Un nuevo paso para la obtención de energía a partir de las olas del mar.

Esta semana se inaugura en Mutriku (Guipuzcoa) la primera planta energética en Europa a nivel pre-comercial que producirá energía eléctrica a partir de la energía de las olas del mar. Esta instalación es única en su tipo y supone un notable avance en el desarrollo de la tecnología para el aprovechamiento de la energía del mar.

[R.M. Navarro – Instituto de Catálisis y Petroleoquímica (CSIC)]

Nuestros océanos son una fuente prácticamente inagotable de energía, que en la actualidad apenas se aprovecha. El potencial energético del mar se manifiesta, fundamentalmente, de tres formas distintas (1) – la energía de las mareas, (2) la energía de las olas y, (3) la diferencia térmica entre las distintas profundidades de los océanos. Entre estas formas de energía marina,  la energía de las olas es una de las de mayor interés por el elevado rendimiento potencial de su aprovechamiento.

La energía de las olas puede ser considerada como una forma de energía solar concentrada. Los vientos son generados por el calentamiento diferencial de la tierra y a medida que pasan sobre los mares, transfieren parte de esa energía para formar olas. La cantidad de energía transferida a las olas depende de la velocidad del viento, del tiempo durante el cual sopla el viento y de la distancia sobre la cual sopla. La energía es concentrada en cada etapa en el proceso de transformación, de manera que una radiación del sol de 100 W/m2 puede ser transformado en olas con energía de10 y 50 kW por cada metro de altura de la cresta de la ola. El World Energy Council  ha estimado el recurso global de la energía asociada a las olas en 2 TW (1TW=1012 W) con un potencial de generación de más de 2000 TWh anuales. Los países con largas líneas costeras y fuertes vientos persistentes pueden producir cinco por ciento, o más de su electricidad a través de la energía de las olas.

La posibilidad de obtener energía de las olas se ha estudiado desde la época de la Revolución Francesa, cuando las primeras patentes fueron registradas en Francia por Girard basadas en la observación de que “la enorme masa de un barco, que ninguna otra fuerza es capaz de levantar, responde al más leve movimiento de las olas”. Poco progreso se logró para aprovechar la energía de las olas en energía útil hasta el último cuarto del siglo pasado, principalmente por falta de conocimiento científico de lo que era una ola, cómo avanzaba y cómo podría ser transformada. La energía de las olas es generalmente convertida en presión de fluidos o movimiento mecánico, es decir se presuriza un fluido y mueve la turbina por fuerza hidráulica o se hace mover una turbina con la fuerza de las mismas por acción directa. La tecnología utilizada para la instalación de Mutriku se denomina columna de agua oscilante (OWC son sus siglas en inglés) fue inventada por el japonés Yoshui Masuda y es actualmente la más madura para el aprovechamiento energético de las olas. Su funcionamiento (Figura 1), se basa en el movimiento oscilante del agua de las olas que llegan hasta la instalación, la cual contiene una serie de cámaras de aire que recogen el movimiento de las olas y comprimen el aire, siendo este aire comprimido el que empuja la turbina y sale por un orificio en la parte superior de la instalación. El movimiento giratorio de la turbina mueve a su vez el alternador eléctrico al que está conectada y se produce energía eléctrica. Cuando la ola se retira, se produce un efecto de succión del aire a través del mismo orificio superior, con lo que vuelve a accionarse la turbina y a producir energía. Este sucesivo movimiento de presión y succión producido por las olas es el que genera electricidad. La planta energética queda integrada en el espigón del puerto de forma que produce energía eléctrica de forma limpia y con un mínimo impacto en el entorno.

Figura 1. Esquema de funcionamiento de la columna de agua oscilante para el aprovechamiento energético de la energía de las olas

Aunque existen dos experiencias anteriores que utilizan tecnología OWC situadas en las islas Azores y en Escocia, la planta de Mutriku tiene ciertas singularidades que la hacen única en su género. La planta de Mutriku es la primera instalación marina en funcionamiento a nivel pre-comercial conectada a la red de distribución en  Europa. Además la planta de Mutriku es una planta pionera en toda Europa dada su configuración multiturbina. La instalación cuenta con 16 cámaras-turbinas de 18,5 kW de potencia, por lo que la potencia total instalada en la planta será de 296 kW. Se estima una producción anual de 600.000 kWh, lo que supone energía eléctrica suficiente para abastecer las necesidades de 600 personas. Esta energía producida de forma limpia y renovable evitará la emisión de 600 toneladas de CO2 al año, equivalente al efecto depurativo de 80 hectáreas de bosque.

Esta nueva instalación pretende demostrar la viabilidad de este tipo de tecnología abriendo las puertas a nuevos avances que permitan un mayor aprovechamiento del enorme potencial energético que poseen los mares.

Más información

www.eve.es

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] Compromiso social por la ciencia Master Site Feed Posts [...]

Creo que lo realmente importante de estos primeros intentos en el aprovechamiento de la fuerza de las olas para la generación de energía electrica, es demostrar que tecnicamente es viable y sobretodo que económicamente es rentable. Por esta esta razón, creo que es necesaria la aplicación de nuevas tecnologías más eficientes que las actuales para la transformación de este tipo de fuerzas en energía electrica. Con la tecnología de transformación actual sale cara la electricidad recogida y lo que le interesa al inversor, es la rentabilidad del capital invertido.

.

(requerido)

(requerido)


*