Existe una "burbuja" de origen humano alrededor de la Tierra capaz de protegerla de las radiaciones

Ha sido detectada gracias a las sondas de la misión Van Allen de la NASA

En 2017 las sondas de la misión Van Allen de la NASA descubrieron una "barrera" provocada por las emisiones de radio de los seres humanos alrededor de la Tierra. Los científicos han podido confirmar gracias a estos datos que buena parte de la radiación procedente del Sol que se queda atrapada en el escudo magnético de la Tierra está siendo detenida gracias a esta "burbuja" de origen humano.  

La agencia espacial estadounidense lanzó en 2012 dos sondas espaciales para estudiar el comportamiento de los cinturones de radiación de Van Allen, llamadas así por su descubridor, James Van Allen. Gracias a estas observaciones se detectó que alrededor de la Tierra existe un cinturón interior que se extiende desde aproximadamente 640 a 9,600 km sobre la superficie de la Tierra, un cinturón exterior ocupa una altitud de aproximadamente 13,500 a 58,000 km y un tercero temporal, tal y como muestra una publicación en la revista Science Alert

Las sondas de la NASA detectaron un extraño suceso mientras monitoreaban la actividad de las partículas de los cinturones atrapadas dentro del campo magnético de la Tierra. En 2017 descubrieron que las descargas de radiación se mantenían alejadas gracias a algún tipo de barrera de baja frecuencia.

"Una serie de experimentos y observaciones han descubierto que, en las condiciones adecuadas, las comunicaciones de radio de baja frecuencia (VLF) pueden afectar las propiedades del entorno de radiación de alta energía alrededor de la Tierra", explicó Phil Erickson del Observatorio MIT Haystack en Massachusetts, en 2017.

Las responsables de la formación de una "burbuja protectora" alrededor del planeta son las VLF. Estas comunicaciones se suelen emitir desde estaciones en tierra para comunicarse sobre todo con los submarinos ya que tienen frecuencias débiles perfectas para transmitir mensajes codificados a grandes distancias o bajo el agua.

Curiosa coincidencia

"La extensión exterior de la burbuja VLF corresponde casi exactamente al borde interior de los cinturones de radiación de Van Allen, una capa de partículas cargadas que se mantienen en su lugar por los campos magnéticos de la Tierra", indicó Dan Baker, director del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado en Boulder.

El experto acuñó este fenómeno como "la barrera impenetrable" y aseguró que "si no hubiera transmisiones VLF humanas, el límite de las radiaciones se extendería más cerca de la Tierra".

"Los datos de la sonda muestran que el límite interno está mucho más lejos que su posición registrada en los datos de la década de 1960".

Los resultados de este estudio indican que, de manera accidental, las emisiones VLF están sirviendo para eliminar el exceso de radiación del entorno cercano a la Tierra y mantener alejadas estas partículas. 

Ante estos datos, los investigadores se barajan la posibilidad de utilizar este tipo de emisiones de radio para proteger el planeta de grandes tormentas solares e impedir o limitar los daños que producen en los equipos electrónicos.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..