso Brezmes y la fotografía

Al contrario que la gran mayoría poetas españoles actuales,  Alfonso Brezmes no proviene del mundo académico de las letras, sino que es un artista que se ha desenvuelto, de forma autodidacta, con gran éxito en el campo de la fotografía. (Nota 1).

 

 ‘El pozo de los deseos’. (C) Alfonso Brezmes. (Exposición en Blanca Berlín)

Ha participado en diversas exposiciones individuales en las galerías Caprice Horn (Berlín), Stieglitz 19 (Amberes) y en las galerías madrileñas Cámara Oscura y Blanca Berlín. Ha estado representada en ferias como ARCO, ESTAMPA, ARTESANTANDER, y su obra forma parte de la Colección de Arte Contemporáneo de la Comunidad de Madrid (Centro de Arte Dos de Mayo) y del Archivo Fotográfico de la Comunidad de Madrid.

Con el uso de técnicas mixtas en apoyo de la cámara fotográfica, y sirviéndose de todos los materiales a su alcance: el papel y las tijeras, pasando por el escáner, los collages manuales y las animaciones pobres hasta el uso de las palabras crea fantásticos mundos, fronterizos territorios entre la realidad y el sueño. (Nota 2).

 

El poeta Alfonso Brezmes 

En la entrevista Alfonso Brezmes: «Siempre lo más bello lo vi en los demás»realizada en 2014 en la web lasoga.org, el autor de la misma, Nestor Villazón, define al poeta como un “hombre calmado y atento que es, seguro de sí mismo y sin miedo a rebatir cualquier argumento, pero siempre con mesura y cordialidad”.

En esta entrevista podemos conocer mejor la personalidad del poeta y las cualidades de su obra poética. En ella Alfonso Brezmes se califica a si mismo como poeta tardío:

” Si algo he aprendido con el paso de los años es a esperar. Y esperar es lo que he hecho: a que viniesen a mí las imágenes cuando las soñaba; a que venga a mí la palabra cuando la llamo. Este proceso tarda mucho, a veces toda una vida, depende de cada uno. Yo soy un poeta tardío y, qué le voy a hacer, mis frutos han nacido maduros, listos para comerse; otra cosa es que puedan o no gustar, o que no sean aptos para todos los paladares: nada hay más absurdo que intentar complacer a todo el mundo. Ahora bien, mentiría si dijera que esto ha surgido de la nada: he sido un voraz lector desde muy pequeño y un poeta en la sombra. Solo cuando he sentido que tenía algo que decir, me he atrevido a hacerlo.”

Por nuestra parte sólo tenemos que añadir que nos alegramos enormemente de que Alfonso Brezmes haya sentido que tenía algo que decir y lo haya dicho; es decir que haya dejado  que su obra poética haya visto la luz y la tengamos disponible para nuestra felicidad y disfrute. Y un último poema, muestra de su enorme calidad y humanidad.

Los puntos invisibles

Desconfío de las rectas:
van a donde quiero ir,
no por donde quiero ir.

La sucesión de los recodos
que conducen a un lugar
¿no son acaso parte del lugar?

¿No dibujan las flechas
dirigidas a un solo corazón
el mapa mismo del deseo?

Una vez estuve a punto de perderme
por querer salir del ahora
para llegar antes al después.

Solamente cuando tardo
porque entro en el paisaje
logro ver los puntos que lo unen.

Sólo cuando me demoro
en el camino que me lleva
logro saber a dónde voy.

A ciertas alturas de la vida,
el por dónde es importante:
Ítaca —ya lo sabíamos—
se desvanece al llegar.

 

Notas y enlaces

1. En la web de la galería Blanca Berlín se puede acceder a una buena muestra de la obra fotográfica de Alfonso Brezmes; y, también, en su propia Web: https://alfonsobrezmes.wordpress.com/ .
2. Para conocer con más detalle a la obra fotográfica de Alfonso Brezmes enlazamos a las reseñas de sus exposiciones “Espacios privados” en la galería Cámara Oscura de 2011 y “Alguna vez en ninguna parte” en la galería Blanca Berlín en 2014.

 

Etiquetas:
Categorias: General

Navacerrada, abril. Pedro Salinas

Enlace a Navacerrada, abril de Pedro Salinas en poesía y ciencia 

La aparición en 1924 de Presagios consagró a Pedro Salinas (1924-1951) como una de las figuras más notables de las nuevas generaciones literarias, con su dominio de una poesía que – sin acusar demasiado entusiasmo por ello- se ve enriquecida por los recursos y temas propios del ultraísmo y el creacionismo, va aligerándose de los más clásicos recursos de la retórica de fin de siglo: lo decorativo, lo sensorial y la musicalidad excesiva, y se afianza en la búsqueda de un nuevo lenguaje, más llano y cotidiano.

 

Publicado cuatro años después, Seguro azar corresponde a una nueva relación del poeta con la realidad, realidad que es la de los “tiempos modernos” de los años veinte: el cine, el automóvil, el teléfono, la luz eléctrica, los aviones… Triunfa plenamente la máquina, el progreso técnico y en general los grandes temas de la modernidad que despiertan el interés del poeta.

Muy representativos de esta nueva sensibilidad poética son tres poemas: Underwood girls, en que son protagonistas las nuevas máquinas de escribir y las mecanógrafas, en ese momento sus usuarias principales. (Nota 1).

… Despiértalas,
con contactos saltarines
de dedos rápidos, leves,
como a músicas antiguas.
Ellas suenan otra música:
fantasías de metal
valses duros, al dictado.”

Tecnología, la de las máquinas de escribir y los teclados, que han continuado como principal muy cerca de nosotros a lo largo de todo el siglo XX y hasta hoy; y que constituyen éstos, (los teclados, el teclado qwerty en particular), de una de las paradojas más llamativas de las tecnologías del siglo XX: el que – por motivos accidentales históricos – pueden resultar triunfadoras  tecnologías que no son las más perfectas entre las posibles para el desempeño de su función. (Nota 2).

En un segundo poema, que incluimos en poesía y ciencia en enero de este 2020, (ver nota 3), es 35 bujías, el protagonismo corresponde a la energía eléctrica a través de evocación de la bombilla eléctrica, como princesa encarcelada en su “castillo de cristal”, con las ventanas cerradas para que no la vean espías y raptores. Le basta “apretar un botón” para sentirla a su lado.

“…Pero de noche
cerradas las ventanas
para que no la vean
—guiñadoras espías— las estrellas,
y la soltaré. (Apretar un botón).
Caerá toda de arriba
a besarme, a envolverme
de bendición, de claro, de amor, pura…”

Pedro Salinas

Sin embargo, como indica, al respecto de este poema, Juan Cano Ballesta en su libro y Literatura y Tecnología, “El mundo de la tecnología queda envuelto en una aureola de encanto y poesía…la atmósfera de cuento de hadas o de aventura amorosa, contiene para Pedro Salinas – a diferencia de los futuristas y primeros ultraístas – más belleza poética que los artefactos de la técnica.”  (Ver Nota 4).

Navacerrada, abril, es un sorpresivo poema, en versos blancos heptasílabos, cuya clave interpretativa se halla en su final. A lo largo del poema, el poeta parece llevarnos a un poema de amor convencional: “Los dos solos. ¡Qué bien / aquí, en el puerto, altos”… Pero al final del mismo, el sentido cambia y descubrimos que el alma y la fuerza – que se suponía iba a referirse a  la amada – es, en realidad, de los doce caballos del automóvil con el que el poeta ha hecho su escapada a la sierra madrileña.

El profesor Cano Ballesta , (ver Nota 4), lo comenta del modo siguiente.

“(sic) Navacerrada, abril viene a ser un canto al automóvil, que se sitúa, no obstante, lejos de los himnos futuristas. Capta un instante singular, en las alturas del puerto, a solas con su automóvil, tras larga carrera y ante el panorama del ancho paisaje segoviano. Poeta y máquina, como amante y amada, quedan fundidos para dar plenitud al prodigioso instante, que se interrumpe cuando súbitamente se lanzan a correr << por un mundo / de asfalto y selva virgen >>. A la máquina fría e insensible ha fundido el hombre su alma formando la unidad superior en que impera supremo el ser humano tras incorporarse todas las conquistas de la tecnología. La fuerza anímica se suma al ímpetu del motor:

Y de pronto mi mano
que te oprime, y tú, yo,
-aventura de arranque
eléctrico-, rompemos
el cristal de las doce,
a correr por un mundo
de asfalto y selva virgen.
Alma mía en la tuya
mecánica; mi fuerza,
bien medida, la tuya,
justa: doce caballos.

En cuanto a su aproximación a la tecnología, como interpreta el profesor Cano Ballesta, “Salinas no se sacia en las meras apariencias, busca el alma de las cosas, su profunda verdad a la tecnología (…) Los inventos de la técnica no le conducen a un entusiasmo incondicional. Muchas veces son un mero pretexto para crear una poesía insólita en que al poner en contacto dos mundos distantes brota la chispa electrizante de la emoción lírica más pura.”

Poesía insólita, emoción lírica y maestría que nos ofrecen estos tres poemas del maestro de la generación del 27, Pedro Salinas. (Nota 5).

Notas y enlaces

1. Incorporado a poesía y ciencia en julio de 2005, Underwood girls pertenece ya  a su tercer poemario, Fábula y signo de 1931. 
2. Ver David, Paul D. “Clío y la economía del QWERTY”. En Revista asturiana de economía – RAE Nº 37, 2006
3. Incorporado a poesía y ciencia en enero de 2020. 35 bujías
4. Cano Ballesta, Juan. “Literatura y tecnología. Las letras españolas ante la revolución industrial (1890-1940)”. Editorial Pre-Textos.1998. (Corregida y aumentada de la edición original: Editorial Orígenes, 1981). Dedicados a la poesía de Salinas en el libro están, además del capítulo La modernidad de un humanista de la edición original, (pgs. 204-210); un apéndice nuevo en la edición de 1998 de título: Pedro Salinas: el vanguardismo lúdico de un humanista, (pgs. 367-391).
5. Los tres libros citados: Presagios, Seguro azar y Fábula y signo, se encuentran editados en Alianza Editorial, Biblioteca Salinas, Madrid 1993.

Etiquetas:
Categorias: General

De 2002 a 2020: 18 años de poesía y ciencia

 

1. Breve resumen y actividad del último curso 2019-20

En De 2002 a 2020: 18 años de poesía y ciencia actualizamos, para el último curso, la entrada que realizamos, en este mismo blog, en noviembre de 2019. A ella remitimos para conocer los detalles de la historia de poesía y ciencia. (Nota 1).

La sección poesía y ciencia de la página web madrimasd.org comenzó su andadura en septiembre de 2002 y el primer poema que se incluyó  fue Oda al átomo de Pablo Neruda. En septiembre del presente 2020, hace por tanto 18 años que se creó, siendo el último poema publicado – en el periodo que va de septiembre de 2019 a agosto de 2020 - Hombre con quitasol del poeta mexicano Oscar Hahn.

En estos 18 años se han seleccionado e incluido en poesía y ciencia un total de 768 poemas distintos, con la distribución por años que se muestra en el siguiente cuadro. (Nota 2).

 

 

A continuación se muestra un listado con los poemas publicados del 9 de septiembre de 2019 al 31 de agosto de 2020.

Nº orden Fecha Poema Idioma original Autor Nacionalidad
1 09/09/2019 Stellar Death #1 Castellano David Barrado Navascués España
2 11/11/2019 Dios de lo pequeño Castellano Daniel Cotta Lobato España
3 25/11/2019 Una imagen posible Castellano Sergio Navarro Ramirez España
4 16/12/2019 La locomotora Castellano Ventura Ruiz Aguilera España
5 14/01/2020 35 bujías Castellano Pedro Salinas Serrano España
6 28/01/2020 Dios mío Castellano Luis Alberto de Cuenca y Prado España
7 12/02/2020 Luz (*) Inglés Margaret Tait Escocia (Gran Bretaña)
8 24/02/2020 La infancia de Herberto Elder (*) Portugués José Tolentino Mendonza Portugal
9 09/03/2020 Pararrayos (*) Castellano Guillermo de Torre España
10 23/03/2020 Palabras del Director… (*) Castellano Germán Arens Argentina
11 13/04/2020 El buen camión (*) Castellano Ramón de Basterra y Zabala España
12 27/04/2020 Ha brotado la parra verde y roja (*) Castellano Juan Antonio González Iglesias España
13 08/05/2020 Versos de la Madraza de Granada (*) Árabe Anónimo Indeterminado
14 14/05/2020 La Cafetera Express y el Infiernillo Eléctrico (*) Castellano Juan José Velo Nieto España
15 05/06/2020 Soy un punto (*) Castellano Jesús Aguado España
16 18/06/2020 Esperando tu email (*) Castellano Oscar Hahn Mexico
17 06/07/2020 Tempus ex machina (*) Castellano Andrés Neuman Argentina
18 20/07/2020 3 poemas botánicos (*) Inglés Emily Dickinson Estados Unidos
19 31/08/2010 Hombre con quitasol Castellano Oscar Hahn Mexico

 

Se señalan con (*) al final de su título aquellos poemas para los que, a la vez de su publicación en poesía y ciencia, se realizó la entrada correspondiente en este blog de La alegría de las musas 2.

De los poemas seleccionados, hay que resaltar que 3 de ellos se recogieron de la magnífica antología Dios en la poesía actual editada por Adonáis en 2018, donde estaban incluidos. Los 3 poemas son Dios de lo pequeño de Daniel Cotta, Una imagen posible de Sergio Navarro y Dios mío de Luis Alberto de Cuenca. En segundo lugar, como resultado de un proceso personal de indagación, están 2 fábulas – ese género poético en decadencia - del siglo XX con temática tecnológica: El buen camión de Ramón de BasterraLa Cafetera Express y el Infiernillo Eléctrico del muy desconocido Juan José Velo Nieto. También, del hallazgo de una Antología de Poesía de las Ciencias de Argentina procede el poema Palabras del Director… de Germán Arens; antología de la que esperamos que salgan – ya lo han hecho -  más poemas para poesía y ciencia. Por último, mencionar la recuperación de 35 bujías, uno de los grandes poemas de temática científica de Pedro Salinas, del que falta aún el automovilístico Navacerrada, abril, que en breve se incluirá en poesía y ciencia.

 

2.  Idioma original de los poemas

607 de los 768 poemas publicados, (un 79,04 %), tienen como idioma original el castellano. El 20,96 % restante, (161 poemas), corresponden a poemas con idioma general diferente del castellano, destacando por este orden, los poemas con idiomas originales: inglés, alemán, latín, portugués y catalán. El detalle completo del número de poemas según su idioma original se muestra en el siguiente Cuadro 1.

Cuadro 1: Poemas publicados en poesía y ciencia en el periodo: septiembre de 2002 a agosto de 2020 según su idioma original.

IdOr__ Idioma original_ Núm poemas       %         
CAS Castellano 607 79,04%
RES Resto 161 20,96%
ING Ingles 40 5,20%
ALE Alemán 30 3,91%
LAT Latín 16 2,08%
POR Portugués 17 2,21%
CAT Catalán 15 1,95%
FRA Francés 8 1,04%
POL Polaco 8 1,04%
ITA Italiano 7 0,91%
RUS Ruso 6 0,78%
GAL Gallego 3 0,39%
ISL Islandés 3 0,39%
IND Indeterminado 2 0,26%
CHE Checo 1 0,13%
DAN Danés 1 0,13%
FIN Finés 1 0,13%
GRI Griego 1 0,13%
HEB Hebreo 1 0,13%
VAS Vasco 1 0,13%
ARA Árabe 1 0,13%
TOTAL   POEMAS 768  

 

3. Poemas según la nacionalidad de los autores

446 poemas de los  768 publicados, (un 58,07 %), fueron escritos por 187 poetas de nacionalidad española, correspondiendo los 322 restantes a 145 poetas de otras nacionalidades, dando un total de 332 poetas diferentes.  En el siguiente Cuadro 2 se muestra el detalle de lo anterior.

Cuadro 2: Poemas publicados en poesía y ciencia en el periodo: septiembre de 2002 a agosto de 2020 según la nacionalidad de sus autores.

País Nacionalidad Poetas Nº Poemas       %___  Nº Poetas        %      
ESP España 446 58,07% 187 56,32%
ARG Argentina 53 6,81% 17 5,12%
CHI Chile 37 4,82% 10 3,01%
ALE Alemania 30 3,91% 7 2,11%
MEX México 29 3,78% 7 2,11%
USA Estados Unidos 27 3,51% 12 3,61%
ITA Italia Roma 23 2,99% 8 2,41%
URU Uruguay 16 2,08% 6 1,81%
GBR Gran Bretaña 13 1,69% 10 3,01%
BRA Brasil 10 1,30% 7 2,11%
POL Polonia 9 1,17% 4 1,20%
NIC Nicaragua 8 1,04% 3 0,90%
COL Colombia 8 1,04% 5 1,51%
IND Indeterminado 6 0,78% 5 1,51%
POR Portugal 6 0,78% 3 0,90%
RUS Rusia 6 0,78% 5 1,51%
FRA Francia 5 0,65% 4 1,20%
CRI Costa Rica 4 0,52% 3 0,90%
CUB Cuba 4 0,52% 3 0,90%
PAN Panamá 4 0,52% 4 1,20%
PER Perú 4 0,52% 4 1,20%
ANON Anónimo 4 0,52% 4 1,20%
ISL Islandia 3 0,39% 3 0,90%
SUI Suiza 3 0,39% 1 0,30%
SAL Salvador 2 0,26% 2 0,60%
CHE Chequia 1 0,13% 1 0,30%
DIN Dinamarca 1 0,13% 1 0,30%
ECU Ecuador 1 0,13% 1 0,30%
FIN Finlandia 1 0,13% 1 0,30%
GRE Grecia 1 0,13% 1 0,30%
IRL Irlanda 1 0,13% 1 0,30%
VEN Venezuela 1 0,13% 1 0,30%
 TOTAL 768 100,00% 332 100,00%

 

4. Poetas incluidos en poesía y ciencia

El número de poetas distintos, autores de  los 768 poemas publicados, ha sido de 332. De ellos, 215 (un 64,75  %) aportaron un solo poema y 117, 2 o más poemas. Los poetas con más poemas incluidos (más de 5 poemas cada uno) son:

Cuadro 3: Poetas con mayor número de poemas (más de 5 poemas), publicados en poesía y ciencia en el periodo: septiembre de 2002 a julio de 2019.

   Poeta

Número de poemas

Gabriel Celaya

32

Hans Magnus Enzensberger

22

Gregorio Morales

13

Gabino Alejandro Carriedo

13

Saúl Samoilovich

13

Oscar Hahn

13

José Emilio Pacheco

12

Pablo  Neruda

11

Francisco García Olmedo

10

Federico García Lorca

10

Rafael Guillén

10

Alberto Blanco

9

Lucrecio

9

Miguel de Unamuno

9

Jorge Luis Borges

9

Alfonso Vallejo

9

Rafael Alberti

8

Roald Hoffmann

8

Antonio Machado

8

Ida Vitale

8

Andrés Neuman

8

Pedro Salinas

8

Marco Manilio

7

Manuel Vázquez Montalbán

7

Roberto Juarroz

7

Wislava Szymborska

6

Jorge Guillén

6

Francisco de Quevedo

6

Ángela Vallvey

6

Luis Alberto de Cuenca

6

 

5. Futuro de poesía y ciencia

Felicitándonos al cumplir un año más: 18 años de poesía y ciencia, (que se dice pronto); incluimos a continuación – como ideas acerca de la evolución de esta sección en el futuro -  el contenido con leves variaciones de la Nota 4 de la entrada publicada en noviembre de 2019, ya mencionada en la Nota 1.

Consideramos que de cara al futuro poesía y ciencia debería continuar en su formato actual de sección para descubrir periódicamente poemas que relacionen la poesía con la ciencia.

Asimismo, dado el elevado número de poemas ya antologados, podría pensarse en la realización de una nueva antología de poesía y ciencia en España o bien, en una continuación de la primera antología realizada por Miguel García-Posada.

En un segundo plano, cabría plantearse – desde la situación actual de poesía y ciencia, con un amplio corpus de poesía científica: 768 poemas – la creación de un portal de investigación en el que hubiera sitio para analizar, entre otros aspectos, los siguientes:

  • Áreas de la ciencia
  • Estilos poéticos
  • Contexto espacio-temporal de los poemas
  • Autores
  • Materiales poéticos

 

Notas y enlaces

1. Ver la entrada 17 años de Poesía y Ciencia De septiembre de 2002 a septiembre de 2019 en La alegría de las musas 2 de 7 de noviembre de 2019
2. Se publicaron un total de 778 poemas en los que se produjeron por error 10 repeticiones.

 

Etiquetas:
Categorias: General

Cactus. Héctor Freire.

Ver Cactus de Héctor Freire en poesía y ciencia

Intro

En primer lugar, deberíamos situar el hallazgo del poema Cactus del poeta Héctor Freire. Estaba incluido la Antología de Poesía de las Ciencias de Argentina, cuya introducción y selección de poemas, son obra de Oscar Picardo; antología de la que ya seleccionamos hace unos meses el sorprendente poema – de larguísimo título – Palabras del director de la Asociación Física argentina al investigador Pablo Rebich en rechazo a su proyecto “La máquina del tiempo”, de Germán Arens. (Ver nota 1).

De la pausada lectura del poema que plantea ideas, imágenes y metáforas del poeta respecto de los cactus, me queda la impresión y la certeza de lo poco que sabemos de las plantas. Ni de la vida conocida ni de la vida secreta de las plantas. La mayor parte de nosotros sólo reconocemos – sin entrar en detalles –   “cuatro” plantas: pinos, geranios, olivos y margaritas, por ejemplo, o poco más.

 

Cereus (columnar ramificado) y Opuntia (aplanado articulado)

Y tampoco, en general, conocemos gran cosa de su fisiología y comportamiento. Poco más que lo que recordamos de los lejanos tiempos del bachillerato: lo de raíz, tallo y hojas; sin saber cómo son sus variadas formas de reproducción, la captación y  transporte de nutrientes desde las raíces; ni de cómo transforman y fijan los suelos ni de como rayos funciona lo de la función clorofílica.

Un desastre de desconexión profunda con la naturaleza vegetal.

Los cactus o familia de las Cactáceas

De desconocimiento, por ejemplo de la familia de las Cactáceas. Los increíbles cactus, (ver nota 2): con su adaptación a los climas secos y desérticos por su escasa necesidad de agua; sus espinas y sus tallos llenos de agua almacenada y, con su característica distintiva y exclusiva, que es la presencia en el tallo de areolas, (estructuras vegetativas que presentan forma circular o elíptica y se encuentran sobre las aristas de las costillas, en el ápice y las axilas de los tubérculos o en la superficie de los tallos planos),  cuya función es promover el crecimiento de ramas, hojas, espinas, flores, pelos, etc. Además, pásmense, su respirar inverso: al contrario que el resto de plantas, por las noches, en vez de soltar el anhídrido carbónico (CO2) al aire, lo consumen.

Cactus de Hector Freire

El escritor y poeta argentino Héctor Freire (Buenos Aires, 1953) le dedica al Cactus un interesante poema en el que, a partir de sus características mas notables, se le asignan unos valores filosóficos y vitales; resaltando su botánica minimalista, su obstinada paciencia y su economía vegetal y que nos complace incluir en poesía y ciencia en este principio de otoño.

 

Hector Freire (de www.laotrarevista.com)

Se resaltan en la primera estrofa su silencio, su forma espinosa: “una precisa plenitud que duerme”, y su “ser” caracterizado por la ilusión de realismo – que es más bien simulacro -, por el reposo y la afirmación de su sentido por vía de la negación.

La segunda estrofa incide en la “botánica minimalista”  de los cactus lo que compone un “gesto de (…) obstinada paciencia consumada” y que sugierecon su inmovilidad, su acceso a lo intemporal. En la tercera aparece el término “economía vegetal”  que alude  al señalamiento de los límites del agua dela lluvia:

“La resistencia de la materia a pesar de sus raíces/ poco profundas pero suficientes.”

Y finaliza el poema con dos versos memorables:

“Cancelado entre las piedras, es un sol tranquilo
que sueña con  un mundo que no le pertenece.”

En el lema inicial, del poeta francés Ives Bonnefoy, que precede al poema, se alude a una cierta inmortalidad con dos propiedades modestas, pero que le dan una fuerte personalidad  y categoría a los cactus, a los que se dedica el poema: “Inmortalidad provisoria, pero suficiente”.

Héctor Freire

Nació en Buenos Aires, en 1953. Profesor en Letras (UBA), poeta y crítico literario y de cine. Ha publicado los libros de ensayo: “Literatura y cine” (1996); “Sostiene Tabucchi” (1999); “De cine somos: críticas y miradas desde el arte” (2007); “Insignificancia y autonomía –debates a partir de Cornelius Castoriadis” (2007); “El cine en su laberinto –literatura, pintura y sociedad” (2009); “Cine en tiempos de insignificancia” (2013) y “El cine y la poesía argentina –ensayo y antología” (2013).

Entre sus libros de poemas se pueden mencionar:  “Quipus”, 1981, “Des-Nudos”, 1984), “Voces en el sueño de la piedra”, 1991, “Poética del tiempo”,1997, “Motivos en color de perecer”, 2003 y “Satori”, 2010. Recibió el premio y la beca a la Investigación Literaria Ciclo 2003, otorgada por el Fondo Nacional de las Artes, por su proyecto Poesía Buenos Aires (1980/1990). (Ver nota 3).

En una de las páginas web en que aparecen algunos de sus poemas se indica que “es un poeta argentino cuyos versos parecen dialogar con el movimiento (…) de la Tierra, de la historia, de su mente”.

De este poema, y de algunos otros a los que he accedido, la voz poética de Héctor Freire me resulta potente y mesurada a la vez; delicada y muy elegante e intemporal. Lleva la poesía en su escribir. Encantado de haberlo descubierto y haberlo podido mostrar en poesía y ciencia.

Notas y enlaces

1 . En el Dossier ciencia y poesía de lapecerarevista,com, se enlaza a la citada antología, cuya introducción y selección de poemas son obra de Oscar Picardo. También a artículos del anterior y al ensayo “la ficción de la ciencia/ la ciencia de la ficción”, de Héctor Freire.
2 . Para más información sobre las cactáceas les enlazo a la entrada Cactus de Wikipedia (que lleva a la entrada Cactaceae). También a la página web de una institución científica dedicada a los cactus como es el Cactario de Buenos Aires   y a la página web de un vivero comercial y de exposición de cactus como es Desert City en San Sebastián de los Reyes, Madrid.
3 . Se pueden encontrar fácilmente poemas de Héctor Freire en internet. Por ejemplo, en el sitio laotrarevista.com en el que pueden leer algunos poemas en este enlace. Pueden escucharlo recitando 3 de sus poemas en poesiabogota. Por último, en surysur.net pueden encontrar una extensa entrevista con el poeta.

Etiquetas:
Categorias: General

A la cantera. Dionisio Ridruejo.

Enlace a A la cantera de Dionisio Ridruejo en poesía y ciencia

En 1943 se editó en Madrid el libro de poemas  Sonetos a la piedra de Dionisio Ridruejo. Realizado desde unos años antes, incluidos los de la guerra civil, es un poemario temático y estilístico alrededor de la piedra y los sonetos.

Contenía 39 sonetos, que aumentaron hasta 43 en la reedición realizada – junto con otros libros de poemas – por el propio poeta en 1975 y que fue publicada postumamente  en 1979. (Ver Nota 1). El soneto es protagonista del libro que, todo él, tiene un aire a Garcilaso de la Vega, en sintonía con el estilo literario neoclásico emergente y dominante en la época de su escritura. En cuanto al descubrimiento de la poesía por Ridruejo; es iluminador lo que indica en la Introducción de la edición de 1979 citada: “En Becquer encontré, si no me engaño, la primera intuición del misterio poético; la del sobreentendimiento que remonta el sentido vulgar de la palabra”.

 

Todos los poemas tratan sobre la piedra. Piedra pura en la naturaleza ó como material componente en diversos artefactos y, sobre todo, piedras de estatuas y de edificaciones: palacios, iglesias, etc.

Como se ha mencionado, unos cuantos poemas tratan, digamos, de la piedra de la naturaleza – en pura geología o geografía – sin connotaciones históricas. Son los titulados “A la cantera”, “A un volcán”, “Diamante”, “A los acantilados de Gran Canaria” y “Al Teide”. Otros tantos poemas se refieren a piedras singulares de objetos o artefactos como son: “A la piedra de molino”, “A un puente”, “A la piedra de un reloj de sol”, “A un molino” y “A la cúpula”.

El resto de sonetos, que constituye más de las tres cuartas partes del poemario, tiene como temas la piedra de estatuas, palacios y otras edificaciones: iglesias, plazas, …etc. Entre ellos cabe destacar los tres primeros poemas escritos para el libro que son: “Al monasterio de El Escorial en el jardín de los frailes”, “En el jardín de los frailes (Petril)” y “A la torre de San Esteban en Segovia”.

La dinámica de la sección poesía y ciencia exige la selección de un poema… y no ha sido fácil la tarea. Quería elegir uno de los poemas de entre los dedicados a la piedra pura en la naturaleza o como elemento de objetos o artefactos

Atractiva resultaba “A un volcán” que comienza con:

“Enardecida angustia de la tierra
materna, con relieve de montaña
donde es tormenta con dolor de entraña
el hondo sol que la tiniebla encierra”

O “Diamante” con su terceto

“Primero fueron las tinieblas: seno
apuñado; matriz candente y ruda
con rescoldo abisal de la galaxia”

Y también el soneto “A una piedra de molino en tierra”, que comienza con el garboso cuarteto

“Aquel agua de surco, caminera
se hizo rondel sonoro en tus ardores
pan de roca, y al alba molinera
eran alegre danza sus rumores”

La elección final fue el poema “A la cantera” por lo tanto que me han impresionado siempre los paisajes modificados radicalmente por las canteras – verdaderas minas a cielo abierto – que transforman la fisonomía de nuestras montañas produciendo paisajes encastillados e impenetrables de abismos verticales; tal y como se refieren los dos primeros versos:

“Derrumba, vulnerada la montaña / abismos verticales de su seno…”; o el terceto final

“Sólo el alma la explora – ¡oh, monumento;
oh, mansión; oh, cariátide ligera! –
con venas de amoroso pensamiento.”

En cuanto a la génesis del libro, nos dice Dionisio Ridruejo: “Por lo que se refiere a los Sonetos a la piedra cualquiera, que hubiera querido reparar en ello, hubiera visto que temática y, también, técnicamente los modelos de arranque fueron el soneto “Al ciprés de Silos” de Gerardo Diego – y el de la Giralda – y, luego, la décima  a la estatua ecuestre de Jorge Guillén.”

Por otro lado, también afirma: “En realidad la poesía que me da mayor satisfacción es la que se aproxima al arte del dibujo o la pintura: la que intenta dar un trasunto en materia imaginativa y verbal de real concreto o individualizado.” (Ver nota 2).

Dicho lo anterior, uno se queda con la impresión de que se debería siempre hablar de Sonetos a la piedra en su conjunto en vez de espigar o elegir tal o cual poema. Afortunadamente hemos encontrado el magnífico artículo Dionisio Ridruejo: geografía y política en su poesía de juventud- muy centrado en Sonetos a la piedra – de Juan Cano Ballesta, (ver nota 3), al que les enlazo. Este artículo, finaliza

“Ello no quita para que muchas de estas obras, como Sonetos a la piedra, sean una lírica de gran belleza formal y reflejen una vivencia intelectual y emocional del paisaje y de la geografía muy en sintonía con su credo político. En la geografía granítica de sus cordilleras, sierras y acantilados, ve Ridruejo la plasmación en la roca viva de una singular visión de España, que es la que él como falangista profesaba.”

Dionisio Ridruejo

Creo que bastantes personas como yo – de cierta edad, formación y extracción social – sentimos una fascinación especial por la figura de Dionisio Ridruejo. De falangista de primera hora y Jefe Nacional de Propaganda del régimen franquista en la guerra civil a participante en la División Azul; le planta a Franco en 1942 una carta de dimisión, que denuncia la situación de posguerra, en la en que renuncia a todas sus gavelas y privilegios, abandonando el Régimen y sufriendo, desde ese momento, ostracismo, vigilancias y destierros de por vida.  (Ver nota 4). Eso no lo hizo ningún jerifalte del Régimen Franquista mas que él, que terminó sus días pergeñando políticas de unión y concordia entre los españoles.

Nos legó, también, una honrada obra literaria, sobre todo memorialista y poética, de entre la que Sonetos a la piedra destaca como una de las más notables y logradas.

Notas y enlaces

1. Dionisio Ridruejo. “Primer Libro de amor. Poesía en armas. Sonetos”. Ed. del autor. Editorial Castalia. 1979.
2. Comentarios tomados de la Introducción, (pgs. 7 a 28), de la recopilación indicada en la Nota 1
3. Cano Ballesta, Juan (1999). “Dionisio Ridruejo: geografía y política en su poesía de juventud”, En: Ramón F. Llorens y Jesús Pérez Magallón (Eds.). Luz Vital. Estudios de cultura hispánica en memoria de Victor Ouimette: 59-69.
4. Para ilustración sobre la biografía y trayectoria de Dionisio Ridruejo, enlazo a los artículos: Dionisio Ridruejo: una anomalía española de Manuel Fernández-Cuesta en www.eldiario.es, publicado el 10 de octubre de 2012; y Dionisio Ridruejo, un vencedor que quiso ser como un vencido de Santos Juliá, en Revista de Libros nº 147, marzo 2009.

 

Etiquetas:
Categorias: General

Cerca de las estrellas. Alfonso Sainz, (Los Pekenikes).

Enlace a Cerca de las estrellas  de Alfonso Sainz (Los Pekenikes), en poesía y ciencia

CERCA DE LAS ESTRELLAS

A veces en las canciones populares, sea o no con intencionalidad manifiesta, la ciencia y la tecnología son relevantes. Alguna reflexión sobre ello hemos hecho ya en este blog que acompaña a poesía y ciencia; en concreto, en las entradas que dedicamos, en su día, a La estatua del jardín botánico  de Radio Futura, composición de Santiago Auserón; y a Marcianita, de José Imperatore Marcone, interpretada por Billy Caffaro Es el caso, también, de Cerca de las estrellas del mítico grupo de rock Los Pekenikes. Apareció como disco sencillo en 1968 y fue recopilada en el siguiente  álbum del grupo, Alarma. Letra y música son Alfonso Sainz, uno de los principales componentes del grupo. (Ver nota 1).

 

 Portada de Cerca de las estrellas (Single)

Es un imaginar sencillo e ingenuo de lo que se podría sentir al llegar a las estrellas. Ayudan la voz del batería Felix Arribas y los arreglos de Waldo de los Ríos y Rafael Trabucchelli pero hay que reconocer que los versos,  que nos sitúan lejos del sol, dónde el tiempo no pasará y sólo brille la luz de las tinieblas, fueron en su día muy novedosos y, aún hoy, resultan memorables en su sencillez.

Buscaré otro mundo lejos del sol en las estrellas
Un lugar donde sólo brille la luz de las tinieblas
Viviré donde el tiempo no pasará en las estrellas
Buscaré otro mundo lejos del sol en las estrellas

Cerca de las estrellas es uno de los techos creativos indiscutibles del grupo y una mención obligatoria al hablarse de Los Pekenikes. En ella  introducen elementos futuristas en su sonido. Hay una instrumentación novedosa con sonidos electrónicos inéditos en la época, una voz nasal y arrastrada del batería (Felix Arribas con un descarado aspecto físico a lo  John Lennon), un solo de guitarra espléndido – que parece mentira que se pudiera hacer en España en 1968 -  y el primer aire psicodélico en el pop español. Es eterna.

UNA NAVE AZUL, FRÁGIL Y CONFUSA

Cerca de las estrellas se gestó y compuso en 1968, posiblemente, un año crucial  en el siglo XX. En la magnífica columna Una nave azul, frágil y confusa publicada en El País, el pasado 1 de agosto,  Manuel Vicent repasa magistralmente alguno de los hechos trascendentales ocurridos en dicho año. Entre otros, se recuerda el asesinato – en abril de ese año -    del líder del movimiento de Derechos Civiles de los negros, Martin Luther King en la ciudad de Memphis. (Y añado yo, de mi cosecha, el asesinato en la ciudad de Los Ángeles, en junio, de Robert F. Kennedy – candidato a la presidencia de Estados Unidos.

Se recuerda en el artículo el fenómeno del mayo del 68 en París que inauguró (sic) “una nueva forma de ser libre ,de amar, ce crear, de ver el mar bajo el asfalto”. Y, por último, y como hecho más destacable del año (o quizás de lo que iba de siglo XX), el vuelo del Apolo 8 en diciembre, en que los astronautas Borman, Lovell y Anders orbitaron 10 veces la luna y así pudimos ver la tierra como esa (sic ) “bellísima nave azul, que navegaba en soledad por el fondo negro del universo”.

 

La tierra fotografiada desde el Apolo 8 (Wikipedia)

Manuel Vicent cierra el artículo con unas reflexiones, con el que estamos muy de acuerdo, y que reproducimos a continuación.

“Esta imagen fue el primer germen de la globalización y de la ecología. Nada que no fuera planetario y universal tendría ya sentido desde entonces. Todos los sueños de la humanidad comenzaron a dispararse hacia las galaxias, incluida la teología, y al mismo tiempo insertaron en el fondo de nuestro cerebro un augurio insoslayable: en esta nave azul tan frágil en la que estamos forzosamente embarcados no hay pasajeros de primera. El Apocalipsis no admite privilegios. O nos salvamos todos o vamos a perecer todos.”

LA “CARRERA” ESPACIAL  

Todo 1968 y los primeros meses de 1969 fueron meses cruciales de preparación del vuelo del Apolo XI que puso al hombre en la luna el 20 de julio de ese años. Si se repasan hechos y fechas ” la carrera espacial” cristalizó en un periodo muy corto – de apenas 6 meses – y fue muy arriesgada.

En diciembre de 1968, como hemos visto, con el Apolo 8 las naves espaciales tripuladas abandonan la órbita terrestre y se adentran en el espacio exterior ensayando con éxito la realización de órbitas lunares y la vuelta a la tierra.

El Apolo 9 realiza la primera prueba con la nave espacial completa: Cohete de lanzamiento (Saturno V), módulo de mando y servicio y módulo lunar. Se ensaya con éxito el acoplamiento y desacoplamiento de los dos módulos y la transferencia de tripulantes entre ambos módulos : de mando y lunar. La operación se realiza del 3 al 13 de marzo con la tripulación compuesta por los astronautas McDivvitt, Scott y Scheickart.

El Apolo 10 fue lanzado el día 18 de mayo de 1969 con Thomas P. Stafford —comandante—, John W. Young y Eugene A. Cernana bordo. En esta expedición se situó, por primera vez, el módulo lunar en órbitas próximas a la luna, repitiéndose, en ese punto, las maniobras de acoplamiento y desacoplamiento de módulos y de  transferencia de tripulantes que habían sido realizadas por el Apolo 9 en sus órbitas alrededor de la tierra. Tras finalizar estos ensayos, los astronautas – abandonando el módulo lunar, que se envió hacia una órbita alrededor del sol - volvieron al módulo de mando al módulo de mando, y en él volvieron a la tierra en la que amerizaron el 26 de mayo.

 

Tripulación del Apolo 11 (Wikipedia)

Apenas 2 meses más tarde, el 16 de julio de 1969, despega de la tierra la misión del Apolo 11 que llevaría por primera vez al hombre a la luna. Mientras el astronauta  M. Collins los esperaba en el módulo de mando,  Neil Amstrong y Buzz Aldrin aterrizaron el El mar de la tranquilidad de la luna el día 20 de julio u unas horas más tarde pisaron el suelo de la luna: ya saben: “un pequeño paso para el hombre pero un gran paso para la humanidad”.

Y desde ese momento, la carrera espacial se ralentizó y no ha vuelto a haber vuelos tripulados a la luna desde desde diciembre de 1972 con el Apolo 17.

Me quedo con la frase del artículo de Manuel Vicent:  ”Todos los sueños de la humanidad comenzaron a dispararse hacia las galaxias”; y la proyecto sobre Cerca de las estrellas, nuestro poema de hoy. Nostalgia por más viajes a la luna que, parece, que se están retomando. (ver nota 2).

UN PROBLEMA NO RESUELTO

Nunca es tarde para enterarse de cosas y aprender. Trabajando esta entrega de Cerca de las estrellas me entero – bien es verdad que creo que no se ha aireado en todo este tiempo mucho – de que la superficie de la Luna está impregnada de un extraño y pegajoso polvo que impregna todo a su  alrededor con capacidad de colarse, por su pequeño tamaño, por agujerillos ínfimos.  Fue una amenaza menospreciada por las primeras misiones Apolo, pero provocó un extraño olor que introdujeron Amstrong y Aldrin en el módulo lunar y a Harrison Schmith, astronauta del Apolo 17, le produjo una desconocida enfermedad que se denominó “fiebre del heno lunar”, patología en la que se estornuda de forma compulsiva y viene a ser una especie de silicosis.

Como la NASA tiene previsto, en el medio futuro, volver a poner astronautas en la luna quiere buscar soluciones para este molesto polvo lunar. Por ello, ha abierto un concurso de 180.000 dólares a quien aporte soluciones para esta amenaza que puede poner en riesgo la misión y ser un peligro real para la salud de los astronautas. Se ha denominado la iniciativa 2021 BIG Idea Challenge abierta a estudiantes universitarios de grado y posgrado para que aporten soluciones a problemas reales de las misiones espaciales en concreto. Deberán, (lo tomo literalmente del artículo 150.000 euros para quien resuelva… ; ver nota 3), dar solución a los siguientes desafíos:

- La prevención y mitigación del polvo en el alunizaje: evitar o proteger las interacciones con columnas de polvo o la superficie lunar que puedan resultar en las sondas lunares.
- La tolerancia y mitigación del polvo en los trajes espaciales: limitar la adherencia del polvo y otros efectos nocivos para sus sistemas.
- La prevención, tolerancia y mitigación del polvo exterior: proteger los sistemas de la superficie lunar o evitar que el polvo entre en hábitats y aterrizadores.
- La tolerancia y mitigación del polvo en cabina: limpiar volúmenes habitables y sus superficies interiores, ayudando a evitar que el polvo alcance la estación Gateway y la nave Orion cuando el módulo de aterrizaje regrese a la órbita lunar desde la superficie.

Los plazos para presentarse finalizan el 25 de septiembre de 2020 para el registro de interesados;  y el 13 de diciembre de 2020 para la presentación de propuestas en vídeo.

Así que aún están a tiempo los audaces.

Enlaces y notas.

1. Les enlazo a la entrada Hilo de seda. Alfonso Sainz, que con motivo del fallecimiento de este último en 2014,  escribí en el blog La perplejidad del buzo. 

2. Un resumen de las iniciativas que se están barajando actualmente para volver  a la luna, se encuentran en el artículo Estas son las próximas misiones para ir a la Luna que preparan los gobiernos escrito por Laura Lucía Becerra Elejalde en larepublica.com.co

3. Ver el artículo 150.000 euros para quien resuelva este problema planteado por la NASA de P. Biosca publicado en el diario ABC el 4 de agosto de 2020.

Etiquetas:
Categorias: General

Tres poemas botánicos. Emily Dickinson.

Enlace a Tres poemas botánicos de Emily Dickinson en poesía y ciencia

En enero de 2014 comencé a ejercer como responsable de poesía y ciencia en madrimasd, seleccionando y editando poemas con contenidos de ciencia y tecnología para la sección y, también, realizando comentarios sobre los poemas elegidos en el blog La alegría de las musas 2. El día 21 de ese mes se incluyó, como primer poema de la nueva etapa, El cerebro de la gran poetisa norteamericana Emily Dickinson, realizando, asimismo, la primera entrada en el blog. (Nota 1).

Retrato de Emily Dickinson. (De Wikipedia)

Seis años más tarde, Emily Dickinson se nos hace de nuevo actualidad, por la publicación, en la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker, de ha una antología bilingüe de poemas en que la botánica es temática central – poesía botánica de Emily Dickinson - junto con ilustraciones botánicas procedentes del asombroso Herbario que realizó a sus diecisiete años. Lo cual constituye, sin duda, uno de los mayores acontecimientos en edición y publicación de poesía científica en España en 2020.

Emily Dickinson y la botánica

Emily Dickinson entró en la Amherst Academy en 1840, (que sólo 2 años antes había comenzado a admitir niñas). En este centro de su ciudad natal recibió una educación sólida y completa. Allí aprendió literatura, religión , historia, matemáticas, geología y biología; además de latín y griego. Todo esto estimuló su interés por las ciencias naturales y se dedicó con entusiasmo a la botánica. En 1847, con 16 años, se trasladó a la localidad de South Hadley, también de Massachusetts, para estudiar en el Seminario para señoritas  Mary Lyon de Mount Holyoke a fin de completar su formación religiosa y su educación superior; siendo en este centro donde empezó a interesarse por la botánica como una ciencia.

En dicha escuela se animaba a todas las niñas a recoger, estudiar y coleccionar flores y plantas locales preservándolas en un herbario. Dickinson recogió 424 flores de la región, formando un herbario de gran sensibilidad y con un delicado sentido de la composición, acompañando cada planta con una etiqueta con su nombre.

Herbario de Emily Dickinson (sec.19)

Ese herbario realizado en el curso 1847-1848 (entre 1939 y 1846) se ha conservado en la universidad de Harvard hasta nuestros días. En 2006 se editó el Herbario en facsímil y, hace unos cinco años, el original fue digitalizado y fue sido colgado en internet. Gracias a la digitalización, el herbario de Emily Dickinson es accesible a todo el público (Ver nota 2).

Tres poemas botánicos

Como hemos indicado en párrafos anteriores, la publicación de Herbario & Antología botánica por la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker , creemos que es posiblemente el mayor acontecimiento en materia de publicación de poesía científica en 2020.

Hemos seleccionado tres breves poemas; los numerados: 1098, 1650 y 1779. (Ver nota 3). Son modestas muestras de botánica y otros seres vivos que muestran vida mágica y comportamientos sorprendentes.

Son las hojas que intercambian confidencias y disfrutan de secretos compactos e inviolables; el modesto trébol que puede llegar a ser aristocracia para la abeja y las instrucciones precisas para hacer una pradera: “… es necesario un trébol y una abeja / un trébol y una abeja. / y un ensueño…”.

Primordial el ensueño si abejas hay pocas.

Lo que nos parece un broche final magnífico para esta temporada de poesía y ciencia.

Emily Dickinson se nos hace, también, actualidad en estos momentos, en que hemos estado confinados varios meses ya que ella se confinó en su casa de Amherst, voluntariamente, los últimos años de su vida. Sin radios ni TVs ni internet. Sólo alguna carta – y sus poemas – vestida de blanco. (Ver nota 4).

Notas y enlaces

1 Ver Emily Dickinson. El cerebro. En La alegría de las musas 2. 21 de enero de 2014.
(http://www.madrimasd.org/blogs/CienciayPoesia/2014/01/21/84824)

2 El enlace al Herbario de Emily Dickinson es: https://iiif.lib.harvard.edu/manifests/view/drs:4184689$1i. Es muy interesante el artículo Poesía y botánica, el herbario de Emily Dickinson de Ana Ribera en el blog mujeresconciencia.com

3 Los textos originales de los poemas en inglés son los siguientes:

1098
THE LEAVES, like women, interchange
Sagacious confidence;
Somewhat of nods, and somewhat of
Portentous inference,

The parties in both cases
Enjoining secrecy, –
Inviolable compact
To notoriety

1650
THE PEDIGREE of honey
Does not concern the bee;
A clover, any time, to him
Is aristocracy.

1779
TO make a prairie it takes a clover and one
bee,–
One clover, and a bee,
And revery.
The revery alone will do
If bees are few.

4. Enlazamos al interesante artículo escrito por Bruno Pardo Soto en ABC: Emily Dickinson, la poeta que eligió el confinamiento.

Etiquetas:
Categorias: General

Tempus ex machina. Andrés Neuman.

Enlace a  Tempus ex machina de Andrés Neuman en poesía y ciencia

Creo que en poesía y ciencia, a lo largo de sus casi 18 años de andadura, no se ha se ha incluido ningún poema específicamente dedicado a los relojes. Si es así, de remediarlo es tiempo, teniendo a mano este gran poema: Tempus ex machina del que presentamos unos fragmentos que recogen tres momentos en la historia de los relojes: sus inicios con la clepsidra a lo que sigue el reloj de péndulo – te amamos Galileo – y la actualidad con los relojes de cuarzo o la utilización de la vibración de un isótopo del Cesio en la definición del segundo, (que es la unidad en que se mide el tiempo). El poema es de voz y lenguaje muy actuales y sumamente elegante. Como toda la poesía de su autor; el narrador, columnista y poeta, con ciudadanía argentina y española Andrés NeumanHijo de músicos argentinos exiliados, en España; a los catorce años se trasladó con sus padres y hermano a Granada, dónde reside en la actualidad.  (Ver Nota 1).

El tiempo y su unidad de medida.

El tiempo tiene una definición sutil, casi filosófica. “Es una es una magnitud física creada” – nos dice Wikipedia – “para medir el intervalo en el que suceden una serie ordenada de acontecimientos”. Además de su función principal de medir los intervalos en los que suceden determinados acontecimientos deberían destacarse dos cuestiones. La primera es que el tiempo es una creación del hombre; diríamos que es más creación del hombre que otras magnitudes que parecería tener una existencia más objetiva.

La segunda cuestión es que es una magnitud física; esto es: una cantidad medible de un sistema físico, es decir, a la que se le pueden asignar distintos valores como resultado de una medición o una relación de medidas. Las magnitudes físicas se miden usando un patrón que tenga bien definida esa magnitud, y tomando como unidad la cantidad de esa propiedad que posea el objeto patrón.

 Unidades de medida principales
del Sistema Internacional de Unidades

El segundo es la unidad de tiempo en el Sistema Internacional de Unidades, el Sistema Cegesimal de Unidades y el Sistema Técnico de Unidades. Un minuto equivale a 60 segundos y una hora equivale a 3600 segundos. Hasta 1967 se definía como la 86 400ava parte de la duración que tuvo el día solar medio entre los años 1750 y 1890 y, a partir de esa fecha, su medición se hace tomando como base el tiempo atómico.

Según la definición actual del Sistema Internacional de Unidades, un segundo es igual a 9 192 631 770 períodos de radiación correspondiente a la transición entre los dos niveles hiperfinos del estado fundamental del isótopo 133 del átomo de cesio (133Cs), medidos a 0 K. Esto tiene por consecuencia que se produzcan desfases entre el segundo como unidad de tiempo astronómico y el segundo medido a partir del tiempo atómico, más estable que la rotación de la Tierra, lo que obliga a ajustes destinados a mantener concordancia entre el tiempo atómico y el tiempo solar medio.

Tempus ex machina

El poema  de Andrés Neuman plantea , en sus dos primeros versos,  cómo se ha medido el tiempo desde muy antiguo; siendo, por tanto, los relojes algo intrínseco a la civilización humana desde sus inicios.

“En el compás del mundo siempre ha habido
un reloj conmoviéndose.”

Recorre el poema las diferentes máquinas, relojes, con los que históricamente se ha medido el tiempo; el cómo han sido los relojes.

La clepsidra o reloj de agua, el primero, en que

“, el hallazgo fundador
donde un cuerpo paciente pierde líquido
resume el espectáculo
del ciclo de la vida
misterioso, evidente como es:
quiere partir el tiempo gota a gota.”

Tras el reloj de sol se glosa el péndulo, con el que la mecánica inicia su reinado en el mundo de los relojes y que aún continúa en la actualidad. El poeta señala al péndulo como cebo “para pescar el tiempo mientras flota” y remarca la igualdad de los movimientos del péndulo

“El vaivén vive atento a su tarea,
disminuye su arco, disminuye
pero no lo que tarda en trasladarse
de un extremo hasta el otro del camino.”

El recuerdo al gran científico italiano finaliza la estrofa: “Te amamos, Galileo.”

La última estrofa repasa los relojes actuales

“Los ingenios actuales (¿actual que pase el tiempo?)
desearían fundirse con su objeto inasible,
aspiran a la indivisibilidad.”

Mencionándose los relojes de cuarzo y el Cesio, fuente de la máxima precisión que se conoce en la medida del tiempo. Andrés Neuman es hijo de su tiempo y finaliza el magnífico poema con una expresión de simpatía a los relojes más actuales cuyas tecnologías se han desarrollado en los últimos setenta años.

“Así son los relojes de mi tiempo.
Con pilas que alimentan como un grano de arroz.
Y con el mismo amor, el mismo pulso,
eternos como nunca lo seremos.”


Como se indica en el primer párrafo de esta entrada, lo incluido en esta entrega de poesía y ciencia son unos fragmentos del poema completo. Han quedado fuera de la selección realizada las estrofas correspondientes a: los relojes de sol y los de muelle espiral, entre otros. Pueden leer el poema completo, en este enlace, tal y como apareció en el número 11 de 2008 de la revista Pasaje a la ciencia realizada en el I. E. S. Antonio de Mendoza de Alcalá la Real. (Ver Nota 2).

El poeta Andrés Neuman y la ciencia.

Creemos que no hay mejor final para este post, que la transcripción de las palabras escritas por Andrés Neuman para presentar sus poemas de temática científica, en el número 11 de la revista Pasaje a la ciencia; palabras que  muestran de modo magistral la perfecta y necesaria complementariedad entre la poesía y la ciencia.

“(sic) En mi sentir, la ciencia y la literatura jamás se han opuesto. Sino que, al contrario, resultan admirablemente paralelas en su objetivo (el conocimiento del mundo) y complementarias en sus métodos (la emoción de la regla en el pensamiento científico, las reglas de las emociones en el pensamiento literario). Cualquiera que haya hojeado un manual de física contemporánea, por ejemplo, no habrá dejado de admirarse por el espesor de metáforas, imágenes y neologismos que contienen sus textos. Igual que hace la poesía, la ciencia y sus diferentes ramas se valen del asombro para obtener un sentido y poner algún orden en el caos cotidiano. La ley de la gravedad, por si sola, encierra la evidencia simple y misteriosa que vive persiguiendo la poesía con su mirada: una roja manzana cae, alguien acierta a describir su vuelo instantáneo y así recomienza la historia de la eterna curiosidad humana, la emoción de ver y sentir que no entendemos del todo qué vemos.”

 

Notas y enlaces

1 La página web del escritor es www.andresneuman.com. En ella pueden encontrar su biografía y entrevistas; así como libros y artículos  y críticas y enlaces referidos a su obra.

2 La revista Pasaje a la ciencia realizada en el I. E. S. Antonio de Mendoza de Alcalá la Real es una excelente y extraordinaria iniciativa que se realizó en el citado instituto entre los años 1997 y 2013. Primeramente fue suplemento de la revista del I.E.S. y luego como revista independiente. Fue en sus primeros años editada en papel y desde 2005 su edición fue electrónica. El enlace siguiente lleva a la página de inicio de Pasaje a la Ciencia, dónde podrán comprobar el amplio espectro de las colaboraciones y apreciar la calidad de la misma: una obra ejemplar, muestra de la excelencia que puede llegarse a alcanzar en divulgación científica.

 

Etiquetas:
Categorias: General

Esperando tu email. Óscar Hahn.

Enlace a  Esperando tu email de Óscar Hahn en poesía y ciencia

Por los poemas centrados en temas científicos y tecnológicos también pasa el tiempo. De forma que, en unos pocos años, pueden adquirir una pátina casi nostálgica. Nos sentíamos tan modernos en su día con el invento del correo electrónico, (email), por su frescura y su inmediatez. Nos imaginábamos su reinado único por los siglos de los siglos; ¡y no!

Con los avances en hardware, software y redes han aparecido otros sistemas de comunicación más inmediatos, aptos para su uso masivo en teléfonos y con facilidades para la transmisión, no sólo de textos, sino de voz e imágenes y videos. La comunicación procurada por las redes sociales: Twiter, WhatsApp, Facebook, …, etc.; lo han pasado por la izquierda a gran velocidad, disminuyendo grandemente su uso.

 

Diversas Apps de correo eléctronico

Sin embargo, el email sigue estando ahí; conservando ahora un cierto aura de clasicismo y de seriedad frente a la inmediatez de los nuevos medios más recientes. Al fin y al cabo, el término “correo electrónico” proviene de la analogía con el correo postal: ambos sirven para enviar y recibir mensajes .

Origen del correo electrónico (Nota 1)

El correo electrónico, aunque muchos lo hemos conocido y comenzado a usar ya de adultos es un invento que data de principio de los años 70, (hace más de 50 años). De hecho, es anterior a la creación de Internet. El primer antecedente data de 1962, cuando el Instituto Tecnológico de Massachusetts adquirió una computadora de tiempo compartido modelo IBM 7090 (actualizado en 1963 a un IBM 7094) que permitía a varios usuarios iniciar sesión desde terminales remotas, y así guardar archivos en el disco. Este sistema se utilizó informalmente para intercambiar mensajes, pero ya en 1965 se desarrolló el servicio MAIL, que facilitaba el envío de mensajes entre los usuarios de esta máquina.

El primer mensaje de correo electrónico enviado a través de una red data del año 1971. El mensaje, que contenía únicamente el texto «QWERTYUIOP», se envió a través de la red ARPANET, aunque las máquinas estaban físicamente una junto a la otra. La idea del correo electrónico sobre redes se debe a Ray Tomlinson, quien utilizó el protocolo experimental CYPNET para enviar por red los mensajes, que hasta ese momento solo comunicaban a los usuarios de una misma computadora.

Fue así mismo Tomlinson quien incorporó el uso de la arroba (@) como divisor entre el usuario y la computadora en la que se aloja la cuenta del usuario de destino, ya que con el nuevo sistema, era preciso distinguir el correo local del correo de red. El motivo de elegir este símbolo fue que en inglés la arroba se lee «at» (en español en). Así, la dirección ejemplo@máquina.com se lee ejemplo en máquina punto com.

En España, comenzó su rápida difusión a la vez que – desde unos precios iniciales altísimos a finales de los años 80 – los precios de los ordenadores personales fueron bajando rapidísimamente a lo largo de la década de los 90 en que se produjo una amplísima difusión de los PC en las empresas que se extendió a los hogares particulares en la primera década del siglo XXI.

Esperando tu email de Óscar Hahn

Esperando tu email sigue conservando su encanto y la gran calidad que acredita su autor, el gran poeta chileno Oscar Hahn. Escrito en arte menor, se compone de 32 versos libres, entre los que predominan pentasílabos y heptasílabos. Es un gran poema de amor que muestra la ansiedad del enamoramiento y la necesidad de estar juntos los amantes; aunque sea por correo.

 

En el poema hay tres partes diferenciadas. La primera es la de la ansiedad. Hasta el verso 19 se repite 4 veces el verso “y no encontrarlo”; porque el poeta está a la espera de las palabras del ser amado y abre continuamente el correo y esas palabras no acaban de llegar:

“abrirlo cada día
cada hora
cada minuto
y no encontrarlo”

Y así, hasta la frustración y al borde de hacer alguna locura:

“y estar a punto
de romper la pantalla
de un puñetazo
y no encontrarlo”

En la segunda parte por fin llegan noticias de la amada a través del email y el poema sabe transmitir la subida de adrenalina y la emoción de ese momento.

“… leer el texto
aguantando apenas
la respiración
y llegar temblando
a la última línea
a la última palabra”

El final del poema es de éxtasis amoroso agudo – quizás exagerado – y el poeta de dejaría morir.

“… y no querer respirar
nunca más en la vida
y querer caer muerto
encima del teclado.”

Óscar Hahn

Óscar Hahn Garcés, (Iquique-Chile, 1938), es un poeta, ensayista y crítico chileno, integrante de la generación literaria de los años 1960. Estudió Pedagogía en la Universidad de Chile, sede Arica (actual Universidad de Tarapacá), donde se obtuvo el título de profesor de castellano. En 1971 viajó a Iowa en el marco del Programa Internacional de Escritores, donde realizó al mismo tiempo un master en literatura. Regresó dos años más tarde a chile dedicándose a la enseñanza. Después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973 fue encerrado en la Cárcel Pública de Arica.

 

Óscar Hahn, 2017 (Wikipedia)

Cuando recuperó su libertad, optó por refugiarse en Los Vilos. Desde allí, se trasladó a la universidad de Maryland donde realizó el doctorado y estuvo hasta 1977, cuando se convierte en profesor de Literatura Hispánica en la Universidad de Iowa, ciudad en la que vivió hasta 2008.

En cuanto a su obra poética, en Wikipedia se indican más de 30 títulos de poesía, entre obras originales y antologías. Como la crítica especializada ha reconocido, su obra es de calidad indiscutible, ooriginal y provocativa y destaca por el uso de materiales intertextuales – como crónicas periodísticas, hechos históricos y otros – y, también, ofrece un diálogo permanente con autores y obras de la literatura universal. En el prólogo a la antología Archivo expiatorio. Poesías completas 1961-2009, Madrid, Visor Libros, 2009; el poeta Luis García Montero reflexiona sobre la obra de Hahn y realiza una interesante entrevista al poeta chileno. En una de sus contestaciones indica:

“…los libros antiguos y modernos estaban, por así decirlo, en la misma mesa del tiempo, yo no veía mayor diferencia entre un soneto de Góngora, los cuatro cuartetos de Eliot o las letras delos Rolling Stones. Además, a mí no me interesaba romper con nada. Lo que yo quería era integrar.”

En la misma fuente de Wikipedia, se reseñan 8 libros de ensayos, entrelos que destacan: Vicente Huidobro o el atentado celeste, LOM, Santiago de 1998 y Palabras sin fronteras, Tajamar Editores, Santiago de 2018. Asimismo se mencionan 14 premios y reconocimientos entre los que destacan el premio nacional de literatura de Chile en 2012 y el premio Loewe de poesía en 2014. (Para ver otros poemas de Óscar Hahn en poesía y ciencia ver Nota 2)

Notas y enlaces

1. Tomo los datos sobre el concepto y el origen del correo electrónico en Wikipedia: Correo electrónico.

2. En poesía y ciencia se han incluido hasta el momento actual los siguientes poemas de Óscar Hahn.

Violín, (16.11.2011);
Escrito con tiza, (05.10.2011);
Estrellas fijas en un cielo blanco… , (08.06.2011);
Elementos de filosofía, (09.02.2011);
Parábola del triángulo, (19.01.2011);
Agua geométrica, (12.01.2011);
Grado cero, (01.12.2010);
Peces de colores, (24.02.2010;
Almendros, (11.11.2009);
Ojo, (02.09.2009);
Por qué escribe usted, (05.06.2006).

 

Etiquetas:
Categorias: General