Patentes Históricas: Primera patente española. Privilegio de Pedro Azlor.

Gracias al trabajo realizado por el investigador Nicolás García Tapia, catedrático de mecánica de fluidos en Universidad Politécnica de Valladolid, conocemos que el primer título de protección a una invención, o privilegio como se denominaba, equivalente a la patente, se concedió en España en 1478. Dicho privilegio fue otorgado por la reina Isabel I de Castilla, Isabel la Católica, a Pedro Azlor (doctor en medicina y parece que su médico) sobre un nuevo método de molienda de grano. Se le otorgaba la exclusiva de explotación durante un período de 20 años y se fijaba la cantidad que deberían pagar aquellos que copiaran la invención (50.000 maravedís).

No está claro si Pedro Azlor fue el inventor o el que había traído la invención a Castilla desde otras tierras, pero queda patente el temor del inventor a ser copiado, pues parece que era muy común en aquellos tiempos:

“.. e que él se theme e reçela que él, después de
aver inventado e mostrado las dichas moliendas,
que algunas personas veyendo su industria e horden
que él en ello tiene, quieran fazer luego en ello
otrotanto de la forma que él lo había fecho, siendo
el primero que en estos mys reynos lo aya traydo
e creado….”

Privilegio Pedro Azlor


Dado que los primeros privilegios de ese tipo de que se tiene conocimiento se otorgaron en el siglo XV en Italia, Nicolas García Tapia investigó en el archivo de Simancas, tratando de encontrar algo similar en España y hallando el que parece ser el primer privilegio o patente española. Actualmente se considera que el privilegio más antiguo es el concedido en 1421 por la ciudad de Florencia al Arquitecto Filippo Bruneleschi y con una duración de 3 años sobre una barcaza diseñada para transportar material de construcción por el río Arno.

La República de Venecia aprobó en 1474 la que se puede considerar primera Ley de Patentes y que además parecía anticipar el concepto de Actividad Inventiva, al conceder los derechos exclusivos a aquellos artilugios nuevos e ingeniosos. No es raro que el primer privilegio español se concediera sobre un molino, ya que se trataba de una tecnología punta en los siglos XV y XVI.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*