¿Te atreves a comer estos platos de pescado y otras especies marinas?

En repetidas ocasiones hemos tratado en el blog los beneficios o posibles daños causados por el el consumo de pescado o de otras especies marinas. ¿Nos atreveríamos a consumir algo de lo que sigue?

Fugu

El Fugu o Takifugu es un genero de peces globo, capaces de hincharse hasta doblar varias veces su tamaño real para defenderse de posibles predadores. Una de sus especies (Takifugu rubripes, además de ser uno de las primeras especies vertebrados de las que se secuenció su genoma. También producen un veneno mortal: la tetrodotoxina, 1.200 veces más venenosa que el cianuro. Un fugu tiene  tetrodotoxina para matar a 30 seres humanos adultos. Pero se come. Es caro y solo se prepara por chefs con licencia que saben que un mal corte significa una muerte casi segura para un cliente. Se come de muchas formas, hervido, cocinado y crudo en forma de “sashimi”, el famoso usu-zukuri que simula con láminas casi transparentes de pez globo los pétalos de un crisantemo.

Pez de raya plateada

El Lagocephalus Sceleratus se consume en el Mediterráneo al que llegó desde el Índico a través del Canal de Suez. También contiene una toxina fatal en la piel y en los órganos reproductores y el hígado. En 2007 varios pescadores en Egipto e Israel murieron por ingerir este pescado sin retirar el veneno. Puede crecer hasta un metro de longitud y es considerado un manjar en algunas zonas del Mediterráneo y de Oriente Medio.

 

 

Sannakji

Es un plato coreano a base de pulpos pequeños vivos (Nakji). Aderezados con ajonjolí y aceite de sésamo, se sirven vivos al comensal y los tentáculos aún se retuercen cuando son tragados. Es aquí donde se encuentra el peligro, ya que en ocasiones, los tentáculos se adhieren a la garganta provocando el riesgo de muerte por asfixia. Puede servirse entero (retorcido en unos palillos) o troceado (lo que no evita que siga moviéndose). Debe masticarse bien para que ningún trozo sea lo suficientemente grande como para pegarse a la garganta. A alguna gente le gusta sentir cómo se retuercen los trozos mientras los tragan, por lo que no los mastican completamente.

Imagen de previsualización de YouTube

Hákarl

Es un plato tradicional islandés elaborado a base de carne de tiburón podrida. Está elaborado a partir de carne de tiburón peregrino que carece de riñón y tracto urinario, por lo que su carne tiene mucho ácido úrico y otros compuestos nitrogenados de sabor y olor no desdeñable. La leyenda cuenta que los antepasados de los islandeses quisieron emplearlo como alimento, pero al ingerirlo se intoxicaban y morían. Así fue como decidieron enterrarlo durante tres meses para que se pudriera. Su carne se cura al menos seis meses para que sea apto para el consumo humano. Se seca lejos de las zonas habitadas por el hombre, debido al desagradable olor que desprende.

Imagen de previsualización de YouTube

Y si quieren revisar estos y otros alimentos peligrosos dignos de novelas best sellers siga este enlace.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Fui a Islandia el pasado verano y justamente vimos un bar snack bar de estos que se llamaba Hákarl, si lo llego a saber entro y lo pruebo, no obstante, si sube el ácido úrico no interesa.. yo sufro de eso y es un tormento.

Madre mia , el mar es un gran desconocido para el hombre

(requerido)

(requerido)


*