Dioxinas en Alemania. ¿Otra más?

Las dioxinas son compuestos tóxicos que se forman como resultado de los procesos químicos e industriales, como la fabricación de sustancias químicas pesticidas, acero, pintura, y pulpa y blanqueador de papel, también surgen de las emisiones y la incineración de combustibles.

La principal fuente de dioxinas en el alimento para consumo humano es la contaminación del pienso. Cuando el ganado, los pollos, los cerdos o los peces son alimentados con pienso contaminado, las toxinas se absorben en su tejido adiposo y los productos que de estos animales, como leche, carne, pescado y huevos (y sus derivados) resultan la fuente principal de contaminación para el ser humano.

Algunos estudios indican que estas sustancias contribuyen a un incremento en las tasas de cáncer y producen daños a los sistemas inmunológico y reproductivo, incluyendo una disminución en el conteo de esperma, además de tener un efecto durante el embarazo. Según los expertos, las dioxinas sólo causan problemas a la salud cuando se absorben en niveles muy altos durante largos períodos.

La Unión Europea (UE) advirtió que huevos procedentes de granjas afectadas lograron entrar en los productos procesados para la alimentación humana en el Reino Unido. Los huevos fueron exportados a Holanda para su procesamiento y posteriormente al Reino Unido, donde se cree que fueron utilizados en la producción de una variedad de productos, como mayonesa y galletas.

Las autoridades europeas insisten en que los niveles de tóxicos no representan un riesgo para el ser humano y que las clausuras son sólo una medida preventiva.

La alerta comenzó la semana pasada cuando se descubrió que miles de toneladas de forraje contaminado con los compuestos altamente tóxicos habían sido enviados a más de 1.000 granjas avícolas y porcinas en Alemania.

El Ministerio de Agricultura del estado de Schleswig-Holstein, informo que ya en el mes de marzo un laboratorio advirtió del aumento de la carga de dioxinas en carne porcina en una muestra que presentaba valores más de dos veces superiores a los permitidos, que son 0,75 nanogramos por kilo.

Las autoridades, sin embargo, no dieron parte a Bruselas de estas incidencias hasta el pasado 28 de noviembre y solamente comenzaron a cerrar granjas afectadas hace tres días, cuando las partidas de carne contaminadas se encuentran ya repartidas por todo el territorio alemán e incluso han sido exportadas al menos a Holanda y Reino Unido, a pesar de que la primera información ofrecida por Berlín a la Comisión Europea aseguraba que ningún lote de carne había traspasado la frontera.

La inclusión del producto contaminado en productos alimenticios para mascotas, menos supervisado que los productos para consumo humano, parece estar fuera de control y los dueños de animales domésticos prescinden de ellos de forma generalizada.

“Las autoridades sanitarias alemanas han localizado en el caso de contaminación por dioxinas las primeras gallinas ponedoras con altas concentraciones de esta sustancia, 2,5 veces más altas de lo permitido, adelantó este sábado la revista Focus. Según un informe del Gobierno alemán enviado a la Comisión Europea (CE) el 6 de enero, en el tejido adiposo de tres aves analizadas se ha localizado una tasa de dioxinas de 4,99 picogramos por gramo.”

“La tasa de dioxinas tolerada es de 2 picogramos por gramo.”

El antecedente europeo más conocido es el llamado desastre de Séveso fue un accidente industrial que ocurrió alrededor de las 12:37, el 10 de julio de 1976, en una pequeña planta química en el municipio de Séveso, 25 km al norte de Milán, en la región de Lombardía, en Italia. Causó que la dioxina llegara a zonas de población, causando diversos efectos.

Otro caso famoso fue el del Presidente de Ucrania Victor Yushchenko envenenado después de haber cenado sin la presencia de su personal de seguridad con altos funcionarios de los servicios secretos, en septiembre de 2004. La sospecha recayó sobre círculos pro-rusos que se oponían a su victoria. Desde entonces sus síntomas y sus sospechas fueron creciendo hasta que decidió viajar a Austria para hacerse examinar. En diciembre fue internado en una clínica en Austria donde se le diagnosticó envenenamiento con dioxina. Después de realizarse los análisis químicos, se determinó que el producto utilizado fue el TCDD, producto utilizado durante la Guerra de Vietnam para fabricar el desfoliante agente naranja, y que sólo se produce en Rusia, Estados Unidos y Gran Bretaña. Yushchenko llegó a tener la segunda concentración más alta de dioxina que se ha medido en una persona viva.

Durante la guerra de Vietnam, Estados Unidos roció sobre ese país millones de litros de Agente Naranja, un herbicida producido por Dow. En uno de los estudios más completos sobre los efectos de esta guerra química, una firma consultora de Canadá descubrió que la cadena alimenticia de Vietnam resultó afectada, lo que a su vez causó graves problemas sanitarios y ambientales.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*