Las mascarillas: ¿una vacunación artesanal?

A medida que el SARS-CoV-2 continúa su propagación, es posible que uno de los pilares del control de la pandemia COVID-19 – el uso universal de mascarillas – podría ayudar a reducir la gravedad de la enfermedad y garantizar que una mayor proporción de nuevas infecciones sean asintomáticas. Si esta hipótesis es corroborada, el uso universal de mascarillas podría convertirse en una forma de “variolación” o “variolización”que generaría inmunidad y, por lo tanto, ralentizaría la propagación del virus, mientras esperamos una vacuna.

Una razón importante para el uso de mascarillas por toda la población se manifestó en marzo de 2020, cuando comenzaron a circular informes que describían las altas tasas de diseminación viral del SARS-CoV-2 por la nariz y la boca de los pacientes que son presintomáticos o asintomáticos con tasas de liberación del virus equivalente a los de los pacientes sintomáticos. El uso universal de mascarillas parecía ser una forma posible de prevenir la transmisión de personas infectadas asintomáticas. Los Centros para el Control de Enfermedades y Prevención (CDC), recomendaron el 3 de abril de 2020 que la población usará cubiertas de tela para la cara en áreas con altos índices de transmisión comunitaria: una recomendación que se ha seguido de manera desigual en muchas partes del mundo y que en España fue inexplicablemente desaconsejada desde el Ministerio de Sanidad.

La evidencia relacionada con otros virus respiratorios indica que el uso de mascarillas también puede proteger al usuario de infectarse, al bloquear la entrada de partículas virales en la nariz y la boca.

Imagen de previsualización de YouTube

Investigaciones epidemiológicas realizadas en todo el mundo, especialmente en los países asiáticos que durante la pandemia de SARS de 2003 se acostumbraron al uso de mascarillas por toda la población, han sugerido que hay una fuerte relación entre el uso de mascarillas y el control de una pandemia. Datos recientes de Boston demuestran que las infecciones por SARS-CoV-2 disminuyeron entre los sanitarios después de que se implementó el uso universal de mascarillas en hospitales municipales a finales de marzo 2020.

Datos virológicos, epidemiológicos y ecológicos recientes han llevado a hipótesis de que el uso de mascarillas también puede reducir la gravedad de la enfermedad entre las personas que se infectan. Esta posibilidad es consistente con una larga serie de evidencias sobre la patogénesis viral, que sostiene que la gravedad de la enfermedad es proporcional al inóculo viral recibido.

Desde 1938, los investigadores han explorado, principalmente en animales modelo, el concepto de la dosis letal de un virus – o la dosis a la que muere el 50% de los huéspedes expuestos (LD50). Con infecciones virales en las que las respuestas inmunitarias del huésped juegan un papel predominante en la patogénesis viral, como el SARS-CoV-2, las dosis altas de inóculo viral pueden sobrepasar y generar una respuesta inmune innata descontrolada (la tormenta de citoquinas) inmunes innatas, aumentando la gravedad de enfermedad. La dexametasona mejora los resultados en la infección grave por COVID-19 al controlar los mediadores inflamatorios aunque no limita los daños a los pulmones. En un modelo de hámster sirio infectado con SARS-CoV-2 las dosis más altas de virus administrado condujeron a manifestaciones más graves de COVID-19.

Si el inóculo viral es importante para determinar la gravedad de la infección por SARS-CoV-2, una razón hipotética adicional para usar mascarillas sería reducir el inóculo viral al que el usuario está expuesto y el consiguiente impacto clínico de la enfermedad. Ya que las mascarillas pueden filtrar algunas gotas que contienen virus (la eficacia depende del tipo de mascarilla), el empleo de las mismas / 2 podría reducir el inóculo que inhala una persona expuesta. Si esta teoría se confirma, el uso poblacional de las mascarillas, podría contribuir a incrementar la proporción de infecciones por SARS-CoV-2 que son asintomáticas.

La forma más obvia de evitar a la sociedad los efectos devastadores de COVID-19 es promover medidas para reducir tanto la transmisión como gravedad de la enfermedad. Pero el SARS-CoV-2 es altamente transmisible, y no puede contenerse solo por la vigilancia de personas sintomáticas, y es difícil de erradicar, como se está comprobando en países que implementaron inicialmente estrictas medidas de control.

Imagen de previsualización de YouTube

Las esperanzas de las vacunas se basan no solo en la prevención de infecciones: La mayoría de los ensayos de vacunas incluyen un resultado secundario que es disminuir la gravedad de la enfermedad, ya que aumenta la proporción de casos en los que la enfermedad sea leve o asintomática sería una victoria para la salud pública. El uso de universal de mascarillas parece reducir la tasa de nuevas infecciones; al reducir el inóculo viral, también puede aumentar la proporción de personas infectadas que permanecen asintomáticas.

La variolación era un proceso mediante el cual las personas que eran susceptibles a la viruela fueron inoculados con material extraído de una vesícula de un persona con viruela, con la intención de causar una infección leve y inmunidad posterior.

“Se salvaron muchas vidas gracias a la variolación. No obstante, la práctica presentaba serios peligros, pues la viruela existía y reaparecía; la variolación aunque extendida, no era general, y, por ende, no cubría la totalidad de la población y como riesgos importantes podemos señalar el hecho de que, en ocasiones, las personas varioladas enfermaban gravemente de viruela, pues el producto inoculado era pus extraído de una pústula reciente y además era factible la transmisión de otras enfermedades durante la variolación al ser el acto de hombre a hombre.”

Fue preciso encontrar otro procedimiento que inmunizara con seguridad y que no fuera peligroso, así se inició el estudio de las vacunas

La comunidad científica ha estado aclarando durante algún tiempo los componentes humorales y mediados por células de la respuesta inmune adaptativa al SARS-CoV-2 y la insuficiencia de los estudios de seroprevalencia basados en anticuerpos para estimar el nivel de células T y memoria B más duraderas. inmunidad celular al SARS-CoV-2. En las últimas semanas han surgido datos prometedores que sugieren que una fuerte inmunidad mediada por células es el resultado de una infección por SARS-CoV-2, incluso leve o asintomática, por lo que cualquier estrategia de salud pública que pueda reducir la gravedad de la enfermedad también debería aumentar la inmunidad de toda la población.

La variolación se practicó sólo hasta que introducción de la vacuna que finalmente erradicó la viruela.

A pesar de las preocupaciones sobre la seguridad, la distribución mundial y eventual aceptación, el mundo tiene grandes esperanzas en conseguir una vacuna contra el SARS-CoV-2 y, a principios de septiembre de 2020, había 34 candidatos en evaluación clínica, con cientos más en desarrollo.

Sin embargo, mientras esperamos los resultados de los ensayos de vacunas, cualquier medida de salud que pueda aumentar la proporción de asintomáticos pueden hacer que la infección sea menos mortal y aumentar la inmunidad de toda la población sin manifestaciones graves ni muertes. La reinfección por SARS-CoV-2 parece ser rara, a pesar de más de 8 meses de circulación en todo el mundo y como sugiere un modelo de macaco. La comunidad científica está trabajando en los componentes humorales y mediados por células de la respuesta inmune adaptativa al SARS-CoV-2 y la insuficiencia de los estudios de seroprevalencia basados en anticuerpos para estimar el nivel de inmunidad generados por células T y B más duraderas. En las últimas semanas han surgido datos prometedores que sugieren que una infección por SARS-CoV-2, incluso leve o asintomática podría generar una fuerte inmunidad mediada por células por lo que cualquier estrategia de salud pública que pueda reducir la gravedad de la enfermedad también debería aumentar la inmunidad de toda la población.

Para probar la hipótesis de que el uso de mascarillas por toda la población es una estrategia eficaz, necesitamos más estudios que comparen la tasa de asintomáticos en áreas con y sin uso universal de mascarillas. Para probar la hipótesis de la variolación, necesitaremos más estudios que comparen la resistencia y durabilidad de la inmunidad de células T específicas del SARS-CoV-2 entre personas con infección asintomática y aquellas con sintomática infección, así como una demostración de la desaceleración natural de El SARS-CoV-2 se propagó en áreas con una alta proporción de asintomáticos. Infecciones

En última instancia, combatir la pandemia implicará reducir tanto las tasas de transmisión como la gravedad de la enfermedad. La evidencia sugiere que el uso de mascarillas por toda la población podría beneficiar ambos aspectos.
Gandhi M, Rutherford GW. Facial masking for COVID-19 – Potential for “variolation” as we await a vaccine [published online ahead of print, 2020 Sep 8]. N Engl J Med. 2020; 10.1056/NEJMp2026913. doi:10.1056/NEJMp2026913

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..