Ascensores. Los grandes olvidados en la prevención del COVID-19

Aunque se sabe que este virus (SARS Cov 2), se transmite en espacios confinados y cerrados, las recomendaciones oficiales generalmente no explican cómo minimizar el riesgo de transmisión en los ascensores dentro de edificios, públicos o privados, en parte debido a la falta de evidencia científica. Sin embargo, se ha descrito ya en la prensa un caso de transmisión por este medio, y diferentes expertos han recomendado medidas preventivas.

El SARS-CoV-2 sigue siendo viable y puede infectar en aerosoles durante 3 horas con una disminución significativa en el título viral (de 10 3.5 a 10 2.7 TCID50 por litro de aire) similar a lo que sucede con otros coronavirus. Al hablar, estornudar o toser, estamos generando un aerosol con millones de pequeñas gotas de saliva en las que hay, en caso de estar infectados, millones de virus que pueden infectar a cualquiera que respire esas gotas. Por eso es necesario mantener distancias, al menos de un metro y medio, aunque lo recomendado sería al menos dos o tres.

En comparación con su predecesor SARS Cov, este virus permanece estable en diferentes superficies, en un entorno de laboratorio controlado. Se puede detectar en una superficie de cobre hasta cuatro horas, en cartón hasta 24 horas, y en plástico y acero hasta 72 horas. No se pudo recuperar ningún virus infectivo ni en papel impreso ni en papel de seda después de una incubación de 3 horas, y no se detectó ningún virus infectivo en madera y tela tratada el día 2. Por el contrario, el SARS-CoV-2 fue más estable en superficies lisas. No se detectaron virus infectivos después de cuatro días en superficies de vidrio y billetes, ni después de siete días  en acero inoxidable y plástico. Sorprendentemente, el virus infectivo se detectó en la capa externa de una mascarilla quirúrgica después de siete días.

Dado que España, seguida de Italia, es el país del mundo con más ascensores por habitante y que este transporte se realiza incluso en los confines más estrictos, las autoridades deberían estudiar el tipo de recomendaciones necesarias para evitar la transmisión de Covid-19 Transporte vertical: los ascensores.

Transmisión en ascensores: trabajos teóricos.

El SARS Cov 2 se transmite a través de gotitas y fómites. La transmisión a través de aerosoles es muy probable. Compartir ascensor significa que una persona infectada (ya sea sintomática o asintomática) puede infectar a otra por gotitas cuando las personas no pueden mantener la distancia de seguridad. Para la transmisión a través de fomites, ni siquiera es necesario compartir el elevador, sino estar en contacto con una superficie previamente contaminada. Un experto en calidad del aire y ventilación, asegura que los casos de Covid-19 demuestran que las personas pueden infectarse en los ascensores en solo unos segundos sin contacto directo.

Probablemente el escenario más peligroso se daría si se confirma que Covid-19 es una enfermedad transmitida por el aire a través de aerosoles. Las gotas y fómites contaminados se pueden evitar permitiendo solo una persona por viaje y con una buena higiene de manos. Sin embargo, si los aerosoles transmiten la enfermedad, una persona puede infectarse a pesar de tomar medidas preventivas previas.

El Dr. Richard Corsi, experto en dinámica de fluidos, modeló la concentración de virus después de que una persona asintomática infectada viajase al piso 10 mientras tosía y el ascensor retornaba al piso primero. La concentración en el aire en el primer piso es aproximadamente el 40% del comienzo después de la tos y un cuarto del máximo en el décimo piso antes de que se abran las puertas. Desafortunadamente, no hay una publicación, solo una discusión en su cuenta de Twitter y en su entrevista en el New York Times. Los cálculos de Corsi se basan en modelos de balance de masa estándar. Para un estudio más profundo, los autores recomiendan el trabajo de Brigham et al. (2019) modelando un elevador 3D con dinámica de fluidos. En este trabajo, hay diferentes recomendaciones sobre el diseño del ascensor para reducir el riesgo de transmisión de enfermedades en el aire.

Riesgo de transmisión de Covid-19 en ascensores: evidencia en la literatura científica.

Todavía se desconoce el riesgo real de transmisión de Covid-19 durante el transporte vertical dentro de los edificios. La evidencia científica es limitada y se centra principalmente en edificios públicos como hospitales y centros comerciales. Estos estudios generalmente mencionan la posibilidad de transmisión dentro de los ascensores, pero sin dar detalles.

Trabajos anteriores realizados en SARS, muestran que la probabilidad de infección en los pisos superiores y medios de un bloque de construcción es significativamente mayor. El objetivo principal del trabajo fue encontrar la causa de la transmisión de un brote entre varios bloques. Se estudió la posibilidad de transmisión por aire contaminado con gotas que, mediante dinámica de fluidos, se transmite entre bloques. Curiosamente, no se exploró el efecto del ascensor y las escaleras, comunes a todos los bloques. Otro trabajo, centrado en SARS, considera que la transmisión vertical tenía lugar de ventana a ventana durante la ventilación de los hogares, y también menciona el riesgo de contagio en los ascensores.

 

Como citábamos anteriormente, la prensa  ya se ha hecho eco de un caso de contagio de SARS Cov 2 en el ascensor. Es interesante notar que el contagio, según la prensa, ocurrió en un adulto sin máscara que comparte el elevador con una persona infectada, pero no en los niños que llevan máscaras. Con tales datos, no se puede descartar ninguno de los mecanismos de transmisión, pero puede indicar que el uso de mascarillas son medidas eficaces de protección.

Sin embargo, pocos informes técnicos han recomendado medidas concretas para evitar la transmisión de Covid-19 en los ascensores. Uno es el Centro de British Columbia  para el control de enfermedades de Canadá, que recomienda una distancia mínima entre usuarios de 2 metros, y que el número permitido de personas debe anunciarse en un letrero en la puerta del ascensor. El informe incluso proporciona infografía para colocar en las puertas de los ascensores:


En las últimas semanas, a falta de recomendaciones públicas claras, algunas compañías han comenzado a proporcionar a sus consumidores algunos consejos concretos.

Número de ascensores por habitante en países afectados por Covid-19

Incluso si el riesgo de transmisión cuando se viaja verticalmente en edificios es alto, solo sería significativo en aquellas ciudades donde este transporte es más frecuente.

España, seguida de Italia, es el país con más ascensores por habitante (Francia es el sexto). Países como Alemania tienen muchos habitantes pero están dispersos o viven en edificios bajos, muchos de ellos sin ascensor. Otra indicación de la relevancia del transporte por ascensor es la ciudad de Nueva York, la ciudad más afectada en los EE. UU. y que recibe el sobrenombre de ciudad vertical. La excepción parece ser Corea y Japón, dos de los países con las muertes más bajas de Covid-19. Medidas como el uso de máscaras podrían justificar esta diferencia.


 

La correlación entre las muertes oficiales a 23 de abril de 2020 y el número de ascensores para diferentes países en Europa se ha testado con varias pruebas estadísticas. La correlación es significativa.

Esta correlación proporciona indicaciones de la importancia de la transmisión en el transporte vertical, pero no sirve para confirmar esta relevancia. El mayor problema radica en la correlación entre el número de ascensores y la densidad de población. Por lo tanto, el virus podría haberse transmitido principalmente en ciudades con alta densidad, y no tanto por transporte vertical. Para diferenciar entre los dos factores, países como Alemania (alta densidad de población en comparación con el número de ascensores) podrían proporcionar mucha información.

Para una conclusión más sólida, también sería necesario estudiar otros factores, como el tiempo de transporte promedio y el tipo de ascensor (volumen de cabina, ventilación, cierre automático de puertas …). Para esto, se podrían utilizar simulaciones de dinámica de fluidos. También es necesario llevar a cabo el estudio estadístico con más países y, sobre todo, tratar de obtener los datos de las ciudades con una distribución más homogénea de habitantes y ascensores que un país entero.

Importancia del ascensor en la transmisión de COVID-19.

El efecto del transporte vertical en la transmisión del Covid-19 debe estudiarse con urgencia. No hay trabajos informativos en la literatura científica sobre este tema, pero hay varias indicios que apuntan a la relevancia de esta transmisión en COVID19.

Esto implicaría que la transmisión es mayor en las llamadas “ciudades verticales” como Nueva York. En otras palabras, la tasa de contagio debe estar positivamente correlacionada con el transporte vertical y ser más alta en países como España e Italia.

Además, las medidas de contención tendrían un menor grado de contención en estas ciudades verticales, ya que incluso en los confinamientos más estrictos, a menudo se contempla que los ciudadanos entren y salgan de los edificios para llevar a cabo tareas esenciales como la adquisición de alimentos o la eliminación de desechos domésticos.

Medidas tales como el uso de mascarillas en estos espacios, carteles informativos con el número máximo de usuarios en cada viaje o el uso de escaleras como alternativa a los ascensores (generalmente espacios más abiertos) podrían, por tanto, reducir esta tasa de contagio en estas ciudades verticales.

Autores:

Míriam R. García 1, Jim Grant 2, Antonio Figueras 3
1 Process Engineering Group, IIM-CSIC, Spain
2 TAEGASC – The Agriculture and Food Development Authority, Dublin, Ireland.
3 Inmunology and Genomics, IIM-CSIC, Spain

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] podrían, por tan­to, reducir esta tasa de con­ta­gio en estas ciu­dades ver­ti­cales.Una ver­sión de este artícu­lo ha sido pub­li­ca­da en el blog de la Fun­dación para el Conocimien­to [...]

[...] Una versión de este artículo ha sido publicada en el blog de la Fundación para el Conocimiento madri+d. [...]

(requerido)

(requerido)


*