Conclusiones del Curso “Alternativas energéticas para un transporte sostenible: biocombustibles e hidrógeno”

Dentro de los Cursos de Verano de la Universidad Rey Juan Carlos se ha celebrado el Curso “Alternativas energéticas para un transporte sostenible: biocombustibles e hidrógeno” entre los días 2 y 6 de julio.  En el  mismo, y de la mano de destacados especialistas, se ha tratado de conocer y valorar la situación actual y futura de las energías que habrán de sustituir al petróleo en el sector del transporte, y que básicamente son los biocarburantes y el hidrógeno.

 

[Guillermo Calleja]

Las conclusiones obtenidas del citado curso son:

 

1.      El consumo de combustibles fósiles (petróleo, gas natural y carbón) sigue aumentando, debido al continuo crecimiento económico y al consiguiente aumento de la demanda energética.

2.      Ello es particularmente preocupante en el sector del transporte, al ser el más dependiente del petróleo: Más de un 90% de los combustibles de automoción proceden del petróleo, y constituyen el 26% del consumo total de energía primaria. Además de producirse un continuo crecimiento de la población mundial, sobre todo en los países en desarrollo -con mayor demanda de energía-, crece todavía más deprisa la tasa de movilidad de la población en medios de transporte públicos y privados. (Sólo en Madrid en los últimos años, la población aumentó un 12% y la movilidad un 53%)

3.      Además de los factores ya citados (crecimiento demográfico y económico), el futuro sostenible de la energía viene determinado por tres factores más: disponibilidad y seguridad de los recursos energéticos, recursos tecnológicos y aceptación social.

4.      Aunque las reservas probadas de petróleo y las reservas probables (más inaccesibles y de mayor coste) permiten asegurar una continuidad futura de este combustible fósil, su escasez relativa y sobre todo su mayor coste futuro, junto a los grandes problemas ambientales que produce, hace necesaria su sustitución progresiva por otras fuentes de energía.

5.      Las vías para un desarrollo energético sostenible en el sector del transporte se pueden reducir básicamente a las tres siguientes:

a) Uso eficiente y limpio de las energías fósiles.

b) Extensión del uso de las energías renovables, particularmente de los biocombustibles obtenidos a partir de la biomasa.

c) Potenciación del papel del hidrógeno como forma limpia de energía, con la tecnología de la pila de combustible y el motor de combustión interna.

6.      Entre las iniciativas de concienciación social que ayudan a cambiar la actitud de los usuarios y para reducir las emisiones de contaminantes en el transporte, destacan:

 Fomento del cambio de comportamiento a favor del uso del transporte colectivo y del vehículo compartido.

Aumento de los impuestos para los vehículos que más contaminan.

7.      De acuerdo con las estimaciones realizadas, el número de automóviles usados en el mundo alcanzará los 1.400 millones en el año 2030, casi el doble que los 760 millones del año 2000. Con ello las emisiones de CO2 procedentes del transporte (que ya constituyen en Europa un 40% del total) aumentarán de forma proporcional al número de vehículos, lo que exige de forma urgente el desarrollo y difusión de tecnologías que puedan minimizar las emisiones de CO2. Ello a su vez requerirá la incorporación de tecnologías avanzadas en los tres ámbitos: combustibles, propulsión y vehículos.

8.      Aunque la reducción de emisiones de CO2 en el transporte es más cara que en otros sectores, como la producción de electricidad o de calor con fines industriales, su importancia estratégica es más destacada.

9.      Las ventajas clave del hidrógeno como combustible para el transporte residen en su flexibilidad como portador energético, pudiendo obtenerse a partir del gas natural, de la biomasa y de otras fuentes renovables de energía, como la energía solar y la eólica. Su papel protagonista en el transporte llegará a medio / largo plazo.

10.  Mientras no se implanten las nuevas tecnologías energéticas en el transporte, las motorizaciones convencionales seguirán dominando el mercado en el próximo futuro, ya que la gasolina y el gasoleo estarán disponibles incluso con precios muy superiores. Por ello, gasolinas y gasoleos del petróleo con alta calidad seguirán conviviendo con otros carburantes alternativos que permitan la diversificación del suministro y la reducción de emisiones de CO2,, tanto en los vehículos híbridos como en los que incorporen otras tecnologías avanzadas

11.  El motor de combustión interna todavía tiene un potencial de mejora de eficiencia energética de un 20% en los próximos diez años, como mínimo. El vehículo híbrido (gasolina/eléctrico) aparece como la tecnología más prometedora a medio plazo, especialmente si se sigue mejorando la tecnología de las baterías eléctricas. El papel del vehículo con pilas de combustible será muy importante, pero a más largo plazo (no antes de 10-15 años). Podrá alcanzar eficiencias energéticas el doble que el vehículo equivalente actual.

12.  Los biocombustibles, básicamente bioetanol y biodiesel, tienen un potencial excelente para reducir las emisiones de CO2 , produciendo grandes beneficios ambientales. Corresponde a los políticos colaborar en el desarrollo de incentivos y en el establecimiento de normativas e infraestructuras para la efectiva implantación de esta tecnología.

13.  Los biocombustibles procedentes de la biomasa pueden alcanzar una cuota de mercado superior al 5% en el próximo futuro (2010) si se reciben de la Administración el apoyo e incentivos necesarios y esperables. La presencia en el mercado del bioetanol y del biodiesel, así como los denominados biocarburantes de segunda generación, irá creciendo, siendo las previsiones de un 10% en 2020 y hasta un 25% a partir de 2030.

14.  Los biocombustibles de segunda generación provendrán básicamente de la parte herbácea y leñosa de residuos forestales y agrícolas, y serán tanto gaseosos como líquidos, obtenidos mediante procesos termoquímicos (gasificación, licuefacción y pirólisis). El paso final será llegar al concepto de “bio-refinería”, donde se integrarán estos procesos con la obtención de otros productos químicos de alto valor añadido.

15.  El almacenamiento de hidrógeno constituye una de las barreras principales para la comercialización del mismo en el sector del transporte. Por ahora, el hidrógeno comprimido resulta la mejor solución técnica, pero se necesitan opciones tecnológicas mejores para un almacenamiento más efectivo (mayor cantidad de hidrógeno por unidad de volumen y por unidad de peso del dispositivo de almacenamiento). Los esfuerzos de investigación se dirigen a sistemas basados en la adsorción física del hidrógeno en nuevos materiales de elevada porosidad y la adsorción química (hidruros).

16.  La seguridad del hidrógeno, muy vinculada al sistema de almacenamiento que se utilice, es también otra barrera, pero con un fuerte componente psicológico.

17.  Los auténticos retos para el desarrollo progresivo de todas estas prometedoras tecnologías que habrán de sustituir a los combustibles fósiles para el transporte, se centran los siguientes puntos:

- reducción de costes

            - mejora tecnológica

            - regulación normativa favorable

            - aceptación social.

Ninguno de estos factores, por si solo, será suficiente para dar solución al problema energético en el transporte, pero el conjunto equilibrado de los mismos sí será la clave de dicha solución. Hay razones para ser optimista.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Estimado Guillermos Calleja,

Felicidades por tu Bitacora!

Sabias que el fenómeno sobre usar el Hidrógeno como EFICIENTADOR de los combustibles fósiles es un hecho actualmente?

UN SECRETO. El agua contiene dentro un combustible EXTRAORDINARIO.

El agua que llega a sus casas por la llave o el agua de lluvia, contiene dentro un combustible EXTRAORDINARIO llamado Hidrógeno, y que puede ser utilizado como una energía alternativa y sobre todo LIMPIA, es decir, que NO CONTAMINA como lo hacen los HIDROCARBUROS de los combustibles fósiles?, Y QUE ES GRATIS!!! =D

NO estamos hablando de motores que trabajan EXCLUSIVAMENTE con agua, SINO de autos HIBRIDOS que contaminan MENOS!, pues ocupan el Gas Hidroxi como eficientador de la quema de combustibles fósiles.

El residuo de quemar Hidrógeno en los motores automotrices es solo VAPOR DE AGUA. H2O?, es esto posible?, naaaaaaa!

Encontré este Blog que quiero compartir con todos Uds.:

http://reyhidrogeno.blogspot.com

UN CASO PRACTICO CON MATERIALES DE RECICLADO 100% Y EL 30% DE AHORRO EN COMBUSTIBLES.

Si te es posible, pasa el Blog a TODOS tus contactos, JUNTOS lograremos la reducción de contaminantes y la TRANSICION MAS rápidamente.

Cordiales Saludos.

Ing. Alberto Vazquez Gomez

Audi-Tek (Cel. 777 379-9087)

Morelos, Mexico.

SI EN LOS VEHICULOS INYECTADOS ES POSIBLE REDUCIR LA CANTIDAD DE COMBUSTIBLE FOSIL DE QUEMADO EN EL MOTOR (PULSO DE INYECCION) POR MEDIO DEL SENSOR DE OXIGENO O EL SENSOR DEL COLECTOR Y BALANCEARLO INTRODUCIENDO HIDROGENO EN MODO DE ASPIRACION POR EL CUERPO DE ACELERACION, EL MOTOR PRESENTARIA DAÑOS INTERNOS POR EL USO COMBINADO DE COMBUSTIBLE TAL COMO SUCEDE CON EL GAS METANO

La verdad que esta muy buena la explicacion!!esta muy bien redactada!!soy pedro de fortin olavarria tengo 14 años!!salu2..que se mejoren!!!hola.jejeje

(requerido)

(requerido)


*