Logran fabricar biodiesel a partir del cultivo de algas marinas

Autora: [Alicia Carrero Fernández-URJC]

En una entrevista con Europa Press (20-8-2011), el chileno Claudio Fuentes ha explicado que el descubrimiento forma parte del biodiesel de “tercera generación”, fabricado a partir de aceites vegetales, y que difiere del bioetanol en que éste último se realiza a base de azúcares.

Fuentes, que ha realizado su experimento en condiciones ambientales y también controladas, en la sede del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC de Barcelona, ha explicado que su trabajo, recogida en la tesis que defenderá en septiembre, es el primero que prueba la viabilidad de utilizar algas marinas en la fabricación de biocombustibles.

Otros grupos ya habían comprobado la posibilidad de utilizar en el proceso algas de agua dulce, si bien este nuevo descubrimiento permite fabricar biocombustibles sin depender de potenciales alimentos terrestres –como soja o aceite de palma–, ni utilizar recursos valiosos como el agua dulce. Adicionalmente, las tres especies que se han revelado viables, escogidas tras comparar el perfil lipídico, las tasas de crecimiento y la producción de biomasa de doce microalgas diferentes, son comunes en la mayor parte del planeta: dos dinoflagelados –alexandrium y karlodinium– y una rafidoficea –heterosigma–.

Fuentes se dedicó a “estresar” las algas para que produjeran más aceite, a base de aumentar la temperatura, disminuir los nutrientes e inyectar nitrógeno, lo que le llevó a comprobar que las condiciones controladas permiten obtener una productividad más alta, ya que no se depende de la variabilidad climática. A pesar de ello, el investigador ha comprobado que el balance energético actual es negativo en 800 MJ/ kg biomasa producido en condiciones controladas, y de 115 MJ en mar abierto, unas cifras que se revertirán a medida que el petróleo aumente su precio en el mercado.

“Se puede producir biodiésel, pero en términos energéticos y económicos en estos momentos no es viable”, ha avanzado Fuentes, quien ha propuesto esta solución futura como contrapunto a la quema de combustibles fósiles, ya que las algas captan CO2 para crecer. En todo caso, el científico, que escaló el experimento desde un litro de agua hasta un tanque con mil litros, ha apuntado la posibilidad de diseñar un método más eficiente de producción, y ha calculado que con 250.000 euros sería posible construir una planta industrial de biodiesel basada en este método.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Estresar al organismo, supone un aumento de la cantidad de lípidos en su interior, pero a base de una reducción de su tamaño y de pérdida de pared celular. En caso de estrés, el alga “reabsorbe” sus carbohidratos y los guarda en la despensa en forma de grasas para poder sobrevivir. Por tanto, un alga con un 40-60% de lípidos, tendrá un tamaño muy inferior a la de un alga en condiciones normales, y esto representa que la cantidad de aceite no es tan importante como se piensa.

Saludos

[...] Otros grupos ya habían comprobado la posibilidad de utilizar en el proceso algas de agua dulce, si bien este nuevo descubrimiento permite fabricar biocombustibles sin depender de potenciales alimentos terrestres –como soja o aceite de palma–, ni utilizar recursos valiosos como el agua … [Seguir leyendo...] Compromiso social por la ciencia Master Site Feed Posts [...]

(requerido)

(requerido)


*