Rafael Garesse Alarcón. Rector de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM)

Rafael Garesse Alarcón. Rector de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM)


"La UAM, desde su creación, ha jugado un papel relevante en el desarrollo tanto del sistema de ciencia y tecnología, como del sistema universitario de este país"

Entrevista a Rafael Garesse Alarcón. Rector de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

Rafael Garesse Alarcón es doctor en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid y especialista en Bioquímica Clínica. Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Facultad de Medicina de la UAM, su trabajo está centrado en el estudio de la fisiopatología de las enfermedades mitocondriales. Ha dirigido más de 30 proyectos de investigación financiados por agencias nacionales y la unión europea, y publicado un centenar de artículos en libros y revistas internacionales. Ha sido director del departamento de Bioquímica de la Universidad Autónoma de Madrid y presidente de la comisión técnica de evaluación de recursos humanos del Instituto de Salud Carlos III. Durante los últimos años ha sido vicerrector de investigación (2009-2011) de Política Científica e Infraestructuras de la Investigación (2012-2014), de Innovación y Política Científica (2014-2015) y de Investigación e Innovación de la UAM (2015-2017). Desde junio de 2017 es Rector de la UAM.

Muchas gracias, Rector por recibirnos y darnos la oportunidad de hacerle una entrevista para la Fundación para el Conocimiento madri+d.

Rector, en octubre de 1968 hace ya 50 años, nace la Universidad Autónoma de Madrid, calificada por la prensa en ese momento como una "Universidad Moderna". ¿Cuáles, a su parecer, fueron los motivos para que fuese considerada en ese momento una Universidad moderna?

La Universidad Autónoma de Madrid fue creada en el mismo Real Decreto junto con la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad de Bilbao que luego se transformó en la Universidad del País Vasco. Surge como una apuesta en ese momento del Gobierno por crear unas universidades diferentes. En aquella época, en el año 1968, existían en España 12 universidades solamente, eran unas universidades de corte Napoleónico, universidades tradicionales como las universidades de Bolonia o París. Sin embargo, ya habían surgido universidades con otro perfil, el perfil Humboldtiano, esencialmente basado en un tipo de universidad investigadora en las que era desde la investigación desde donde se transfería el conocimiento a la docencia. Este nuevo modelo de universidad fue el que se trató de implantar en España. Se dio una autonomía lo bastante grande para que se crearan estas universidades incorporando a futuros profesores y catedráticos que tenían un perfil investigador o un gran prestigio en sus áreas de conocimiento. Muchos de ellos vinieron de Estados Unidos o de otros sitios del extranjero, algunos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. En general, eran todas figuras muy notables de la ciencia y el humanismo español. Así se empezaron a crear departamentos y facultades que tenían un aire completamente diferente a la universidad que en aquel momento existía. Eso fue lo que hizo que la Universidad Autónoma de Madrid fuese considerada una universidad moderna.

Durante este medio siglo, la UAM se ha labrado un reconocido prestigio a través de su calidad de enseñanza e investigación, como una universidad pública de vanguardia con una clara vocación humanista al servicio de la sociedad. Después de estos 50 años de andadura, ¿qué logros resaltaría de la Universidad?

Yo creo que la Universidad Autónoma de Madrid, desde su creación, ha jugado un papel relevante en el desarrollo, tanto del sistema de ciencia y tecnología de este país, como del sistema universitario. A día de hoy, de aquellas 12 universidades, más las 3 que se habían creado, de un total de 15 universidades y muy pocas privadas, Comillas, la Universidad de Navarra, La Universidad de Deusto...,   se ha pasado a un sistema universitario que integra 50 universidades públicas y un gran número de privadas. Yo creo que en esa enorme transformación, la Universidad Autónoma ha sido en cierta manera un dinamizador y , muchas de las nuevas universidades se han creado ya con un sistema muy parecido en el cual docencia e investigación juegan un papel igualmente relevante, estando fundamentadas en ese concepto dual de lo que es una universidad moderna.

Por otro lado, la UAM hizo una aportación muy grande en el sistema de ciencia y tecnología, ya que algunos de los profesores de la Autónoma participaron en la elaboración de lo que fue el primer Plan Nacional de Ciencia y Tecnología, lo que supuso una organización reglada de la investigación mucho más profesional. Antes existían investigadores aislados, ejemplo paradigmático fue Santiago Ramón y Cajal de enorme trascendencia y calidad, pero no había un sistema vertebrado de ciencia y tecnología.

Pero además, la UAM también ha aportado intelectualmente un gran valor a la sociedad con esos profesores que eran grandes humanistas , filósofos,  intelectuales y juristas de primerísimo nivel que ocuparon importantes cargos de responsabilidad en la sociedad española y que ayudaron a la importante transformación que ha sufrido nuestro país.

¿Son estos logros lo que han hecho que la UAM sea considerada  la primera universidad de España en el QS World University Ranking 2018/2019 y una de las 200 mejores universidades del mundo?

Probablemente. No obstante hay que decir que estos rankings son muy particulares, quizás el QS es el que más se acerca a la universidad desde un punto de vista holístico, al considerar en sus criterios indicadores de docencia, de reputación , de investigación,  etc. Hay otros, sin embargo que,  sin ser ni mejores ni peores, ponen el énfasis en algunos aspectos muy particulares como es el ranking de Shanghai que es el que más repercusión tiene.

Yo creo que nuestra universidad intenta  mantener un nivel lo más alto posible en los diferentes aspectos que cubre lo que debe de ser una universidad pública y que bajo mi punto de vista son tres: uno desde luego es la investigación, la innovación y la transferencia, otro es la docencia y a los que se une la responsabilidad social, es decir su papel en la sociedad como parte importante de la misma, que sea una universidad  volcada en la cultura de su entorno , en la cooperación, en la ayuda a la discapacidad, a la inclusión, a la diversidad etc. En estos aspectos intentamos dar lo mejor de nosotros mismos.

Usted, Rector, es profesor, científico y gestor por sus cargos dentro de la Universidad, ha sido Vicerrector en diferentes áreas y, ahora Rector. Se puede decir que tiene una visión holística del mundo universitario. ¿Ha facilitado esta visión su gestión al frente de la Universidad?

Sí, sin duda. Como nos sucede a todas las personas que estamos ahora ocupando cargos de responsabilidad en la universidad, en mi caso fueron una serie de circunstancias, un cúmulo de casualidades, las que me han traído hasta aquí.  Si me preguntan hace 10 años que iba a hacer una parte de mi carrera en la gestión hubiera asegurado con rotundidad que no. Me considero un afortunado, ha sido como un regalo de la vida el hecho de ser profesor universitario en una universidad cono esta, en mi laboratorio he disfrutado muchísimo, lo mismo dando clases a mis alumnos donde lo he pasado en grande. Entonces no pensaba ni remotamente tener responsabilidades de gestión. Cuando se me ofreció en un determinado momento, acepté pensando que había que arrimar un poquito el hombro porque esto es una labor de todos. Como se sabe, en la universidad española la gestión no está profesionalizada, los cargos directivos los ocupan los académicos, con lo cual tenemos que dar un paso adelante y pensé que había llegado el momento, siempre pensé que sería eso, un pequeño paso, que iba a estar unos años, cuatro como mucho, intentando colaborar y que luego iba a volver a mi laboratorio a mi docencia. La vida es caprichosa y decidí que había que seguir un poco más, luego surgió la posibilidad de presentarme a Rector y aquí estoy. Lo que sí es cierto es que el hecho de haber pasado por toda esa trayectoria evidentemente ayuda mucho, ya que se tiene una visión mucho más completa de la universidad.

Uno de los objetivos de la UAM es la mejora continua de la calidad docente para favorecer el proceso de enseñanza-aprendizaje. En este sentido la UAM tiene la certificación del Programa DOCENTIA cuya renovación está en marcha. ¿Qué consideración le merece este Programa para favorecer ese proceso de enseñanza-aprendizaje?

Esto es algo muy interesante porque al igual que la investigación está sometida a una evaluación muy rigurosa. También lo debería estar el proceso enseñanza-aprendizaje. La investigación es competitiva, acudimos a las convocatorias tanto nacionales como internacionales en igualdad de condiciones que el resto de los científicos. Es la financiación la que da alguna manera va condicionando en la mayoría de los casos el trabajo que se puede realizar. Por tanto, hay una evaluación muy continua de la actividad del investigador que se ve reflejada en sus publicaciones, impacto etc. Eso no sucede en la docencia, sino que la docencia se va cumpliendo de una manera rigurosa, todos intentamos dar una docencia de la máxima calidad pero no hay sistemas que vayan evaluando la calidad de esta docencia ni que vayan introduciendo elementos correctores en los casos necesarios de mejora, en el sentido de introducir nueva metodología docente, de cambiar procedimientos, etc.

El programa DOCENTIA es un paso adelante que todavía es mejorable, tenemos un largo camino por recorrer pero que creo que es importantísimo porque claramente la universidad tiene como misión fundamental formar ciudadanos del futuro, nuestros estudiantes son lo más importante de la universidad, nuestra docencia por tanto tiene que estar a la altura de las necesidades formativas  que tiene la sociedad y por consiguiente tiene que sufrir también un proceso de evaluación tanto en lo  que son sus planes de estudio como en la calidad de la docencia que se ejerce.

A veces es un parámetro relativamente subjetivo porque existe la libertad de cátedra, cada profesor elige su metodología e imparte sus clases de acuerdo a su criterio profesional, pero desde luego tener herramientas que puedan decir a la institución cuales son los parámetros que vamos utilizando es esencial. En este sentido DOCENTIA es un gran paso adelante, no era tradicional en nuestro sistema universitario, por tanto es joven y mejorable pero, dicho todo esto creo que es muy relevante.

Además, la UAM participa también de los programas de la Fundación madri+d de verificación, de seguimiento y de renovación de acreditación. ¿Cree que los procesos de calidad para la mejora de títulos puestos en marcha por la Fundación, además de contribuir a conseguir mejorar en algunos aspectos, permiten visibilizar las excelencias que de hecho existen en su Universidad?

Yo creo que al igual que en la pregunta anterior todos esos sistemas son esenciales: tenemos que tener una visión externa de lo que se hace en la Universidad y esa "rendición de cuentas" es muy relevante. Con lo cual yo creo que, de entrada es importantísima esta labor. Deberíamos ir evolucionando hacia unos sistemas de verificación, de evaluación, de seguimiento, etc., que fueran más dinámicos y que permitieran al mismo tiempo visibilizar las diferencias que lógicamente existen entre las diferentes titulaciones dentro de una universidad así como entre universidades y es ahí donde tenemos todavía un gran camino por recorrer.  Esto es algo que va en contra de nuestra cultura, en España nos sigue costando mucho establecer diferencias, da la impresión que el que establece las diferencia está de alguna manera favoreciendo algunos intereses del que sale en primera posición. Tenemos que vivir y aceptar con normalidad que somos diferentes, que podemos destacar en algunos aspectos y en otros menos y eso, no es otra cosa que el reflejo de una realidad que nos ayuda a todos a mejorar.

La UAM es una universidad muy activa en el proceso de transmisión del conocimiento a la sociedad, en la divulgación de ciencia y la participación ciudadana, colaborando con la Fundación en iniciativas como la Semana de la Ciencia y la Innovación y la Noche Europea de los Investigadores desde sus primeras ediciones. ¿Cómo valora estas iniciativas de acercamiento de la ciencia, la tecnología y la innovación al gran público y, especialmente a los jóvenes?

Quizás sea uno de los aspectos a día de hoy más importantes. Esas iniciativas las valoro muy positivamente, pero como afirmaba en anteriores preguntas, nos queda todavía un largo camino, aunque últimamente se están dando pasos en la correcta dirección. Nuestra sociedad ha vivido de espaldas a la ciencia, al conocimiento. Las personas que hemos salido al extranjero en algún momento de nuestra vida profesional, en mi caso en una estancia postdoctoral, hemos constatado la diferente percepción de la sociedad con respecto a sus instituciones educativas y a sus centros de investigación. Aquí, sin embargo parece que no se valora. Un científico da la impresión de ser socialmente una persona irrelevante, si bien se reconoce la importancia de la ciencia, de la investigación pero se percibe como algo lejano, ajeno. Eso no lo digo como un reproche a la sociedad sino más bien como autocrítica, tenemos que abrirnos mucho más a la sociedad, tenemos que transmitir el conocimiento que se genera en nuestros entornos de una manera inteligible para cualquier ciudadano, esa transmisión es lo que hace la divulgación, la cultura científica, por eso estas iniciativas que ha mencionado son fundamentales. En el momento que nuestra sociedad entienda que la investigación es muy relevante que ayuda, no solo a mejorar aspectos que son muy tangibles como la asistencia sanitaria sino cualquier otro. Un hospital universitario con una fuerte investigación, seguro que tiene una capacidad asistencial mejor porque está en una continua renovación de procedimientos, de técnicas. Eso sucede en todos los ámbitos, también en la empresa o en la innovación social. Nuestra sociedad necesita mucha renovación procedente de las humanidades y de las ciencias sociales, y para eso tiene que valorarse el trabajo de los filósofos, de los historiadores de los físicos, de los químicos, de los científicos de todas las áreas del conocimiento. Nos queda un largo trecho pero vamos avanzando.

¿A qué retos se enfrenta la Universidad del futuro y, en concreto la Universidad Autónoma de Madrid?

Hay tres retos enormes que corresponden a las tres grandes áreas de la Universidad. En primer lugar la formación de nuestros jóvenes, la docencia. El periodo para transformar nuestra metodología docente, nuestra oferta docente yo creo que es de 10 años aproximadamente. En 10 años, nuestra sociedad va a reclamar competencias que ahora mismo rara vez están en las universidades. Va a tener un dinamismo en lo que respecta a la oferta laboral, va a valorar capacidades transversales como puede ser la creatividad, el liderazgo, el trabajo en grupo, etc. Además, el estudiantado que van a ir llegando a nuestra universidad van a tener unas capacidades de aprendizaje muy diferentes a las actuales. Han crecido en una cultura digital con lo que tienen una información muy abierta y disponible, la formación continua a lo largo de la vida va a ser la clave del funcionamiento social del futuro. Por tanto, la universidad tiene que tomar un gran protagonismo, deber liderar esa gran transformación.

Luego, tenemos un gran reto asociado, la investigación. Una universidad como centro de la educación superior tiene que tener una investigación de altísima calidad. En este sentido, la investigación de frontera es muy competitiva, los fondos europeos son muy difíciles de obtener, pero son imprescindible ya que provocan una internacionalización necesaria para producir ciencia de forma diferente. Los propios fondos estatales son también cada vez más competitivos ya que la ciencia en España ha sufrido un gran desarrollo. A pesar de la crisis y del subsiguiente e injustificable parón en la inversión, existe ya una red de centros de investigación realmente potente que hace 25 años no existía y la capacidad de que las instituciones transfieran ese conocimiento a la sociedad es cada vez mayor. Hay una conciencia muy clara de que ese conocimiento generado no se puede quedar entre cuatro paredes sino que debe ser transferido de manera rápida y eficiente lo que   hará que nuestra sociedad mejore rápidamente. Esto tampoco está en la cultura tradicional de las instituciones, luego en investigación, innovación y transferencia tenemos también un gran reto por delante.

Por último, nos enfrentamos a una sociedad con grandes retos, la agenda 2030 y los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) asociados al cambio climático, la energía, la pobreza, las migraciones, etc. En definitiva, a la sostenibilidad del planeta, de un planeta donde la dignidad de las personas esté por encima de todo. Ahí la universidad tiene también un papel de liderazgo fundamental, tenemos que ser un ejemplo de institución que apoya la consecución de los ODS. Esa es una implicación de la universidad con la sociedad irrenunciable que va a requerir bastante esfuerzo.

Para finalizar, vamos con una batería de preguntas rápidas y personales:

  • Lo que más le gusta de Madrid...

Madrid me gusta mucho pero lo que más destacaría es que acoge a las personas que venimos de fuera con los brazos abiertos.

  • ¿Añora el Sur, su Málaga natal?

Mucho, sobre todo el mar.

  • Defínase en 3 palabras...

Utilizaré solo una palabra para definirme .Creo que soy una persona responsable

  • Un día perfecto para usted es...

En realidad casi todos los días, en este sentido tengo un nivel de exigencia bajo, creo que la vida me ha regalado mucho más de lo que yo le he dado

  • Recomiéndeme un libro...

La isla del tesoro de Stevenson. Es un libro que me impactó mucho porque lo leí cuando era joven, en una época muy especial de mi vida.

  • ¿Le gusta la música?

No solamente me gusta sino que toco el clarinete. Digamos que soy músico aficionado. Toco en una banda de música. El clarinete lo descubrí en San Francisco durante un verano escuchando al gran saxofonista Stan Getz. Como los saxofones eran muy caros y no podía comprarme uno, estudié clarinete, y no me arrepiento en absoluto. Es un instrumento precioso y en la banda los clarinetes somos una gran familia. Me encanta la música

  • ¿Cuál ha sido la última vez que ha ido al cine, al teatro o a un concierto?

Al cine voy poco, voy al teatro, a conciertos y a la ópera donde tengo un abono. La última película que he visto y me ha encantados has sido Campeones.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Los datos personales recogidos en este formulario serán tratados de conformidad con el nuevo Reglamento Europeo (UE) 2016/679 de Protección de Datos. La información relativa a los destinatarios de los datos, la finalidad y las medidas de seguridad, así como cualquier información adicional relativa a la protección de sus datos personales podrá consultarla en el siguientes enlace www.madrid.org/protecciondedatos. Ante el responsable del tratamiento podrá ejercer, entre otros, sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación de tratamiento.