Archivo de enero, 2006

¿Regreso al carbón en el siglo XXI?

El carbón fue durante mucho tiempo el principal combustible fósil utilizado por el hombre. La primera revolución industrial se basó en gran parte en el desarrollo de la máquina de vapor, lo que supuso el consumo de grandes cantidades de carbón a lo largo de los siglos XVIII y XIX. Sin embargo, el uso de este combustible conllevaba un importante impacto medioambiental como consecuencia de su alto contenido en azufre y cenizas, que se emitían a la atmósfera degradando la calidad del aire. Afortunadamente, a lo largo del siglo XX se desarrollaron diferentes tratamientos que permiten limpiar las emisiones de contaminantes procedentes del carbón, al menos en las grandes centrales térmicas en las que se usa de forma masiva.

 

Es sabido que el principal problema de contaminación ambiental al que nos enfrentamos hoy en día es el cambio climático, provocado por la acumulación en la atmósfera de gases de efecto invernadero, principalmente CO2 procedente del uso de combustibles fósiles (proporcionan más del 80% de la energía primaria que consumimos). La progresiva descarbonización de las fuentes de energía se contempla como una evolución en la dirección adecuada para conseguir mitigar o disminuir las emisiones de CO2. De los diferentes combustibles fósiles, el carbón es el que contribuye en mayor medida a las emisiones de CO2 respecto de la energía producida. Se ha estimado que en el año 1999 el carbón contribuyó en un 35% a las emisiones de CO2 procedentes de combustibles fósiles, mientras que aportó menos del 24% de la energía primaria producida. Respecto del gas natural, la relación emisiones de CO2/energía primaria producida es aproximadamente 1,7 veces superior en el caso del carbón.

 

Durante el siglo XX el carbón fue sustituido paulatinamente por el petróleo, primero, y por el gas natural después. Este proceso conlleva una descarbonización progresiva de los combustibles fósiles al utilizarse en mayor medida aquellos que presentan una mayor relación hidrógeno a carbono (H/C): carbón (H/C=1), petróleo (H/C=2), y gas natural (H/C=4). Se ha propuesto que el siguiente paso en esta tendencia sería la utilización del hidrógeno como combustible libre de carbono, al menos si el hidrógeno se obtiene a partir de fuentes de energía renovables.

 

Los párrafos anteriores recogen el panorama que se dibujaba hasta hace poco tiempo y que de una forma idealizada pronosticaba un papel cada vez menos relevante del carbón como fuente de energía. Sin embargo, estos postulados no se encuentran avalados por los datos de consumo de energía primaria correspondientes a años recientes (BP Review of World Energy, Junio de 2005).

 

Tal y como se puede apreciar en las figuras adjuntas, el nuevo siglo ha coincidido curiosamente con un cambio de tendencia en el consumo de carbón, produciéndose un incremento positivo tanto en términos absolutos como relativos. En el periodo 2000-2004 la contribución del carbón al total de energía primaria ha pasado del 23,66% al 27,17%, es decir un incremento de 3,5 puntos porcentuales en apenas 5 años. De esta forma, el carbón se consolida como la segunda fuente de energía, después del petróleo, y aumenta su distancia respecto del gas natural, el cual aportó un 23% del total de energía primaria en el año 2004. Asimismo, resulta destacable indicar que en los tres últimos años en los que se dispone de datos estadísticos (2002, 2003 y 2004), el consumo de carbón ha seguido una tasa de crecimiento próxima al 8%. Este incremento se ha producido especialmente en países en vías de desarrollo, tal y como lo ponen de manifiesto las tasas de crecimiento en su consumo correspondientes al año 2004: Malasia (37,3%), Indonesia (24,1%), China (14,6%), Pakistán (9,0), India (7,5%), etc. No obstante, también se han producido incrementos significativos en países industrializados como Italia (11,8%) o Japón (7,7%). Entre las razones que se pueden esgrimir para explicar estas variaciones, cabe citar fundamentalmente dos: el encarecimiento del barril de petróleo y las incertidumbres existentes respecto de la capacidad que las infraestructuras actuales poseen para garantizar el suministro de petróleo y gas natural en un escenario de incremento continuado en la demanda total de energía primaria.

 



 
Aunque se ha propuesto la posibilidad de combinar procesos de captura y almacenamiento de CO2 con el uso del carbón como fuente de energía, estas alternativas se encuentran todavía en fase de demostración. Por tanto, el impacto ambiental que cabe esperar como consecuencia del incremento en el consumo de carbón es muy importante, con un agravamiento de las emisiones de CO2. El panorama que se dibuja no es muy optimista y, si no se toman las medidas adecuadas, en lugar de la economía del hidrógeno se puede producir a lo largo del siglo XXI un regreso al pasado, con el carbón como una de las principales fuentes de energía y un coste medioambiental que ni nosotros ni el planeta estamos ya en condiciones de asumir.

  

[David Serrano Granados]

Etiquetas:

Iniciativas para la prevención del cambio climático

Parece claro que el cambio climático global es un gravísimo problema cuya solución necesita abordarse desde un contexto internacional. Desde este punto de vista, y con el fin de establecer limitaciones y reducciones en las emisiones globales de gases de efecto invernadero, se adoptó, después de negociaciones intensas, el protocolo de Kyoto.

Algunos países como Estados Unidos, el mayor emisor de CO2 del mundo, y su presidente, Georges W. Bush, a la cabeza, decidieron no participar en dicho protocolo. No obstante, y a nivel particular, algunos estados de este país han tomado la decisión de desarrollar determinadas iniciativas para prevenir el cambio climático.

[Rafael Garcia]

(más…)

Etiquetas:
Categorias: Energía (general)

Nuevo centro de investigación sobre energía eólica en Andalucia

El consejero de Innovación, Ciencia y Empresa de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Junta de Andalucía, Francisco Vallejo, ha anunciado la creación de un centro de investigación de energía eólica con el objeto de desarrollar mejoras tecnológicas para el avance de la energía eólica.

[Jose A. Calles]

(más…)

Etiquetas:

Conferencia Internacional: “La Energía Eólica y su integración en la Red -Wind Energy and Grid Integration ”

Los días 24 y 25 de enero se celebra en Madrid una conferencia internacional sobre la energía eólica y más concretamente sobre su integración en < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Red: “La energía eólica y su integración en la red – Wind Energy and Grid Integration - “. La conferencia está organizada por la Asociación Empresarial Eólica (AEE) conjuntamente con la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA)  y con el apoyo del regulador de sistemas eléctricos europeos, European Transmission System Operators (ETSO) y del Club Español de la Energía (ENERCLUB).

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" /> 

[Jose A. Calles]

(más…)

Etiquetas: