Max Born y el determinismo clásico

El físico alemán Max Born recibió el Premio Nobel de Física en 1954 por sus contribuciones al desarrollo de la Mecánica Cuántica y de la Física Atómica, por lo que es bien conocido. Sin embargo no se conoce tan bien el papel que jugó en la correcta interpretación del determinismo en la mecánica clásica,  ya que el indeterminismo se suele asociar al principio de Heisenberg y la mecánica cuántica. De hecho escribió un artículo titulado ” ¿ Es de hecho la Mecánica Clásica determinista ? (M. Born, “Is Classical Mechanics in Fact Deterministic?” Phys. Blätter 11 (9): 49 (1955)).

En el discurso que pronunció con motivo de la concesión del PremioNobel en 1954 aparecen las siguientes palabras: La MecánicaNewtoniniana es determinista en el siguiente sentido: Si el estadoinicial (posiciones y velocidades de todas las partículas) de unsistema se conoce de modo preciso, entonces el estado en otrosinstantes (antes o despues) se puede calcular de las leyes de lamecánica. Todas las otras ramas de la física clásica han sidoconstruidas de acuerdo a este modelo. El determinismo mecánico seconvirtió gradualmente en una especie de articulo de fe: el mundo comouna máquina, un automata.  En mi opinión esta idea no ha tenidoantecedentes en la filosofía antigua y medieval. La idea es un productodel inmenso exito de la mecánica newtoniana, particularmente en laastronomía. En el siglo XIX se convirtió en un principio filosóficobásico para todas las ciencias exactas. Me pregunté a mi mismo si estoestab realmente justificado. ¿ Se pueden realmente hacer prediccionesabsolutas para todo momento en la base de las ecuaciones clásicas delmovimiento ? Se puede ver facilmente, mediante ejemplos sencillos, queesto solamente ocurre cuando se da la posibilidad de una medidacompletamente exacta (de la posición, la velocidad u otrascantidades). Pensemos en una partícula que se mueve sin fricción en unalínea recta entre dos paredes,  en las que experimenta un choquecompletamente elástico. Se mueve con velocidad constante igual a suvelocidad inicial hacia adelante y hacia atrás, y se puede conocer demodo exácto donde estará en cualquier momento si conocemos de modopreciso la velocidad. Pero si se permitiera una pequeña imprecisión enla velocidadt, entonces la imprecisión en la predicción de la posiciónen cualquier instante aumentaría con el tiempo. Si uno esperasuficiente tiempo, entonces la imprecisión se habrá convertido en ladistancia total entre las paredes. Por tanto, es imposible predecirnada acerca de la posición en un tiempo suficiente largo. Por tanto eldeterminismo se convierte en indeterminismo desde el momento en quesepermite la menor imprecisión  en los datos de la velocidad.

De nuevo se desprende las mismas ideas que habíamos comentado en la entrada sobre James Clerk Maxwell, el caos y el determinismo y la idea de la dependencia sensible a las condiciones iniciales, que es la huella del caos.

Miguel A. F. Sanjuán

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*