Brooklyn Fitboxing: Innovación y boxeo unidos

Fuente: Brooklyn Fitboxing

Desde que empezara a practicarse la disciplina del boxeo en la Antigua Grecia hasta nuestros días, mucho se ha innovado en este deporte, haciendo que hoy podamos disfrutar de distintas formas de practicarlo y eso sí, todas bajo una premisa común, la lucha con los puños (del griego Pymachia y en latín Pugilatus). Y de una de estas innovaciones os queremos hablar en la entrada que publicamos hoy. Se trata de la desarrollada por la empresa Brooklyn Fitboxing, que aúna deporte, innovación y solidaridad.

Todo comenzó en el año 2013 cuando Juan Pablo Nebrera, ahora CEO de la compañía, abrió el primer club Brooklyn Fitboxing en Madrid. Anteriormente, Juan Pablo había estado entrenando en un centro de boxeo tradicional, que le había gustado mucho desde el punto de vista deportivo, pero tenía algunos aspectos que le hacían pensar que este entrenamiento no atraía al gran público. Decidió entonces eliminar el contacto, que el entrenamiento fuera siempre ante el saco, al ritmo de la música e intercalando rounds en el saco con entrenamiento funcional (abdominales, flexiones, etc).  También empezó a mezclar golpes al saco de boxeo con otros de kickboxing y Muay Thai, introduciendo también patadas y, como dirían en Francia, ¡Voilá!, funcionó. Resultaba tan divertido y efectivo que captaron la atención de personas que ni se les había pasado por la imaginación la práctica del boxeo.

Fuente: Brooklyn Fitboxing

Además, incorporó los “sacos inteligentes”, con sensores que miden el desempeño de cada persona frente al saco, con qué intensidad se ha golpeado y si se ha hecho en el momento en el que estaba marcado, ya que la rutina está diseñada para hacerse al ritmo de la música. Durante la sesión aparecen las puntuaciones en la pantalla del club y, además, a posteriori, los usuarios fitboxers pueden ver sus resultados de la clase y el histórico de sus entrenamientos en su zona personal.

Esta tecnología era tan valiosa para su modelo de negocio que, asesorados por un agente de propiedad industrial, decidieron protegerlo. Comenzaron en España con un modelo de utilidad (ES1102555U) y, al internacionalizarse, lo extendieron al territorio europeo mediante la solicitud de una patente europea y también a otros países fuera de este ámbito como son Méjico, Australia, Brasil, Canadá, Colombia, Rusia y Estados Unidos.

 

Fuente: Brooklyn Fitboxing

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con la tecnología de su mano, decidieron dar el siguiente paso para motivar a los usuarios, fitboxers creando un sistema de gamificación y otorgar puntos de karma según la puntuación obtenida. Este sistema ha hecho posible que se establezcan competiciones entre fitboxers y clubs. De esta manera ofrecen dos modelos de competición: La Liga, en la que se van enfrentando los clubs con sus puntuaciones diarias, y el World Championship, en el que acuden a competir de manera presencial equipos de todo el mundo.

Con los puntos obtenidos, se pueden hacer donaciones a una o varias de las ONG con las que la empresa colabora y así contribuyen a la mejora del mundo en el que vivimos. Actualmente, la empresa tiene acuerdos de colaboración con cuatro ONG:

Además, organizan otras acciones puntuales, como colaboraciones con la AECC en el Día Mundial del Cáncer de Mama o con la Fundación Juegaterapia. Tienen la firme creencia de que si todos devolviesen algo de lo que reciben, el mundo sería mejor. Por eso, la colaboración con causas solidarias forma parte del ADN de Brooklyn Fitboxing.

La empresa se enorgullece de estar asentada en estos tres principios:

Cambiamos tu día, Cambiamos tu cuerpo, Cambiamos el mundo

Fuente: Brooklyn Fitboxing

Brooklyn Fitboxing, tiene un alto componente de innovación tecnológica con más ingenieros en plantilla de lo que podríamos imaginar. Esto, unido al equipo de entrenadores, hace que su entrenamiento sea realmente efectivo y motivador para los usuarios. Y todo ello, con una forma de ver la vida en positivo haciendo que esta positividad llegue a las personas.

Por eso, ya desde su nacimiento la idea de franquiciar y de crecer internacionalmente estaba en su estrategia empresarial. El modelo de negocio es fácilmente escalable, lo que es posible, entre otros factores, al trabajo realizado con la identidad de marca.

Su marca, registrada en los 27 países de la UE, además de Inglaterra, Brasil, Argentina, Perú, Colombia, México, Indica, China, Rusia y Estados Unidos tuvo un proceso de diseño largo ya que tenían la idea de algo urbanita y moderno, pero en el que se apreciase la esencia de un gimnasio de boxeo de Nueva York. Lo consiguieron emulando una matrícula americana del color de los míticos taxis neoyorquinos, con el nombre de Brooklyn.

Pero no solo han sabido ver la importancia de la propiedad industrial para el valor de la empresa, sino también la Propiedad Intelectual o derechos de autor (copyright en inglés), protegiendo de esta forma el diseño de los centros deportivos y el método deportivo, así como los vídeos que reproducen durante las sesiones, donde la música utilizada ha sido compuesta expresamente para las clases por una productora musical.

Imagen de previsualización de YouTube

 Fuente: Brooklyn Fitboxing

Apostando por la propiedad industrial e intelectual como parte importante de su estrategia empresarial, Brooklyn Fitboxing se ha posicionado en el mercado nacional e internacional del fitness de manera rápida y con un producto y servicio bien definidos que ha revolucionado este sector.

¡Un gancho perfecto!

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..