Coronavirus. ¿Cuánto dura la inmunidad contra este virus?

Las personas que se han recuperado de Covid-19 pueden perder su inmunidad a la enfermedad en cuestión de meses, según una investigación que sugiere que el virus podría reinfectar a las personas año tras año, como los resfriados comunes.

En el primer estudio de este tipo, los científicos analizaron la respuesta inmune de más de 90 pacientes y trabajadores de la salud en la fundación de NHS de Guy y St Thomas y descubrieron que los niveles de anticuerpos que pueden destruir el virus alcanzaron su punto máximo aproximadamente tres semanas después del inicio de los síntomas, después decrecieron rápidamente.

Los análisis de sangre revelaron que mientras el 60% de las personas obtuvieron una respuesta de anticuerpos “potente” en el punto álgido de su batalla contra el virus, solo el 17% retuvo la misma potencia tres meses después. Los niveles de anticuerpos cayeron hasta 23 veces durante el período. En algunos casos, se volvieron indetectables.

El estudio tiene implicaciones para el desarrollo de una vacuna y para la búsqueda de la “inmunidad colectiva” en la comunidad a lo largo del tiempo.

El sistema inmune tiene múltiples formas de combatir el coronavirus, pero si los anticuerpos son la principal línea de defensa, los hallazgos sugieren que las personas podrían reinfectarse en brotes estacionales y que tal vez las vacunas pueden no protegerlos por mucho tiempo.

La infección natural con el virus es la que producirá una mayor respuesta de anticuerpos, por lo que si la infección está induciendo niveles de anticuerpos que disminuyen en dos o tres meses, posiblemente la vacuna hará lo mismo. Es muy probable que cuando exista la vacuna, una sola toma podría no ser suficiente y se pueda necesitar una dosis de refuerzo.

Los primeros resultados de la Universidad de Oxford han demostrado que la vacuna contra el coronavirus que está desarrollando produce niveles más bajos de anticuerpos en macacos que los que se ven en humanos infectados con el virus. Si bien la vacuna parecía proteger a los animales de infecciones graves, se infectaron y transmitieron el virus.

El estudio de King’s College es el primero en seguir los niveles de anticuerpos en pacientes y trabajadores de hospitales durante tres meses después de que surgieron los síntomas. Los científicos se basaron en los resultados de las pruebas de 65 pacientes y seis trabajadores de la salud que dieron positivo para el virus, y otros 31 empleados que se ofrecieron como voluntarios para hacerse pruebas de anticuerpos con regularidad entre marzo y junio.

El estudio, que se envió a una revista pero aún no se ha revisado por pares, descubrió que los niveles de anticuerpos aumentaron más y duraron más en pacientes con casos graves de COVID19. Esto puede deberse a que los pacientes tienen más carga viral y producen más anticuerpos para combatir la infección.

Hay otros cuatro tipos de coronavirus en circulación, que causan el resfriado común. Lo que sabemos sobre estos coronavirus es que las personas pueden reinfectarse con bastante frecuencia. Lo que tal vez significa que la inmunidad protectora que las personas generan no dura mucho tiempo. Parece que Sars-Cov-2, el virus que causa Covid-19, podría estar seguir también ese patrón.

El estudio confirma una evidencia cada vez mayor de que la inmunidad a Covid-19 es de corta duración. Este hecho es otro argumento en contra del peligroso concepto de inmunidad colectiva que muchos gobiernos parecen querer seguir de forma más o menos manifiesta.

Las personas tienen que comprender que infectarse con este virus no es algo bueno. Algunos de los ciudadanos, especialmente los jóvenes, se han vuelto un tanto arrogantes acerca de los riesgos de infectarse, pensando que contribuirían a la inmunidad colectiva. No solo se pondrán en riesgo a sí mismos, y a otros, al infectarse y perder la inmunidad, incluso pueden exponerse a un mayor riesgo de enfermedad pulmonar más grave si se infectan nuevamente en los próximos años.

Magaluf

Quizás de mayor importancia práctica en este momento es un estudio en el que se realizó un seguimiento de 37 personas asintomáticas que tuvieron pruebas de PCR positivas. Esto mostró que tenían niveles detectables del virus durante más tiempo que aquellos que tenían síntomas. Por lo tanto, es probable que las personas asintomáticas sean más contagiosas. También sabemos que las personas pre-sintomáticas, aquellas en los primeros días después de la infección con Sars-CoV-2, también son altamente contagiosas. Debido a que a menudo no somos conscientes de que estamos infectados, las medidas para garantizar el distanciamiento social y la cobertura de la cara son cruciales cuando se trata de proteger a los demás.

RTVE. Bornemouth. Reino Unido.

También se sabe que los anticuerpos son solo una parte de la ecuación. Hay evidencia creciente, de que las células T producidas para combatir los resfriados comunes también pueden proteger a las personas.

Hay dos tipos principales de respuestas inmunitarias de “memoria”: que significa que nuestro organismo puede recordar una amenaza previa para montar una respuesta protectora rápida ante la reinfección. El primero está basado en las células B, que producen anticuerpos. Las vacunas tienen como objetivo generar anticuerpos potentes y duraderos que puedan protegernos de por vida, pero esto no siempre se logra. Cuando los anticuerpos disminuyen, las dosis de refuerzo pueden ayudar. Cuando los virus evolucionan para evadir la detección, como la gripe, se necesita diseñar una vacuna.

El segundo tipo de célula capaz de recordar una infección es la célula T. Las células T pueden ser suficientes para controlar la infección en ausencia de anticuerpos y actuar organizando defensas inmunes (las llamadas células T “auxiliares”) o matando directamente a las células infectadas para restringir la producción de nuevos virus (células T citotóxicas). Se han detectado respuestas de células T en la mayoría de los pacientes con Covid-19, y los primeros ensayos de vacunas en humanos han revelado de una potente activación de células T. Es posible que la memoria de las células T de Sars-CoV-2 dure más que los anticuerpos, como es el caso en otros coronavirus.

¿Se puede desarrollar una respuesta de células T sin desarrollar anticuerpos? Esa parece ser una posibilidad: un pequeño estudio de pacientes y sus familias muestra que seis de cada ocho familiares que contrajeron el virus en el hogar tuvieron respuestas de células T pero no anticuerpos detectables.

Por el momento no hay medida más eficaz que guardar las distancias, evitar las aglomeraciones, usar la mascarilla y lavare las manos.

Cien años después revivimos la gripe del 18.

Imagen de previsualización de YouTube
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..