Melanocetus, un pez feo

Estos días se ha publicado que se había conseguido filmar el pez más feo del mundo.

Es curioso que una y otra vez nos sorprendan hechos que suceden al lado de casa mientras que seguimos buscando lo que pasa en un cometa o en Marte. Esta familia de peces marinos abisales, con un único género Melanocetus, pertence al orden de los Lophiiformes. El nombre de la familia Melanocetidae proviene del griego melanos, que significa “negro”, y cetus que significa “monstruo del mar”.

Entre los Lophiiformes está el rape (Lophius piscatorius), tan delicioso como caro. Se dice que hace años en los banquetes se sustituía la langosta por rape debido a su textura y sabor.

National Geographic le dedicó  algún artículo en el que se afirma que “Su rasgo más distintivo, presente solo en las hembras, es una protuberancia de la espina dorsal que sobresale sobre sus bocas a modo de caña de pescar. De ahí su nombre en inglés, «anglerfish», que significa pez pescador. En la punta de dicho apéndice hay una trampa luminosa (bioluminiscencia generada por las bacterias) que esta caña incorporada usa como señuelo para atraer a las presas lo bastante cerca como para atraparlas. Tienen una boca tan grande y un cuerpo tan maleable que pueden tragarse presas que les doblan en tamaño.”

“El macho, notablemente más pequeño que la hembra, no necesita ese tipo de adaptación. En lugar de buscar constantemente una hembra en el vasto abismo, ha evolucionado hasta convertirse en un compañero parásito permanente. Cuando un rape macho joven y sin compromiso encuentra a una hembra, se acopla a ella con sus afilados dientes. Con el tiempo, llega a fundirse con ella. Conecta con su piel y flujo sanguíneo, e incluso pierde los ojos y todos los órganos internos menos los testículos. Cada hembra puede llevar seis o más machos en su cuerpo.”

Para aparearse, el macho muerde el vientre de la hembra y, al cabo de un tiempo, se funde con ella y se convierte en un apéndice de su cuerpo. La hembra le proporciona al macho riego sanguíneo y nutrientes, y el macho le proporciona esperma de forma continua. Las larvas aparecen a una profundidad de 100 metros y descienden con la madurez. Los machos son muy nadadores, al contrario que las hembras que pasan la mayor parte inmóviles, esperando a que se acerque algún animal a su señuelo.”

Imagen de previsualización de YouTube

Fuentes: Wikipedia, National Geographic

Otras entradas interesantes sobre este tema:

Melanocetus johnsonii, el pez abisal de reproducción extrema

El Rape (Melanocetus johnsonii) un pez abisal

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Cada vez se encontrarán mas tipo de razas, esto es infinito!

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*