Peces voladores. Life of Pi

Life of Pi, la película que gano este año el Oscar a la mejor dirección, transcurre en el mar. Muchas de las escenas llaman la atención y despiertan nuestra curiosidad. Una de ellas es la de los peces voladores . Estos pertenecen a la Familia de los exocetidos, palabra de origen griego, que significa “yacer fuera” en el sentido de “dormir bajo las estrellas”, por el hecho de que no es raro que queden varados en las cubiertas de los barcos al salir del agua por las noches.

Imagen de previsualización de YouTube

“Estos peces pueden verse saltando de las aguas de los mares cálidos de cualquier parte del mundo. Su forma de torpedo aerodinámico les permite alcanzar bajo el agua la velocidad suficiente unos 60 kilómetros por hora. Dirigiéndose hacia arriba, el pez volador traspasa la superficie y comienza la operación de despegue moviendo rápidamente la cola mientras aún está bajo el agua. Entonces se remonta en el aire, alcanzando en ocasiones una altura superior al metro, y planeando a lo largo de una distancia de hasta 200 metros. Cuando se encuentra de nuevo próximo a la superficie, puede batir su cola y seguir volando sin tener que regresar completamente al agua. El pez volador es capaz de continuar volando de ese modo, y se han visto ejemplares que han alargado su vuelo con sucesivos planeos, abarcando distancias de hasta 400 metros.”

Imagen de previsualización de YouTube

De hecho se han realizado experimentos para estudiar su aerodinamismo. según se recogía un artículo científico en la revista Journal of Experimental Biology (véase el comunicado de prensa de comunicado de prensa de JEB; el artículo está disponible gratuitamente), estos peces realizaban su mejor vuelo en posición horizontal cerca del agua, evitando la formación de vórtices en los extremos de las alas que en caso contrario causarían la mayor resistencia aerodinámica por fricción. Al planear por encima del agua, la razón de la fuerza ascensional respecto a la resistencia del aire de hecho aumentaba, según se desprendía de las mediciones de los patrones de flujo en el túnel de viento.

 

 

“Entre sus enemigos se cuentan la caballa, el atún, el pez espada, el marlin y otros peces de mayor tamaño. La subsistencia del pez volador se basa en varios alimentos, entre ellos el plancton.”

Imagen de previsualización de YouTube

“Existen unas 40 especies de peces voladores. Aparte de sus prácticas aletas pectorales, todos ellos tienen colas ahorquilladas de forma irregular, con el lóbulo inferior más largo que el superior. Muchas especies, conocidas como peces voladores de cuatro alas, también tienen aletas pélvicas agrandadas. Los peces voladores, al igual que muchos animales marinos, se sienten atraídos por la luz, y los marineros se aprovechan de ello con notables resultados. Llenan canoas con una cantidad de agua suficiente para que el pez se mantenga vivo, pero no para que pueda impulsarse hacia fuera y fijan en ella una luz a modo de señuelo por la noche. De este modo capturan peces voladores por docenas. En la actualidad estos animales no están protegidos.”

Fuentes: National Geographic, Wikipedia

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..