Esperas en aeropuertos, conexiones perdidas y proto-enanas marrones

David ByN

Un aeropuerto más, lejos de casa. Una escala interminable, en una terminal que pudiera estar casi en cualquier lugar del mundo. Casi diría que la compañia aerea es indiferente, siempre dan la mínima cantidad de informacion. Eso sí, con un “aloha” y una sonrisa en este caso. Sé que perderé mi conexión, que esta noche no llegaré a tiempo al observatorio.

El panel de la puerta de embarque va desgranando sucesivas horas: 8:30, la oficial de salida; 9:30 nada más llegar yo; 10:00 minutos después. 10:30, 10:45, 11:20 … Por fin, terminamos embarcando a mediodía, con hora prevista de llegada igual a la de salida de mi próximo vuelo. Parece imposible, y en cualquier caso mi equipaje es más que probable que no haga la conexión conmigo, que “nos reunamos con posterioridad”. No es la primera vez que estoy varios días sin ropa en un observatorio debido a este tipo de problemas.


Pantalla “informativa” con los vuelos que salen de mi terminal. El de Hawaiian Airlines a Honolulu no tiene, aparentemente retraso … con salida prevista a las 8:30, dos horas más tarde seguía estando “en hora” Una imagen en alta resolución se encuentra en este enlace.

Me dirijo a Mauna Kea, a uno de los míticos observatorios. Localizado en la gran isla de Hawaii a 4200 metros de altura, en la cima de un inmenso volcán, concentra algunos de los telescopios más potentes del planeta. En esta ocasión voy a utilizar una instrumentación bien distinta a lo que estoy acostumbrado: una antena submilimétrica, el CSO, con el objetivo de medir flujos más allá del infrarrojo lejano en una serie de candidatos subestelares con grandes escesos infarrojos (de hecho, los detectamos con el telescopio espacial Spitzer). Si obtenemos alguna detección en submilimétricas, seremos capaces de estimar la masa del disco o envoltura que rodea a los objetos de nuestra muestra. En cualquier caso, el objetivo principal es la confirmación de la existencia de las primeras proto-enanas marrones.

Dado que es una técnica que no he utilizado con anterioridad, tenía previsto llegar con más de 30 horas de antelación, y así poder coincidir con el observador anterior y recibir de él y del astronomo de soporte el entrenamiento adecuado para optimizar la recogida de los datos. Pero no, parece que no podrá ser.

Ya en el avión, el capitan nos comunica que el vuelo será movido, que se esperan turbulencias. Me despido de la posibilidad de llegar a tiempo. Afortunadamente María, mi estudiante, ya está allí, al igual que Hervé, que ha tenido recientemente una noche con Keck (y estuvo la semana pasada conmigo en Lick). Espero que ellos no tengan problemas y reciban las instrucciones adecudas. Con todo, no termino de estar completamente tranquilo. El tiempo, siempre nuestra parca particular, promete ser bueno, pero en esta ocasión la baja humedad es crucial, ya que el vapor de agua absorve fuertemente a estas longitudes de onda.Sería irónico venir tan lejos para no conseguir datos. Aunque no sería la primera vez.

Miro por la ventanilla del avión. Un mar de nubes cubre el océano Pacífico. Quedan varias hora de vuelo. Una vez más, me pregunto si podremos contestar: ¿hemos detectado finalmente proto-enanas marrones?


ENLACES:


Compartir:

Un comentario

  1. Un saludo amigos.

    Me gustaría que me diesen algun dato sobre el nuevo cuerpo celeste (muy voluminoso , 4 veces mayor que la tierra y envuelto en una nebulosa rojiza) que ya se está empezando a ver al Amanecer y al Atardecer.

    Probablemente ya esté en proximidad de la órbita de Venus acercándose a la Tierra y enviandonos toda una serie de pequeños cascotes, bolidos, meteoritos y otras rocas de considerable tamaño que no creo que tarden más de un par de meses en llegar.

    ¿Podrían comentarme algo al respecto?.

    http://jerarquiaplanetaria.com/links/hercolubus.htm

    http://jerarquiaplanetaria.com/links/fotos-planeta-x.htm

    En esta última URL encontrarán fotos de aquello a lo que me refiero.

    Gracias por su atención.

Deja un comentario