Coronavirus: los sencillos pasos de baile que todos pueden seguir

Traducción del artículo de Tomas Pueyo por Antonio Figueras.

En la Parte 1, describimos las estrategias que los diferentes países de Asia Oriental usaron durante su baile contra el coronavirus. Se detectan algunos puntos en común en las medidas con más impacto positivo.


Es hora de profundizar en todas estas posibles medidas, comprenderlas realmente bien y decidir cuáles debemos seguir. Podemos agruparlas en 4 bloques:

  1. Medidas baratas que podrían ser suficientes para suprimir el coronavirus, como mascarillas, distanciamiento físico, pruebas, rastreo de contactos, cuarentenas, aislamientos y otros.
  2. Medidas algo más costosas que en algunos casos podrían ser necesarias, como prohibiciones de viaje y límites en las reuniones sociales.
  3. Medidas costosas que pueden no ser siempre necesarias durante el baile, como el cierre de escuelas y negocios.
  4. Capacidad de atención médica

Durante la Danza, cuando relajamos el confinamiento y comenzamos a volver a la normalidad, el objetivo es combinar medidas que consigan que la actividad económica recupere la normalidad, manteniendo la tasa de transmisión del virus por debajo de 1, para que no se propague ampliamente — hasta que se descubra una cura o una vacuna.

Hoy nos vamos a centrar en las medidas más baratas y fáciles que cualquiera puede aplicar, y el gran impacto que pueden tener. Comencemos con el más obvio de todos: mascarillas.

Mascarillas

Tal como vimos en el primer artículo, las mascarillas tienen un uso generalizado en Asia oriental: China, Corea del Sur y Taiwán, pero también en Hong Kong y ahora en Singapur. Pero estos no son los únicos países que confían en las mascarillas. A partir del 22 de abril de 2020, 51 países han hecho su uso obligatorio en algunas actividades públicas, incluidos países como Alemania o Taiwán. Eso es más del 25% de todos los países:

Detalle de las medidas de cada país, gracias al equipo de Mask4All

Esto es para los países que ordenan el uso de las mascarillas. Pero muchos más países recomiendan mascarillas, incluidos todos los G7 (excepto Italia y el Reino Unido). En los EE. UU., Varias ciudades, incluidas Nueva YorkAustinLos Ángeles y San Francisco, han aprobado resoluciones en ese sentido en los últimos días.

Pero hasta hace muy poco, nos decían que no usáramos mascarillas. A partir del 22 de abril, la OMS aún recomienda no usar una mascarilla si uno está sano. Y la mayoría de los países aún no los ordenan en público. ¿Por qué? ¿Quién tiene la razón?

Para saber la respuesta, necesitamos entender la ciencia detrás de cómo se propaga el coronavirus.

La ciencia que explica cómo se propaga el coronavirus

Las infecciones respiratorias “utilizan” la boca y la nariz para propagarse a través de tres mecanismos:

  • “Gotas”: gotas de líquido que expulsa de su boca y tracto respiratorio
  • “Aerosoles”: partículas muy pequeñas que se mezclan con el aire y pueden permanecer allí durante horas.
  • Superficies: por ejemplo, tose en la mano y usa un pomo de la puerta que alguien más toca después.

En el caso del coronavirus, los científicos pensaron que la mayor parte del contagio tenía lugar a través de las gotas cuando la gente tosía, y que estas gotas caían rápidamente al suelo, poco después de toser y no llegaba a más de 2 metros (6 pies). Si eso hubiera sido cierto, habría significado que la principal forma de infectarse era si alguien tosía cerca de nuestra cara o si tocábamos una superficie contaminada.

Como generalmente nadie tose directamente en la cara de otra persona, las autoridades argumentaron que usar una mascarilla no protegía a la gente normal. Pero para los profesionales de la salud, el impacto fue enorme, porque reciben estas gotitas en la cara todo el tiempo de pacientes que están enfermos y tosen frente a ellos, cuando los intuban o en situaciones similares.

Como había muy pocas mascarillas disponibles, las autoridades decidieron priorizarlas para los trabajadores de la salud y “recomendar” su uso al resto de la población.

Lo correcto era priorizar a los trabajadores de la salud, pero en lugar de decir: “Son mucho más útiles para los trabajadores de la salud, por lo que lo correcto es mantener mascarillas para ellos”, afirmaron con contundencia que eran inútiles, o incluso peligrosos, para las personas sanas. Eso socavó la credibilidad de las autoridades.

Además la evidencia sobre cómo se producían los contagios comenzó a acumularse.

Imagen de previsualización de YouTube

Este video ilustra cómo las nubes de gotas pueden moverse mucho más de 2 metros sin caerse.

Imagen de previsualización de YouTube

Este video ilustra la investigación realizada sobre gotas, nubes de gotas y cómo podrían infectar a las personas.

Imagen de previsualización de YouTube

Los investigadores midieron la velocidad de la tos. Incluso a un metro de la boca, las gotas en el centro de la nube de tos se mueven a aproximadamente un metro por segundo (verde). Estas velocidades sugieren que mantenerse a dos metros (seis pies) de distancia de otras personas puede no ser suficiente para evitar que el virus se propague en una tos.

Aparentemente, al toser o estornudar, las gotas se pueden desplazar a más de 2 metros de distancia y no caen tan rápido al suelo. Algunas cayeron, pero muchas permanecieron flotando formando una nube de gotas.

Fuente: captura de pantalla de uno de los videos anteriores, que muestra una nube de gotas

Luego, se descubrió que ni siquiera era necesario toser. Con cantar era suficiente. En un coro de 60 personas en el estado de Washington, 45 miembros se infectaron. Solo con hablar es suficiente:

Imagen de previsualización de YouTube

 O solo con respirar

Eso hace que las mascarillas sean muy, muy importantes. Una mascarillas puede evitar que las personas infectadas emitan gotas y que las personas sanas las reciban.

¡Pero no hay mascarillas! Hay una escasez global. Las pocas que tenemos deberían ser para trabajadores de la salud. ¿Qué hacemos?

Afortunadamente, algunos investigadores han descubierto que no son necesarias las mascarillas profesionales. Las mascarillas hechas a mano, las caseras, también son bastante buenas.

Nota: Esta es solo una medida de si las máscaras funcionan o no. Hay muchas más medidas. Para una revisión mucho más exhaustiva, consulte el documento: https://www.preprints.org/manuscript/202004.0203/v1

Este impresionante artículo (en preimpresión) revisa toda la evidencia sobre si las mascarillas funcionan o no. La conclusión principal es que funcionan. Usarlas puede tener un tremendo impacto en la reducción de la velocidad de transmisión.

Esto es cierto para proteger a las personas sanas, pero especialmente para las personas infectadas: usar una mascarilla atrapa la mayoría de las gotas y también evita que formen una nube que permanece en el aire, como vimos en este video.

Uno podría pensar: “¡Perfecto! Tan pronto como alguien esté enfermo, debe usar una mascarilla “. Eso lamentablemente sucede demasiado tarde.

Enlace al trabajoEnlace a la tabla

Un gran artículo de la Universidad de Oxford publicado en Science detalla una gran número de experimentos realizados para conocer cómo se propaga el coronavirus de persona a persona. El eje horizontal muestra los días desde la primera infección, y el eje vertical muestra cuántas personas se infectand de diferentes maneras en un día determinado. Por ejemplo, el día 5 después del contagio, los portadores infectan un promedio de personas cercano a 0.4 . La mayor parte proviene directamente de personas que ya son sintomáticas o que pronto lo serán (por lo que se llaman pre-sintomáticas). Una pequeña parte es a través del medio ambiente (probablemente superficies), y la menor proporción proviene de personas que tienen el virus pero que nunca desarrollarán síntomas.

Lo que esto muestra realmente es que, en general, la mitad de las infecciones provienen de personas que tienen síntomas, pero la mitad proviene de personas que aún no las tienen. Si solo las personas con síntomas usan mascarilla, menos de la mitad contraerán la enfermedad, pero si todos las usan, se podría evitar la mayoría de los contagios.

Todos deberían usar una mascarilla: una persona puede infectar a otras antes de saber que está enferma.

¿Cuánto podemos reducir la R (factor de transmisión) usando mascarillas? Bastante.

Según este modelo, solo el 60% de las personas que usan mascarillas que tuviesen una eficacia del 60% podrían, por sí solas, detener la epidemia.

Esto ni siquiera incluye otro beneficio de las mascarillas: evitar que las personas infecciosas contaminen las superficies y que las personas sanas las toquen y se lleven el virus a la cara.

Imagen de previsualización de YouTube

No te conozco, pero yo no puedo evitarlo. Me toco la cara todo el tiempo. Tener una mascarilla impide que me toque la cara, lo que probablemente reduce la contaminación a través de las superficies al evitar que mis manos sucias toquen mis ojos, la nariz o la boca.

Deberías usar una mascarilla. Pero aún no puedes usar mascarillas quirúrgicas o N95 porque en la mayoría de los países no hay suficientes, y las pocas que tenemos deben mantenerse para los trabajadores de la salud. Necesitas hacer una para ti. ¿Con qué deberías hacerla?

Nota: no use bolsas de aspiradora. Pueden liberar pequeños fragmentos de vidrio que luego puede inhalar.

Algunas telas son mejores que otras, pero muchas son geniales. Como regla general, cuanto menos deja pasar una tela la luz, mejor. Sin embargo, también tienes que poder respirar. Listo para hacer tu mascarilla? Aquí hay una manera de hacer una en 40 segundoso una más completa.

Imagen de previsualización de YouTube

Si usa una mascarilla, también es importante aprender a ponérsela y quitársela para evitar la contaminación cruzada.

Dado que todos tienen una camiseta vieja en casa, las mascarillas caseras no cuestan nada: los gobiernos incluso podrían ganar dinero multando a quienes no las usan. Y sin embargo, cada uno de ellos puede generar entre $ 3,000 y $ 6,000 al reducir la mortalidad. Eso equivale a un retorno infinito de la inversión.

Con este tipo de impacto, costo y facilidad de implementación, el uso de las mascarillas es obvio. Incluso si la confianza en su eficacia fuera baja, su uso dado el costo no sería tan complicado. Japón no tomó demasiadas medidas contra el virus y, sin embargo, tiene una tasa de transmisión mucho más baja, con una gran cantidad de mascarillas por parte del público. Chequia y Eslovaquia, los primeros países en ordenar el uso de mascarillas en público en Europa, tienen algunas de las mejores trayectorias de casos en Europa.

Los gobiernos de todo el mundo deberían hacer obligatorio el uso de mascarillas en público. Debería haber sanciones por no usarlas. Las empresas deben exigirlo a sus empleados. Las tiendas deben exigirlas a sus clientes. Necesitamos cambiar como sociedad y no ver las mascarillas como el estigma de alguien enfermo, sino como la marca de alguien inteligente y respetuoso con el resto de la sociedad.

Y si los gobiernos no lo hacen, los ciudadanos deberían hacerlo. Después de todo, si Chequia pasó del 0% al 100% de uso de mascarillas en público en 3 días, usted también puede hacerlo.

Imagen de previsualización de YouTube

En resumen, ¿qué hemos aprendido sobre las mascarillas?

  • El coronavirus puede propagarse no solo a través de la tos dentro de los 2 metros, sino incluso a través del canto o la conversación, y tal vez mucho más de 2 metros
  • La mayoría de las personas son infecciosas incluso antes de saber que están enfermas.
  • El uso de mascarillas evita que las personas enfermas infecten a otros al mantener sus gotas dentro de la mascarilla
  • También protegen a las personas sanas de la infección.
  • Puede hacer que el 100% de su población use mascarillas hechas en casa en cuestión de días.
  • Si la mayoría de las personas usan mascarillas caseras que son razonablemente efectivas, esa medida por sí sola podría detener la epidemia
  • Es una de las cosas más baratas que cualquier país, o persona, puede hacer
  • Dado el costo (prácticamente nulo) y el beneficio (enorme), es obvio la necesidad y las ventajas de exigir su uso.

Esta sección se basa en gran medida en las ideas y fuentes de Jeremy HowardMasks4All y el profundo conocimiento de Matt Bell sobre las mascarillas.

Distancia física, higiene y educación pública

Ahora que sabemos que el virus se propaga a través de la tos, las nubes de gotitas de gotas, las superficies o incluso al hablar, sabemos que debemos usar mascarillas. Sin embargo, no todos pueden usarlos, o pueden no ser perfectas. También podemos limitar los contagios de otras maneras, simplemente cambiando nuestro comportamiento diario y nuestro entorno.

Dado que la mayoría de las infecciones se producen a través de otras personas, ya sean sintomáticas, pre-sintomáticas o asintomáticas, lo que queremos es evitar el contacto prolongado, directo y confinado con las personas si está en un área cerrada, y tenemos contacto cercano durante un largo período de tiempo. En esas condiciones, dos metros probablemente no sean suficiente. Este artículo explica por qué.

Muestra la situación física de diferentes pacientes con coronavirus que estaban al mismo tiempo en un restaurante en China. Pertenecían a tres familias diferentes, pero estaban conectados como se demostró a través del rastreo de contactos.

En este caso, A1 era el único infectado en el restaurante. Esta persona era pre-sintomática. Más tarde, cuatro personas de la misma familia se infectaron, junto con otras cinco personas de dos mesas diferentes.

Las personas infectadas de otras mesas estaban cerca de las personas infectadas, que podrían haberlas infectado a través de gotas, o estaban en el campo visual de este paciente a pocos metros de distancia. El contagio allí podría haber sido a través del contacto o de una nube de gotas, quién sabe. Sin embargo, era de A1, no de los otros miembros de la familia, ya que no estaban infectados en ese momento. La familia A se “relacionó” durante más de 1 hora con ambas familias B y C.

Parece que esta es una de las cosas clave a evitar: contacto prolongado y cerrado en un entorno confinado. ¿Cómo podemos aplicar ese aprendizaje?

Primero, necesitamos separar las mesas en los restaurantes y mantener la distancia entre las personas. Debe haber al menos 2 metros entre las personas, si es posible, más, y debemos evitar hablar mucho durante mucho tiempo.

Este video muestra cómo los entornos se han adaptado en China. Por ejemplo, un restaurante usa la mitad de las mesas como un amortiguador y no permite que las personas se sienten juntas a comer, o que las personas se sientan una frente a la otra.

Imagen de previsualización de YouTube

Los taxis son otro ejemplo de área confinada donde el contacto puede prolongarse. Las mascarillas y la desinfección son una necesidad obvia, pero puede que no sea suficiente. Podríamos querer separar a los pasajeros de los taxistas.

Extraído del video anterior. Fuente: Coronavirus: de 93 infectados a 0, ¿qué hizo esta ciudad china para contener el virus?

Los gimnasios son otro ejemplo. Estos empleados marcaron áreas en el suelo para asegurarse de que las personas permanezcan lejos unas de otras durante su entrenamiento, y tengan todo lo que necesitan para desinfectar su área. Esta distancia puede no ser suficiente, pero da una idea de lo que podría funcionar.

Siempre que sea posible, se deben poner barreras físicas para separar a las personas. Este Starbucks en Taiwán marca el suelo para que quede claro dónde deben esperar las personas.

La imagen proviene de un video ilustrativo de cómo vive en Taiwán en este momento, que incluye mascarillas, termómetros, escuelas, desinfectantes en ascensores, estaciones de lavado de manos y otras medidas.

Todos los entornos de trabajo deben tener medidas similares: separar a las personas tanto como sea posible, crear barreras físicas si es posible, tener un buen movimiento del aire y evitar el contacto prolongado entre los trabajadores.

Para las personas que trabajan en la oficina, se aplican las mismas reglas:

  • Mascarillas obligatorias.
  • Los que pueden trabajar desde casa, deberían hacerlo. Especialmente aquellos que necesitan tomar el transporte público, o aquellos que están en un grupo vulnerable, como las personas mayores o aquellos con comorbilidades (patología previas).
  • Debe haber desinfectante de manos en todas partes, y la oficina debe limpiarse con mucha frecuencia.
  • Evita las reuniones físicas, mejor las online. Si es imprescindible que se lleven a cabo, evite que demasiadas personas en la habitación permanezcan demasiado cerca una de la otra. Las reuniones de diez personas que duran una hora no son una buena idea. Trabajar discutiendo escribiendo ideas en el tablero con compañeros de trabajo durante largos períodos de tiempo tampoco es una buena idea.
  • No trabajes cara a cara
  • Diseñar las entradas para que las aglomeraciones sean imposibles
  • Lleve desinfectante para manos en los ascensores, o pañuelos desechables y un pequeño bote o artilugio para que las personas puedan presionar el botón del ascensor con él en lugar de sus manos
  • Crea barreras físicas donde sea necesario. Si la gente se siente tentada a apoyarse en ellos, intente hacerlo de manera que sea incomodo y ponga carteles que lo prohíban.
  • Siempre que sea posible, cree diferentes turnos y divida a los trabajadores entre ellos.
  • Los comedores deben convertirse en lugares de recoger comida para llevar. El horario de comedor debe extenderse para que las personas no se aglomeren en la misma área.
  • Intente evitar mezclar diferentes grupos de trabajo dentro de la empresa. Los equipos que siempre trabajan juntos y no se juntan con otros tienen menos probabilidades de ser infectados por otras redes que tienen operadores.
  • Obviamente, cualquier persona con síntomas debe irse inmediatamente y hacerse la prueba, y todos los contactos deben ser monitoreados o puestos en cuarentena.
  • Para eso, podría ser útil realizar un seguimiento de todos los contactos relacionados con el trabajo. Una forma de hacerlo es marcar cada interacción con las personas en el calendario.
  • Para otros tipos de entornos de trabajo, como logística, en el hogar o al aire libre, aquí hay algunas otras recomendaciones.

Existe una gran cantidad de documentación con sugerencias de medidas como estas. Este es el de los CDC de los EE. UU. Y del gobierno del Reino Unido.

Además del trabajo, la vida social es otra fuente de contagio. Como vimos antes, se debe evitar el contacto prolongado al hablar, cantar o tener contacto físico.

A menos que pertenezca al mismo hogar, evite abrazarse, besarse, darse la mano o compartir alimentos. Evite organizar fiestas o reuniones sociales, como cumpleaños, bodas o funerales. Podrían matar personas, como este hombre de Chicago que infectó a otras 16 personas en un funeral y 3 de ellas murieron.

Estas medidas limitarán las infecciones directas de otras personas. Esta es la máxima prioridad.

Pero también podemos infectarnos a través del medio ambiente.

Es poco probable que pueda infectarse con virus que caigan sobre su cabello, ropa o incluso paquetes de correo: no tienden a aterrizar allí, y cuando lo hacen, es probable que no sobrevivan demasiado tiempo. Si no está con otras personas, los contagios al aire libre también son poco probables, especialmente bajo la luz solar.

Sin embargo, lo que puede suceder es infectarse a través de las manos al tocar una superficie contaminada. Por eso es crucial no tocarse la cara, sino también lavarse.

Tanto lavarse las manos como desinfectarlas con desinfectante funciona, pero lavarse las manos adecuadamente se considera lo más indicado.

Así es como funciona el jabón:

Fuente: Madeline Marshall/Nicole Finateri/Vox

Los virus tienen una superficie grasa (lipídica), por lo que el jabón se adhiere a la grasa normal al limpiar los platos.

Este video muestra rápidamente cómo lavarse bien las manos y por qué:

Imagen de previsualización de YouTube

Todas estas medidas pueden reducir la propagación del coronavirus. No sabemos cuáles contribuyen y en qué medida, y es posible que nunca lo sepamos. Pero esta es nuestra mejor aproximación basada en lo que sabemos sobre el virus.

Como resultado, los ciudadanos, las empresas y los gobiernos deberían impulsar estas medidas a través de campañas educativas y enseñando a aplicarlas.

Desde el punto de vista de la educación, por ejemplo, muchos gobiernos envían mensajes de texto a toda la población varias veces al día. A través de estos y otros medios de transmisión nacionales, pueden comunicar estos mensajes centrales una y otra vez.

La televisión infantil I China se ha inundado de mensajes de distancia social como este, lo que ha provocado que un hijo del autor declare en las últimas semanas: “Odio estos nuevos comerciales”. FOTO por Christopher Thomas. Vía ThinkGlobalHealth.

Para conseguir un mayor nivel de adopción, se puede multar a aquellos que visiblemente no respeten. Esto es lo que sucede en Taiwán, por ejemplo.

Si los lugares de trabajo normales necesitan adaptarse al coronavirus, y se recomienda el teletrabajo, en ningún lugar es esto más importante que en el sistema de salud. Se merece una pequeña sección.

Los trabajadores de la salud son combatientes cruciales contra el virus y tienen mayor riesgo de infectarse. Muchas medidas pueden ayudar a reducir el riesgo, pero la mejor medida es no tener contacto en absoluto.

Tweet de Bob Wachter, del sistema de Salud de UCSF, uno de los mejores del mundo, que muestra el enorme aumento en las visitas de video de atención médica que han recibido desde el comienzo de la epidemia de coronavirus. Más de la mitad de sus visitas son ahora remotas.

Además de reducir los contagios en el hospital, esto también reduce la carga en hospitales y salas de espera. También es una forma de conseguir tiempo para que las personas cuiden a sí mismas en casa. Se les envía a casa con pulsioxímetros o estetoscopios digitales, para que puedan verificar su evolución y aislarse si aparecen síntomas. También es una excelente manera de clasificar a las personas por adelantado, en los casos en que creen que pueden estar enfermos pero sus síntomas no coinciden con los del coronavirus.

Algunos países como Estados Unidos ya tienen un gran marco legal para esto. Otros, como la UE, tendrán más dificultades. Pero dadas las circunstancias, vale la pena revisarlo.

¿Controles de temperatura?

La última medida que cubriremos hoy son los controles de temperatura.
Primero, los controles de temperatura solo funcionarán para las personas que tienen síntomas, que, como sabemos ahora, son solo la mitad de los casos. Fuera de ellos, no todos tienen fiebre. por tanto, los controles de temperatura no detectarán más del ~ 50% de las personas infectadas.

Sin embargo, China y Taiwán, entre otros países, evalúan la temperatura de las personas a la entrada de muchos lugares. Esos termómetros no tocan la piel, para evitar la contaminación de la superficie. Desafortunadamente, por termino medio este control no funciona tan bien. Dejó pasar al 45% de las personas enfermas y, sin embargo, el 97% de las personas que rechazaron no estaban realmente enfermas. Aquí hay un modelo rápido para ilustrar estos números, y una ilustración que ayuda a entender el problema:

 

El termómetro se puede ajustar para detectar a muchas más personas enfermas, pero eso dependerá de la cantidad de personas sanas. Por ejemplo, si un termómetro tiene un 90% de sensibilidad y 90% de especificidad, puede detectar al 90% de las personas que tienen fiebre, pero también pensará que el 10% de las personas que no tienen fiebre, la tiene. Si, el 0.1% de las personas que intentan ingresar a un lugar están infectadas, significa que por cada persona enferma a la que se niegue la entrada, también se negará la entrada de aproximadamente 100 personas sanas. Y recuerde: el 50% de los infectados todavía pasan porque simplemente no tienen síntomas.

Todavía podría valer la pena si no fuera relativamente caro, ya que se necesita una persona para operar el termómetro. Si los operadores también tienen otros deberes, como derivar a las personas con fiebre a una instalación de diagnóstico o garantizar la aplicación de otras medidas, como mascarillas, podría valer la pena. Pero por lo demás, es una forma muy costosa de filtrar muy pocos enfermos.

Mucho mejor, y más caro, los termómetros como los disponibles en los aeropuertos podrían cambiar las matemáticas, pero aparte de eso, no está claro que esta medida sea lo más rentable.

Conclusión

Los ciudadanos, las empresas y los gobiernos pueden cambiar su actitud que podría tener un gran impacto en la reducción de la tasa de transmisión del coronavirus. Todos deberían estar haciendo lo siguiente:

  • Use mascarillas caseras.
  • Lavarse las manos.
  • Evite pasar mucho tiempo cerca de personas que hablan o cantan.
  • Evite fiestas y otras reuniones sociales, especialmente si están con personas de otros grupos sociales.
  • Mantenga la distancia con la gente. Por lo menos 2 metros. Idealmente más. No te sientes frente a la gente.
  • Cambie el entorno de su negocio para que sea mucho más difícil para las personas interactuar entre sí.

 

 

 

 

 

 


En la próxima entrega, analizaremos las cuatro medidas que los gobiernos pueden aplicar por un precio relativamente bajo, pero que pueden tener un tremendo impacto en la reducción de la tasa de transmisión: pruebas, rastreo de contactos, aislamientos y cuarentenas.

Si desea recibir las próximas entregas del artículo, suscríbase al boletín.

Artículo original aquí, con otras traducciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] el artículo de Tomás Pueyo: Coronavirus: los sencillos pasos de baile que todos pueden seguir, se recoge lo siguiente “Las infecciones respiratorias “utilizan” la boca y la nariz para [...]

[...] es la Parte 5 de Aprender a Danzar (Parte 1, Parte 2, Parte 3. Parte 4 inédita), una serie en la que profundizamos para comprender lo que los países [...]

[...] Una vez frenado, pasar a la Danza reemplazando el bloqueo agresivo con medidas baratas e inteligentes para controlar el [...]

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..